Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 19 DE ENERO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 24 llorado Dato ante cuanto ha ocurrido, suponiendo que de vivir aquel prestigioso patriota y escuchado consejero hubiera habido 13 de septiembre. L a falta de respuesta a tamaña interrogación justifica mi alejamiento de la política. Pero un hecho hay cierto y es que D a to repetía constantemente en la intimidad que él no toreaba más que con su cuadrilla. A la misma me honré, perteneciendo, y a ello me atengo. E n los demás viejos o nuevos (que son primos hermanos) hay muchas individualidades útiles 3 dignas; nada o muy poco aprovechable colectivamente. L o grave es que el interés supremo de la Patria va a exigir pronto a los buenos agruparse, obligando a ¡os mayores sacrificios que el país siempre recompensa, porque nada estima n i encomia tanto como la rectitud y el desinterés personal en el gobernante Don Luis de Zuluets ¿Quiénes deben gobernar a España? Los que no la gobernaron nunca. Los que no pudieron gobernar antes de la Dictadura y mucho menso pueden gobernar ahora bajo ía Dictadura. Pero ¿dónde están estos hombres inéditos? ¿Son, por ventura, muchos? Sí, son muchos, muchísimos. Son millones. Son todos los españoles mayores de edad. Ellos tienen perfecto derecho a regirse a sí mismos colectivamente, a organizar como les parezca el Estado y a nombrar sus gerentes y administradores, designando las personas de su confianza para los diversos cargos, para las distintas magistraturas, desde las más altas hasta las más modestas. Aquí el gran hombre- nuevo es el pueblo español. Único gobernante nato, no ha gobernado jamás. Vivió siempre en tutela, ya encubierta, ya confesada. E l día, en que los millones de españoles se gobiernen a sí mismos; el día en que puedan de verdad elegir a sus representantes; el día en que sepan que lo que llevan a las urnas- -sea lo que fuere- -eso saldrá y eso se realizará, ese día y sólo ese día se habrá iniciado la profunda, la auténtica transformación política de España. Regreso de Ginebra Gay del señor felicitó efusivamente al Sr. Blat por el éxs- i to de su exposición. Barcelona 18, 3 tarde. Procedente de Ginebra, ha llegado a Barcelona el director general de Industrias, D. Vicente Gay. Esta tarde irá al Real Colegio Politécnico Hispanoamericano, y el próximo lunes irá al Montseny. Audiencias M a d r i d 18, 5 tarde. Esta mañana recibió él Monarca, en audiencia, a los señores: doña Isabel Rodríguez de Castro y Bueno, doña Amparo Verdugo, viuda de Mariné e h i j a vizconde de San Enrique, con la vizcondesa de Santa María de Sisla; marqués de Montalbo, condesa de Albis, D. A r t u r o Ramos Camacho, D Manuel de A z i l u y don Alfonso Giraldez de Borbón e h i j o don Adolfo Pcrinat, D Juan Márquez Castillejos, D L u i s García y M r Williams R Sheeherd. LA FAMILIA REAL Y LA CORTE Sevilla. Audiencias recibidas por Su A l teza Real el infante D. Carlos: E l general de brigada D. Manuel A r j o na y Fernández de Peñaranda; el coronel de Infantería D. José Cubiles Blanco, el teniente coronel de Ingenieros D Agustín Gutiérrez de Tovar. Para hoy domingo 19, a las 14,45, tienen anunciada su visita al taller de bordados del popular y admirado maestro don Juan Manuel Rodríguez, establecido en la calle Duque Cornejo, 18, la infanta doña Luisa y sus augustas hijas las princesas doña Mercedes, doña Dolores y doña María de la Esperanza, hermana mayor ésta de la Cofradía de la Macarena. E l objeto de la visita es conocer el hermoso manto que se borda para la sin par Virgen de la Esperanza, que tanto entusiasmo ha despertado entre los hermanos y sevillanos amantes de nuestras incomparables solemnidades religiosas. DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS Historietas L a infanta doña Luisa hace una visita a la cárcel y reparte obsequios entre los reclusos E n la mañana de ayer visitó la Cárcel de Sevilla la infanta doña Luisa, acompañada por la señora viuda de Urcola. Fué recibida por el director de la Prisión, Sr. L l o r á i s administrador, Sr. Sansón; médico, Sr. Lemus; capellán, Sr. G u e r r a maestro de escuela Sr. Zurcón, y oficiales de Prisiones. L a infanta, acompañada por la superiora y hermanas de la Caridad, recorrió todas las dependencias del viejo edificio, en las que halló mucho orden y limpieza, y después repartió bufandas y paquetillos de tabacos, teniendo frases de consuelo para todos y cada uno de los reclusos. Doña Luisa pasó después al departamento de mujeres, repartiendo entre ellas cortes de trajes de abrigo. L a presencia de la infanta fué acogida por los reclusos con respetuosas manifestaciones de simpatía, quedando todos muy reconocidos al noble y caritativo rasgo de Su A l teza, quien felicitó al director de la Prisión, Sr. Lloréns, por el buen orden que halló en todos los servicios. L a Asamblea Madrid 19, 2 madrugada. Ayer se reunió la Sección 1. bajo la presidencia del Sr. Yanguas, y con asistencia de los señores Cierva, Ulana, L i l l o Clement y G o i coechea. Los señores Cierva e Ulana dieron cuenta de su ponencia, definitivamente redactada, sobre el anteproyecto de reforma de la ley de Orden Público. También se reunió ayer la Sección de Codificación y l a que estudiará las denuncias del señor Saldaña sobre el ferrocarril de Ontaneda. E l grandioso cuadro de Gisbert Los comuneros, que se exhibía con mala luz en la rotonda próxima el salón de conferencias del Congreso, fué colocado ayer en el pasillo central, luego de su restauración. E l Sr. Raventós, elegido por la Asociación Española de Derecho Internacional para que la representase en la Asamblea, ha dejado transcurrir el plazo señalado para comunicar su aceptación del cargo, de modo que ha renunciado a su derecho, contra lo que se dijo. L a señora de la casa y su hija despiden al último invitado. ¡Y a era h o r a L a madre ocupa, rendida, el primer asiento que encuentra en el vestíbulo, y la hija- -para cuya presentación en sociedad ha sido la fiesta- a pesar de su extremada juventud, muestra también huellas de cansancio. -Estarás contenta- -dice la más vieja- Hemos tenido a todo Madrid. -L o estoy- -asegura la más joven- I n dudablemente se han portado muy bien conmigo. ¡H a y que ver... mejor dicho, habrá que ver todos los regalos que me han hecho! Y marcha hacia su cuarto, donde hay un montón de estuches y de cajas de bombones. Entre los regalos existe un encendedor y una de esas cajas grandes y planas de cigarrillos americanos. L a muchacha abre la caja, coge un pitillo, hace funcionar el encendedor y acerca el tabaco rubio a la llamita trémula. U n a bocanada. Otra... ¡Con qué placer fuma... De pronto, se oye el ruido que hace la puerta del cuarto al abrirse y un señor de edad indefinida- -el padre de la muchacha- -entra en escena. H a sido tan súbita esta aparición, que la pequeña sólo tiene tiempo de esconder el pitillo con sus manos a la espalda y desalojar los últimos restos de humo que quedaban en su boca. E l señor, con una sola ojeada comprende; besa a su hija, y dice: tonta, eñ lo sucesivo, no te ocultes de mí para fumar. Bien estaba anteriormente. Pero, desde ahora, eres ya una mujer. L a madre, ante un grupo de señoras, presenta a su hija, un pequeño prodigio que lleva ya ganadas siete copas seguidas en siete consecutivos campeonatos de mus. E s un prodigio- -asegura- L o mismo al mus individual que al mus con parejas nunca tiene contrarios. Su clarividencia para adivinar la jugada del enemigo es prodigiosa, y, por añadidura, cuenta con la suerte, que lo acompaña hasta ahora. U n a de las señoras, detrás de sus impertinentes, lanza: ¡Muy bella... Concede otra: -T i e n e muy buena pinta. Y una tercera inquiere: -Dígame usted, señora: ¿Qué le ocurre á su hija en el ojo izquierdo... A pequeños intervalos baja el párpado. ¿Es que ha estado enferma? Seguramente algún tic nervioso. Y la madre del pequeño fenómeno, responde Es la fuerza de la costumbre. ¿Comprenden ustedes... ¡Como casi siempre está acostumbrada a ligar la treinta y una... U n hombre, uno de los pocos hombres que van quedando por el mundo, entró en E n San José y Santa A d e l a M a d r i d 18, 5 tarde. Sus Altezas Reales las infantas doña Beatriz y doña Cristina estuvieron esta mañana en el Dispensario de San José y Santa Adela. Fueron recibidas por la duquesa, de la Victoria y el director del establecimiento. E n la exposición de pinturas de Ismael Blat M a d r i d 18, 5 tarde. Esta mañana visitó esta exposición Su Alteza Real la infanta doña Isabel, acompañada de su dama particular la señorita Margot Bertrán de L i s y D Mariano Benlliure. Su Alteza recorrió detenidamente todas las instalaciones, deteniéndose especialmente ante un paisaje de Segovia, mostrando gran interés por todas las obras de este joven pintor. Terminada su detenida visita, la infanta Nueva línea aérea en Canarias M a d r i d 19, 2 madrugada. E l presidente del Consejo Superior Aeronáutico, general Soriano, ha sometido a la aprobación del presidente del Consejo el expediente de autorización a una Compañía particular para establecer una línea aérea interpeninsular en Canarias, para el transporte de viajeros y correo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla