Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
R O M A. PEREGRINACIÓN KSP: N ESPÁKOTA R T. Í Í V A T F SAN- S i- JM- fh (F O T O CARI V, Tl sia mostráronse a la faz del orbe, durante E s el acontecimiento más grande, des- mo, que por demasías económicas pretiere las fiestas jubilarles, como los únicos poderes pués de la guerra- -alude, según ya dijimos- la máquina al hombre y mecaniza b á r b a r a contemporáneos de las gentes que viven hoy, ai Congreso Eucarístico- y sus consecuen- mente la producción y el consumo. E n la que fueron ayer y que serán mañana. ¿Sa- cias tan penetrantes, que bien pueden seña- órbita internacional, procurando la unión de béis, lectores, de alguna fuerza cuya vita- lar una era nueva... L o que acabamos de los pueblos, con la paz por guión de palalidad y presencia permaneciesen intactas ver en Roma excede con mucho a cuanto bras y de hechos. Recuérdese que León X I I I al paso de las humanas vicisitudes? Cada hemos presenciado en otras partes, en París evitó un conflicto próximo á estallar entre generación va corriendo con la pesadum- o en Washington, en San Remo o en Gine- España y Alemania, a propósito de un punbre de sus preocupaciones a la espalda, abre bra. Porque en otros Congresos se tenía la to de Derecho relacionado con la posesión un surco en las ciencias, en la política, en sensación de vivir en lo efímero y contin- de las islaó Carolinas; gracia- a P í o X la economía, y desaparece empujada por otra gente se construía más o menos sobre la ciuedó zanjada una grave cuestión entre sucesiva, que con redoblado afán pugna espada o sobre pilares inestables. Aquí se Perú y B o l i v i a poco antes de su muerte y se agita. Como olas de un mar, embra- obtiene la impresión de estar frente a una logró del Emperador de Austria que se vecido o sereno, viven un instante en la obra de alcance inmenso, preparada desde conjurase un peligro de guerra europea. orilla donde arrojan su ca rga de espuma y largo tiempo, cuyas raíces profundizan en ¿Quién ha podido olvidar la acción pacifiretroceden heridas de muerte. Así se for- los siglos y cuya cúpula remata en lo por cadora de Benedicto X V y de P í o X I? man y se cuentan en la Cronología y en la venir. L a Iglesia es, al presente, más pode- E n Constantinopla, y no por iniciativa y Historia los años, los lustros, los siglos. rosa que nunca. Es indudable que en Euro- expensas de católicos, sino de musulmanes, L o único perdurable e igual siempre a sí pa, donde tan ásperamente se disputan las de judíos, armenios, griegos y protestantes, misma es la Iglesia, es el Papa. A semejanza preeminencias de un dominio que dura al- se erigió un monumento dedicado a enaltede su divino Fundador, viven en el mundo, gunos meses o algunos días, la Santa Sede, cer y perpetuar la memoria de Benedicto X V pero no son del mundo. Colocadas sobre el si quiere serlo, será el verdadero dueño mo- el gran Pontífice de l a tragedia mundial, plano de límite y subordinación, que supone ral de. este mundo le Saint- Siege s il le bienhechor de los pueblos, sin distinción de volumen y medida- -tierra y Humanidad- vent sera le zrai maitre, moral de ce monde. nacionalidad o religión ambos conceptos son inconciliables con la ¿N o contienen estas palabras un comentario Nada de política facciosa o partidista en institución establecida por Jesucristo, en inconsciente, pero harto significativo de aqueaquellas actividades que constituyen y espt- j V- a promesa de Cristo: Til eres Pedro! so- este universal magisterio. L a Acción Católichican sus notas esenciales. bre esta piedra edificaré mi Iglesia, -v las ca, repite frecuentemente el Papa, está fuera y sobre los sistemas políticos, cualesquieN i n g ú n espíritu sincero y reflexivo deja puertas del infierno no prevalecerán contra ra que sean. U n o de los artículos fundamende sentir asombro frente a la verdad y pu- ella? tales del Concordato con Italia- refiérese a janza de este hecho. U n escritor judío, cuyo Cómo ha ejercitado el dominio, mejor d i- íprohibir que el Clero intervenga en la política. testimonio, por lo mismo, resulta irrecusa Nada tampoco de nacionalismo. ¿N o es ble para el más exigente, lo ha valorizado cho, el magisterio moral sobre la Europa bien sabido que el Sumo Pontífice se esfuerdesde el punto de vista social y político, con nueva, es cosa tan reciente, que está en el za a diario por arrancar del apostolado m i ocasión del Congreso Eucarístico ha pocos recuerdo de todos. E n la esfera religiosa, sionero hasta las más leves apariencias naaños celebrado en Roma, sintetizando su pa- atajando el paso de! error materialista que cionalistas? E l ministro del Brasil ha serecer en una conclusión, que, a lo largo del negaba el orden sobrenatural, condenando el ñalado, efectivamente, una de las caracterísaño jubilar, se ha manifestado, no como modernismo, que iba directamente contra los ticas cíe! año jubilar, en la soberanía cada ineludible exigencia de un perfecto v lógi- cimientos de la idea cristiana. E n el terreno vez más firme del plenipotenciario de Dios. co raciocinio, sino como una realidad posi- social, exaltando la corporación sobre el i n tiva y tangible, dividuo, corrigiendo los abusos del capitalisJ. P O L O B E N I T O
 // Cambio Nodo4-Sevilla