Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIEJA ESTAMPA D E L PUERTO D E SEVILLA. E N ELLA, LAS TORRES D E L ORO, D E LA PLATA, Y LA GIRALDA, AL FONDO convento del Pópulo, cárcel desde 1836. E n 1 S 43 le fué destruida la hermosa iglesia de tres naves, donde los gitanos daban culto a su Cristo de la Salud, Cofradía hoy establecida en San Román. Asimismo aisladas en la gran extensión de arena la plaza de toros de la Maestranza y la capilla de- la Piedad, en el Baratillo. A seguido, y avanzando hacia el puerto, el barrio de la C a rretería, de retorcidas calles, por donde resonaba, con fervores de repiques, el trabajo de los toneleros. U n a capilla a las imágenes de su Cofradía; las tres necesidades de la. Virgen en el Calvario, ante su H i j o muerto Escala para bajarlo, sábana p a r a envolverlo, sepulcro p a r a enterrarlo. L a calle límite de este barrio entraba en Sevilla por él postigo del. Aceite, único que se conserva. Luego damos en la manzana que guarda el puro sabor de nuestro espíritu: Maestranza de Artillería, L a Caridad de Manara, la Aduana, la Casa del Azogue de Indias... Frontera la calle del Carbón con el desaparecido postigo de su nombre. Todo esto se divisaba desde el río, ante estas construcciones, la famosa Resolana. E n ella, pequeño accidente de la estampa, la ermita del Rosario, que hoy descubrimos entre las construcciones más recientes labradas frente a la dicha Maestranza. Queda luego la atalaya de la torre del Oro, con su vestido recamado de leyendas, unida por un lienzo de. muralla a su hermana l a pobre, la blanca torre de la Plata, desconocida para muchos sevillanos. Apoyados en esta defensa, edificios posteriores nos han robado su silueta y está queriendo asomar su frente almenada, empinada sobre un mar de tejadillos. ¿Qué urbanización pudiera devolvérnosla? S i Sevilla, a fuerza de laboriosidad, es decir, de hermosura, consiguió dominar a su galán eterno, el río, pudiéramos ya celebrar sus bodas, como las de Venecia con el Adriático. Acicalemos nuestra torre de la P l a t a hagámosla presenciar tan bellas nupcias, como ya lo puede hacer el ex convento de los Remedios. Este y aquélla son los testigos con mejores derechos para actuar en la ceremonia. LA BLANCA TORRE D E LA. PLATA, DESCONOCIDA PARA MUCHOS SEVILLANOS ALEJANDRO C O L L A N T E S Sevilla, enero, 1931 a DE TERAN
 // Cambio Nodo4-Sevilla