Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B VIERNES i D E ENERO DE 1530. EDICIÓN D E ANDALUCÍA PAG. 13 ESTRENOS MADRID EN U n magnífico flirt Comedia Paramount, interpretada por Florence Vidor. Un magnífico flirt, estrenada en el Cine Avenida, participa de las características comunes a todas las producciones de la antigua esposa de K i n g Vidor, Como siempre, la trama se desenvuelve en un grato ambiente de distinción, elegancia y depurado buen gusto. L a viudita joven, que trabaja en su propio beneficio sin sacrificar el porvenir de su hija, aparentemente olvidada en algunos momentos de ligera frivolidad. Labor inteligente para capturar al solterón empedernido, que empieza por oponerse al proyectado matrimonio de su sobrino con la hija de su pe igroso flirt y termina con la claudicación del maduro galán. Doble boda; conquista de ¡a virtuosa coqueta por el ingenuo libertino. Magnífico final, hábilmente preparado por la experimentada mamá. H D Adbadie D Arrast, el director francés realizador de los mejores films de Adolfo Menjou, ha llevado la acción con su acostumbrada pericia. H a logrado, además, fundidos nuevos en la primera parte de la cinta; rápida sucesión de planos certeros de moderna visión, para situar el ambiente de la obra, toda ella conseguida con la mejor fortuna. Junto a Florence Vidor, la arrogante actriz, completísima y perfecta, se destaca A l bert Conti, el antiguo oficial austríaco, ascendido a primera figura, en substitución de Menjou; muy justo en un papel idéntico a los creados por el famoso actor. Loretta Young y Matty Kemp tienen a su cargo la juvenil pareja, compendio de todas las simpatías y justificación del fracaso del veterano calavera. Marietta Millner, la malograda estrella vienesa, presta el encanto de su bella figura a un personaje episódico, completando el insuperable reparto de Un magnífico flirt. Taxis de medianoche Esta producción americana, llevada a ía pantalla por- el actor madrileño Antonio M o reno y por la sugestiva Helene Costello, es una variante del tema de. policías y ladrones en que abundó la literatura popular de todos los tiempos y todos los países. No acusa novedad alguna en cinematografía, esto es, representa e ¡patrón, ya clásico, de las primeras películas de persecuciones policíacas, argucias ingeniosas de la delincuencia y el triunfo final, que cae del lado de la virtud y del amor. U n robo de títulos de la Deuda pública sirve de base a la trama y a la emoción de la faena persecutoria de la Policía. E l buen público ignora que dichos títulos, cuando son robados, no pueden ser presentados a ninguna operación de canje, amortización, etcétera, y menos sus cupones, porque para eso están los libros de cancelación, en los que se hace la anotación correspondiente tan pronto se da cuenta judicia mente del extravío. Pero se hace preciso reconocer que la prosa técnica no es capaz de destruí ese argumento bonachón e ingenuo de las multitudes complacientes, que lo justifican todo, porque, de lo contrario, no habría novela Antonio Moreno, a quien admiramos con ese bigotillo amanerado y convencional de las estrellas masculinas de moda, es autor de trucos siempre sugestivos, como el de separar un vagón del expreso en marcha para rodar pendiente abajo, perseguido por la banda contraria. N o hay que decir que triunfan los buenos y que el amor es el encargado de doblar la ú tima página de Taxis de medianoche, con la escena insubstituible, que no envejece jamás, siempre sugestiva v. triunfadora de todas las caricaturas del público, v a de antemano prevenido. ¡Oh, el ob igado final de película, que no ha podido ser desterrado hasta eí dia por ninguna dirección escénica! E l mundo entero le contempla a diario, enternecido... v El comparsa Buster Keaton absorbe, como Charlot, la atención en cualquiera de sus películas. Todo es accesorio a su alrededor. Actor de una gracia tan personal que su presencia en la BERLÍN. EN LOS ESTUDIOS DE NEUBABELSBERG Personalidades de la colonia española durante su visita a los estudios de la Ufa. En el grupo se encuentran la esposa e hija del embajador de España en Alemania, Sr. Espinosa de los Monteros. el Sr. Vidal, consejero, de la Embajada; Sr. Prieto, secretario; Sr. Rodiño, agregado de Prensa, y señora; Sr. Trhñño, secretario, y señora. En el centro, sentados: Emil lannings, Marlene Dietrich y el director Josef ron Stemberg, sorprendidos en la filmación de una escena de la primera cinta hablada de lannings.
 // Cambio Nodo4-Sevilla