Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 18 DE ENERO DE 19 30. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 33. ECOS D E L P U B L I C O Q u e j a de unos vecinos Se nos quejan los vecinos de la calle Céspedes números 1, 3 y 5, de que hace dos meses no tienen agua. Llamamos la atención del señor alcalde por esta anomalía en servicio tan importante e indispensable a las necesidades de la vida de nuestros comunicantes. E l r e p a r t i m i e n t o general en Carmona y u Hace ya dos años justos que con motivo de entrar Carmona en el vigente Estatuto Municipal, se implantó en ella, entre otros, el tan cacareado arbitrio de Repartimiento General por Utilidades Y si quejas se formularon en el primer año sobre ias estimaciones aplicadas a cada contribuyente, quizás más se hayan formulado en el segundo por igual motivo. Como el mal no radica precisamente en la forma de estimar los ingresos que puedan tener los individuos que se ocupen de la formación de la lista general de utilidades, sino que proviene esencialmente de la articulación del mismo Estatuto Municipal, por apartarse completamente de la realidad, hagamos algunos números para convencernos de ello y busquemos, de esa forma, la mejor confección de las listas de beneficios, de acuerdo con los ingresos reales que podemos tener cada individuo. Pongamos por base un propietario de una finca urbana cuyo valor estimemos en pesetas 15.000 y un industrial cuyo negocio se estime igualmente en 15.000 pesetas. E n el primer caso, sabemos, o al menos esa es casi la norma general, que por cada 5.000 pesetas de valor de la finca, debe rentar la casa, diariamente, una peseta: luego la finca en cuestión debe producir tres pesetas diarias, o sean 1.095 pesetas al año. Como el líquido imponible de la mencionada finca sería aproximadamente de 750 pesetas (el 5 por 100 de las 15.000 pesetas) y la contribución sería del 21 por 100 sobre las 750 pesetas del líquido imponible, resultaría que la contribución inicial que pagaría el dueño de la casa sería de pesetas 157,50. Y como, además, habremos de tener en cuenta los reparos, etc. etc. que necesite la finca, tendremos que si a las 1.095 pesetas le restamos la contribución (pesetas 157,50) más los gastos de reparación, etc. (pesetas 137,50) o sean en conjunto peestas 295, aproximadamente le quedarían de beneficios líquidos al propietario de la misma pesetas 800. Y como, según el Estatuto, dicho propietario debe contribuir en el repartimiento con el líquido imponible (750 pesetas) menos la contribución (pesetas 157,50) o sea 592,50 pesetas, en sus dos columnas de personal, y real, tendremos que este propietario entraría en la capitalización con un número de pesetas igual al duplo de 502,50, o sean pesetas 1.085. Por el contrario el dueño del establecimiento cuyo valor estimamos en 15.000 pesetas, tendría, suponiendo que le dejase el negocio un beneficio líquido del 20 por 100, una renta anual de 3.000 pesetas. Beneficio que, dicho sea de. pase, terigo la absoluta seguridad que no es posibte adquirir hoy, a causa de la competencia y de las infinitas cargas que pesan sobre los negocios. Pero para mayor abundamiento de mis observaciones voy a partir de la base de ese 20 por 100 de beneficio. Sabido es de cualquier psrsona que esté algo entrenada en estos menesteres, que la contiibución de un industrial cuyo capital se time en 35.000 pesetas, ha de ser aproximadamente de 500 meseta 5 V como el Estatuto Municipal ordena que- e multipliquen esas 500 pesetas de contribución por 12 y que- se apliquen no sólo en la parte H e aquí el título de u n interesantísimo artículo que sobre tema de tan palpitante actualidad p u b l i c a en su número próximo y en el que se estudia aquel problema. T a m b i é n se i n c l u y e n en el m i s m o número m u l t i t u d de cu- riosas fotografías referentes a en las que pueden apreciarse los más interesantes detalles del fausto acontecimiento, con el interior de la capilla P a o lir a del Q u i r i n a l las galerías del V a t i c a n o durante la v i s i t a al P a p a de los príncipes inmediatamente después de su enlace, la fiesta regia en el teatro de la O p e r a etc. etc. N o t a s de a c t u a l i d a d literaria y artística, como son, entre otras, la última Exposición de cuadros en el salón del M u s e o de A r t e M o d e r n o el banquete a l i l u s t r e Rusiñol y la conferencia dada por el famoso escritor i t a l i a n o B r a g a g l i a sobre el TEATRO DEL PORVENIR Cuentos, crónicas, revista de espectáculos y deportes, la continuación del D I C C I O N A R I O B I O G R Á F I C O DEL CINEMA MUNDIAL, MQD S, GRAN MUNDO y PAGINAS D E COCINA T o d o esto y mucho más encontrará usted en el próximo número de flue se venderá en toda España al precio de real, sino en la personal también, resulta que el industrial de referencia tiene que entrar en la capitalización del reparto, nada menos que con 12.000 pesetas. Es decir, que mientras el propietario de la finca urbana que vale pesetas 15.000 entra con 1.085 pesetas, el industrial, por el contrario, cuyo negocio vale también 15.000 pesetas, tiene que entrar con once veces más capital y, pollo tanto, dicho se está que tiene que pagar once veces más que el dueño de la casa. ¿Está claro y de manifiesto el error en que se incurrió al confeccionar el Estatuto de referencia? Claro es que contra siete vicios hay siete virtudes y que todo se llevaría a cabo convenientemente en cuanto el sentido común imperase entre los contribuyentes y nos aviniésemos a pagar cada uno por lo que realmente tenemos de ingreso o beneficio sin fijarnos en la fuente de donde urocedan los mismos. Pero como, desgraciadamente, todos, sin distinción de clases ni ma- tices, procuramos ver la forma de pagar el menor número 3 e pesetas posible, los errores sean de fundamento, sean de apreciación, o sean como sean, seguirán existiendo constantemente, y en tanto no impere la realidad de la conciencia individua! Estamos en los momentos precisos de la confección equitativa de las listas; en el momento crítico en que puede llevarse a cabo, con entera imparcialidad y sin preocuparnos de estatutos n i reglamentos, la verdadera estimación de lo que percibe como beneficio cada uno de los contribuyentes de Carmona, y me pregunto: ¿Llegará este toque de atención mío oportunamente para decir a todos los industriales de la misma: fijarse, señores, que estos dos años atrás habéis sido la cenicienta del repartimiento y que sobre vuestras espaldas cargaron la mayoría de los pagos (no ilegalmente, pero sí inhumanamente) y que si no se ponen ustedes de acuerdo y piden que vuestras pesetas tengan el mismo valor que las pese: