Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Problemas del M a d r i d n u e v o UN RATO A COCHES EN LA D E L TRÁFICO len venir. P r o n t o comenzarán las vistas; pero, mientras llega e l concejal jurado, vea usted cómo se trabaja en l a Inspección. ¿M u c h o personal? -A l c o n t r a r i o- -g r i t a e l Sr. A b a r c a- hay muy pocos funcionarios en esta dependencia; pero, afortunadamente, son activos y laboriosos... V e r d a d es que, si así no fuera, ¿cómo habíamos de llevar esta oficina, en l a que hemos dé resolver- -fíjese bien- -los expedientes de los coches particulares, los de los taxis, los concernientes a los autos de línea, los que se refieren a los camiones y camionetas, los de las motos y ciclistas... ¿T a m b i é n los hombres del pedal? -P u e s no crea usted que son los que menos trabajo proporcionan, porque el número de aficionados a l a bicicleta aumenta ole día en día extraordinariamente... Después- -sigue el Sr. A b a r c a- -e l historial de todos los conductores, con sus notas, sus ¡premios, sus castigos. ¿P e r o sé consigna todo esto? -preguntamos, incrédulos. El director del Tráfico requiere c o n energía: INSPECCIÓN -E l libro registro de coches y camiones y tres o cuatro fichas de conductores del servicio público... ¡P r o n t o! L a orden se cumple, y comprobamos que, en efecto, se anota en cada caso cuanto de malo o bueno hay necesidad de recordar -Estas dos tarjetas pertenecen a dos conductores a quienes hubo necesidad de retirar el carnet... L e e m o s 12 de noviembre, año 1927: Atropello. 17 de abril 19218: Atropello. F e brero 1929: Atropello y muerte... -E n cambio, vea usted Bartolomé P e r dices, natural de Almazán, provincia de Soria, chófer: Devolvió un maletín con- 100.000 pesetas y documentos de interés que un viajero se diego oüyidados en el coche... ¡H o n r a d o este soriano y meritorio el raisgo... (Pues no es el único, y a que, por regla general, el chófer que trabaja e n M a d r i d es bueno, es honorable, obediente c o n las autoridades y cortés con el público... C l a ro e s q u e entre tantos, no falta alguno que constituya l a excepción de esta regla, pero repito que son pocos, muy pocos... M a d r i d c r e c e y progresa rapidísimamente. P o r esto los acuerdos que hoy se tomen por las autoridades municipales serán i n eficaces dentro de unas semanas. L o que ayer se estimaba suficiente no basta h c y a las necesidades de u n servicio. L a s exigencias de l a ciudad, cada día m a yores, obligan a u n a constante renovación de medidas y disposiciones en todas las esferas de la vida municipal, y a que, de no amoldar su actividad al dinamismo creciente de l a urbe, las consecuencias del p r o blema de l a circulación, por no referirnos al de l a limpieza, al de abastos o a otro cualquiera de los muchos que en la actualidad hay planteados en M a d r i d serían p a vorosas para e l vecindario. Veamos, pues, si en la Dirección del T r á fico se dan cuento d e l a vertiginosidad con que marcha el servicio y adoptan, previsores, cuantas resoluciones demanda el p r o blema que a d i a r i o les presehta la calle... Porque las complicaciones de esta fiebre de todos los días no permiten descanso n i aplazamiento del plan curativo. E l director del Tráfico nos dice... Martes por l a tarde. F a l t a n unos m i n u tos p a r a las cuatro. E l vestíbulo, poco espacioso ciertamente, de la Inspección dé- Carruajes se halla pictórico de gente. Brigadas, motoristas, guardias, conductores de tranvías, carreteros, mecánicos, señoritos bien y alguna que otra mujer mal trajeada... Apreturas, humo y olor a gasolina y a tabaco. Ordenanzas, porteros y agentes en traje ciclista- -leguis y hriches- -van de u n lado para otro con órdenes, comunicaciones y recados. Suena frecuentemente el timbre del teléfono, y, dominándolo todo, los bocinazos que vienen de l a plaza M a y o r Nos anuncian, y el Sr. A b a r c a nos recibe en el acto. Cordialidad, efusión, gesto de alegría... -C e l e b r o que l a circunstancia de ser hoy día de juicios le permita asistir a los que p a r a esta taTde tenemos señalados. -E n t o n c e s- -preguntamos- ¿esa aglomeración de público... -S í son los denunciados por faltas de policía urbana, ya que aquí testigos no sue- N O SIGA C I E G A M E N T E A OTRO V E H Í C U L O (c) Q U E S E H A Y A S A L I D O D E L A L I N E A D E TRAFICO, fe) P U E D E P A S A R PERO (A) C H O C A R Í A C O N (E) ¿Y en cuanto a destreza? -L o s mejores del mundo, y crea que no exagero, porque, para conducir en las c a lles madrileñas, tan mal pavimentadas y tan llenas de obstáculos, preciso es poseer una habilidad excepcional... -Q u i e r e esto decir- -interrumpimos- -que no abundan las denuncias por inexperienc i a de los conductores. -No, señor. ¿Q u é falta es la más frecuente? -L a de no llevar l a mano aunque también se denuncian el exceso de velocidad, el abandono del coche o l a carencia de faros. ¿T o t a l? -preguntamos. E l director del Tráfico vuelve a ordenar al secretario: -L a nota de las denuncias... Y u n poco admirados, leemos: Denuncias incoadas y tramitadas en el año 1928, 27.783. Cédulas de notificación, 15,5.566. Relaciones de apremio, 770. D e n u n cias de l a Patente nacional (por no llevarla) 12.000. Cédulas de notificación por este concepto, 24.000. LA PRECAUCIÓN A N T E LAS E S C U E L A S ES A B S O L U T A M E N T E INDISPENSABLE
 // Cambio Nodo4-Sevilla