Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 14 D E ENERO D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 29. sica. Solamente Frank puede ser considerado como digno heredero de la herencia beelhoveniana, a pesar de Brahms, cuya obra está falta del contenido esencial, del e- tnos que da vida a toda la obra de Beethoven. E l cuarteto de Debussy es un grito de rebelión contra la influencia wagnerista; es la formidable reacción de un. patriota, que ve desaparecer poco a poco de su nación aquello quo m á s acusa su personalidad; que observa con dolor cómo los ingenios juveniles mejor dotados son atx- aídos, encadenados, y por fin completamente deshechos por l a recia personalidad del autor de Tristán e Iseo i m á n fatídico, que atrae a ú n hoy muchas inteligencias, que de poder deshacerse y apartarse de esa fascinación podrían llegar a conquistar un nombre ilustre en el arte musical; mas no todos poseen ni l a fuerza de voluntad ni l a vigorosa potencia artística necesaria para andar solos su camino. Verdí y Massenet, aquél en Simón B o eanegra y éste en Esclarmonde fueron víctimas de Wagner, pero enmendaron su camino inmediatamente; el mismo César Frank, en el cuarteto que ayer oímos, se dejó llevar del maleficio tristanesco, y el largheto especialmente nos recuerda a cada paso, con sus característicos cromatismos, al preludio de l a grandiosa a l a par que siniestra obra. Debussy se puso frente a frente de W a g ner; contra su sistema, otro sistema opuesto; contra el dominio contrapuntístico, el imperio del acorde; frente a las grandiosidades que aplastan, el toque íntimo, dulce, ligeramente sensual. Para ello tuvo que mirar a Oriente y hacer suyos, a m p l i á n d o los y elevándolos a sistema, los descubrimientos de Modesto Mousorgski, Balakireff y d e m á s compañeros de nacionalismo. Sin embargo, el debussysmo es un hecho tan fatal como el wagnerismo, y esto lo vio claramente el mismo Claudio a l decir que sus peores enemigos eran los debussystas. E n música no puede haber para llegar a ser algo m á s escuela que l a propia inspiración, ni debe sufrirse m á s influencia que l a del propio sentimiento. E l Cuarteto Poltronieri demostró ayer ser una agrupación digna de cuantas alabanzas se le prodiguen. Poseen los cuatro artistas un sonido igual, cálido, aterciopelado y una fibra en el fraseo, que sin apartarse de las hormas clásicas del cuarteto infunde calor y da vida a las obras. Maravillosa fué la i n t e r p r e t a c i ó n que dieron a l cuarteto de Frank, y lo mismo podemos decir del de Haydn, donde hicieron alarde de consumados artistas; al de Debussy se le dio toda la picante gracia que requiere, especialmente en el andantino dulcemente expresivo maravilla de l a moderna música francesa, y monumento imperecedero de alta inspiración. -E. Terminada la segunda parte del concierto de hoy, el notable tenor Sr. Anglada, acompañado al piano del maestro Castillo, c a n t a r á varias romanzas. pre en l a traza españolísima del octosílabo, los distinguidos autores desarrollan el tema inflamados de patriotismo, y ponen en 1; -obra un mantenido tono imprecatorio, que le da m á s larga vibración. E l público de Cervantes asistió con proí nda emoción a tan ponderada revisión escénica de una- gloria tan inseparable de las populares tradiciones; subrayó con aplauros entusiásticos los parlamentos m á s cálidos, e hizo alzar el telón repetidamente al final de cada una de las tres jornadas, ovacionando con fervor al Sr. Pérez Pardo, que asistía a l a representación. Pepita Meliá, Catalina Cervino y los señores Cibrián, Moya, Venegas y Lloréns, ayudaron al brillante éxito obtenido por L a Virgen del Pilar dice... Cartelera sevillana Reina Victoria. (Compañía Díaz- Artigas. E l pájaro sin alas Eslava. (Compañía Rafaela. I- Iaro- Luis Ballester. E l barberillo de Lavapiés L a Gran V í a y Noche de verbena Alkázar. (Compañía lírica. F l o r de Zelanda Cómico. (Loreto- Chieote. E l cuatrig é m i n o y Seis pesetas Fuencarral. (Compañía Anita Adamuz. E l alma de la copla Martín. Arriba y abajo Los verderones y Cha- Ca- Chá Romea. Las lloronas y ¡P o r si las moscas! Infanta Beatriz. (Compañía Catalina Barcena. V i d a y dulzura Eldorado. La isla de los placeres L a n i ñ a de los besos y Los boquerones Gran Metropolitano. L a campana rota Exposición. (Gran Compañía del teatro Reina Victoria, de Madrid. A las seis y media y a las diez y cuarto, L a duquesa del Tabarín A las nueve y cincuenta y cinco de l a noche saldrán cada cinco minutos de l a plaza de l a Constitución autobuses, llegando hasta las mismas puertas del teatro de l a Exposición, donde p e r m a n e c e r á n estacionados para recoger el público a la salida. Cervantes. (Compañía Meliá- Cibrián. A las diez y cuarto, L a Virgen del P i l a r dice. Duque. -A las siete y tres cuartos, L a Rajahadesa -A las nueve y media, ¡Alza y toma! -A las diez y tres cuartos, L o s gavilanes Lloréns. (Cine sonoro. E l arca de Noé (vitáfono) a las seis y a las diez. y media. Plantación, cabaret americano. (Parque de María Luisa. -Desde las once a l a madrugada, dancing, atracciones, orquesta y cotillón Consumición mínima, 3 pesetas. Bar Five o clok tea, meriendas, música. Kursaal Olimpia. (Tarifa, 3. -Cuadros flamenco y andaluz. Cantador de flamenco. Castellanita, canciones. Isabel Camacho, estrella. Souper hasta la madrugada. Dos orquestas. F r o n t ó n Betis. -14 de enero: A las cinco y media, Urruitia y Laca, contra Isidoro, y Ramos, y Pracaman y Gemin, contra Juanito y Arrióla. A las diez y cuarto, Goenaga II y Lecube II, contra Olaveaga, y Ulacia. y A r t i a y Orbea, contra Qnaindiá y Andoain. 1 N F O R M A C I O N E S M II S I C A L E S E l Cuarteto Poltronieri César Frank, Kaydn, Debussy; así rezaba el programa de la sesión cuartetística que nos ofreció ayer tarde la Sociedad Sevillana de Conciertos, y la verdad no acabamos de comprender el por qué de este orden arbitrario y desconcertante, que m á s que ilustrar llena de confusión al oyente; sería cosa incomprensible el que un profesor de historia empezara el curso explicando a sus alumnos la edad moderna, dejando para m á s tarde la antigua y media, o que el estudio de l a filosofía fundamental se antepusiera, a! de la lógica, pues esto y no otra cosa sucedió en el concierto a que ayer asistimos. L a primera parte debió ser consagrada al bellísimo cuarteto de Haydn, obra maestra del m á s puro clasicismo, fresca, inspirada y clai- a, como todo lo de su autor. De haber ocupado Haydn l a primera parte, el público hubiera podido comprender mejor l a noble, serena y alta elevación del pensamiento de César F r a n k con relativa facilidad, aun faltando el ejemplo romántico, pudiera entonces el oyente ver con claridad el gigantesco avance de la técnica frankista: su novísima armonización, tan llena de hermosos enlaces; su arte de modular, tan sabiamente dispuesto, y, sobre todo, su inmensa ciencia del desarrollo cíclico del que fué inventor. L a serenidad mística de Frank late y anima todo este hermoso cuarteto se respira en él unción, misticismo, amabilidad cariñosa y paternal dentro de l a mayor gravedad; nada rebuscado, ni menos aún vestigio alguno de fórmulas algebraicas a l estilo de hoy, ni epilépticos contrastes, que martirizan m á s que deleitan; desde la iniciación del primer motivo, que servirá de célula engendradora, y por medio de su desmenuzamiento en otros diversos motivos secundarios, llega con naturales y perfectas gradaciones hasta alcanzar las m á s altas cimas de lo grandioso en m ú- En Madrid F p n t a l b a (C o m p a ñ í a Camila Quiroga. L a madrecita y U n a mujer desconocida Español. (Compañía Guerrero- Mendosa. L a s mocedades del C i d Comedia. ¿Qué da usted por el conde? Lara. Para ti es el mundo Infanta Isabel. ¡Pégame, Luciano! Cartelera madrileña Diario gráfico e in fepeia liesiíe LOS SÁBADOS PUBLICARÁ DOCE GitAlD!
 // Cambio Nodo4-Sevilla