Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 19 D E ENERO D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 28, en su despacho, al tener el gusto de decirle que mientras él fuese director de la E x posición, tendría un lugar a su lado el hijo del iniciador del. Certamen. Se muestra agradecido a sus compañeros de Comisión Permanente y señaladamente al señor Ramírez Doreste, de cuya autoridad competencia y bondad hace un acabado elogio, y al. señor Caravaca con el cual- dice- -toda Sevilla está en deuda y los sevillanos deben sentir el orgullo de que haya nacido entre ellos este hombre inteligente e integérrimo, cuya modestia es su mayor, defecto Dirigiéndose al alcalde, a quien dedica efusivas frases, le dice que como herencia del Certamen le quedan a Sevilla, además de cuanto se creó pensando en su grandeza, los empleados de la Exposición, hombres y mujeres aptos cuyas actividades inteligentes pueden ser aplicadas a los nuevos organismos municipales que, necesariamente, habrán de crearse. Declara que cree haber servido con fe a a la Patria grande y también a Sevilla. Que antes de partir- -y habla de esto con tristeza porque como dijo el poeta partir es morirse un poco -espera una nueva reunión de todos para rendir el debido homenaje a Caravaca. Dedica elocuentes párrafos a Sevilla y afirma, por su honor, que no habrá quien le aventaje en el amor a esta noble tierra. Con frases expresivas enumera los recuerdos que le unirán siempre a Sevilla, por la cual, cifra de todos sus afectos, levanta su copa. E l Sr. Cruz Conde escucha al final d e s u elocuente discurso una prolongada ovación de los concurrentes, que le escucharon con emoción profunda y desfilaron luego ante él, para felicitarle. Terminado el acto, que ha tenido matices de efusión sincera y emotiva, se organizó en el soberbio salón del Casino un baile, que estuvo muy animado, al que prestaron su encantador concurso las bellas empleaditas de la Exposición. que se clausure l a Exposición. De todos y cada uno- -añade- -se íeconoce la aportación del respectivo esfuerzo, y no hay que hablar, por lo tanto, como alguna vez se hizo, de empleados desconocidos, ya que no es desconocido ni un solo matiz de la aportación del personal. E n otro orden de cosas dice donosamente que algunos empleados de la Exposición encontraron en ella el vehículo de su felicidad y sólo desea que se casen pronto Termina brindando con elocuencia por el Sr. Cruz Conde, por los delegados americanos y nacionales, por la Prensa y por el Sr. Apellániz, que le ofreció motivos, con su alusión, para poder expresar sus sentimientos. F u é muy aplaudido. U n momento de emoción Se levcuita después el representante, de Castilla la V i e j a y León, y manifiesta que se cree el más caracterizado para hablar en nombre de las representaciones españolas, por ostentar la de las regiones maternas de la ración. Dice que se le debe gratitud al Sr. Cruz Conde por la enérgica eficacia de su esfuerzo, que ha dado per resultado esta gran obra de la Exposición. Expresa el significado del homenaje que, cada domingo y cada fiesta, se realiza en el Sector Sur, a la memoria de los que murieron laborando por la Exposición, con los actos piadosos del pabellón Castellano- leonés. E n este momento propone que el Sr. Cruz Conde abrace a uno de los hijos de D Luis Rodríguez C a so, allí presente, y que se guarde un minuto de silencio en homenaje al iniciador del Certamen. Así se hace y en el momento de abrazar al joven Rodríguez Caso y guardar el silencio pedido, de pie todos los concurrentes, se produjo un intenso momento de emoción. Él representante castellano- leonés termina dando las gracias por haberse correspondido al ruego suyo, que ha motivado un conmovedor acto de recuerdo. Palabras del alcalde E l Sr. Díaz Molero comienza diciendo que se levanta. a hablar porque estima que sería imperdonable que no resonase en este acto la voz de Sevilla, aunque sea mediante el último de los sevillanos, que ostenta. el cargo de primer magistrado de la ciudad. Lee a continuación las. siguientes palabras, que el Sr. Cruz Conde acaba de escribirle en el tarjetón del menú: Querido don N i c o l á s ¡H o y acaban cuatro inolyidables a ñ o s! ¡Cuántas amarguras, pero también cuántos nobles anhelos satisfechos! L o que no t e r m i n a r á nunca será el lazo indestructible que nos une, que no en balde surgió al calor del más puro y desinteresado cariño a la Patria y a Sevilla. Nuestra sagrada unión persistirá mientras aliente el recuerdo de esta inmortal Exposición que tanto hemos amado. U n abrazo sincero, hondo y eterno de su mejor y m á s leal amigo, Cruz Conde. Comenta las palabras transcritas el señor Díaz Molero y dice con frases que emocionan profundamente a l Sr. Cruz Conde, que no podía hablarse de agonías, sino del renacer potente de una Sevilla nueva y grande, tal y como Cruz Conde la concibió impulsado por sus cariños indiscutibles a la ciudad. Acaban, sí, cuatro años, inolvidables, cuatro años amargos, pero por lo mis- mo que tuvieron estas características por el esfuerzo supremo que hubo necesidad de realizar, fueron creados afectos recíprocos, que ya no desaparecerán nunca. Para cooperar en ese esfuerzo- -dice- -se me sacó a mí de mis medios habituales y ocupé la Alcaldía con el convencimiento de que debía apresurarme a cooperar en la medida de mis fuerzas a la labor que emprendía hombre de tan firme voluntad como el Sr. Cruz Conde, que sabe bien cuál ha sido l.i cooperación del Municipio. Alude luego a la labor negativa, de ru- da oposición, con que se quiso obstaculizar todos los propósitos, y tiene el convencimiento de que la historia h a r á a Cruz Conde la debida justicia. Continúa el Sr. Díaz Molero su discurso diciendo que para él, que ha trabajado con la mejor voluntad por su madre Sevilla, será motivo de orgullo oir decir al pueblo: Esto se hizo el año de la Exposición frase con la que quedará unido a la ciudad el recuerdo de Cruz Conde, por el cual, así como por sus colaboradores y por la prosperidad de Sevilla, levanta su copa. Los señores Díaz Molero y Cruz Conde se abrazan enmedio de una gran ovación. D i s c u r s o del s e ñ o r Cruz Conde Comienza el director de la Exposición su discurso dedicando palabras de gratitud a los que han recordado cordialmente su labor pasada. Saluda especialmente a los comisionados americanos que han querido asociarse al Seto en un gesto de compañerismo hidalgo, y les dice que esta seguro de que en ningún momento se habrán sentido extraños, ya que el Certamen a que asisten tiene el aliento común de la Raza, que ha realizado en E s paña y en Sevilla su más noble compenetración para disponerse a la conquista del porvenir. Dedica un recuerdo singular a Portugal, la otra patria peninsular que puso también su vigoroso aliento creador en América y se ofrece ahora sobre el suelo de Sevilla, como pueblo continuador de su tradición secular. Alude a los funcionarios de la E x posición, a la Comisión permanente y a los que, sin ser ni una cosa ni otra, fueron generosos amigos, cooperadores que ofrecieron su lealtad cuando hizo falta. Dice que, a lo largo de su vida, no encont r a r á jamás otro momento en que el entusiasmo le lleve a rendir su máximo esfuerzo, como el del desarrollo de la Exposición; porque ningún otro momento de sú vida tuvo, ni tendrá, el calor cordial de sus ilusiones por Sevilla, que llevó en el alma desde su niñez. E n un bello párrafo dice el señor Cruz Conde a los. empleados de la Exposición, que si rindieron esfuerzos con fe fué porqué soñaron. como él y como él pusieron en el trabajo lo mejor de su espíritu, con lo cual alcanza l a Exposición esa sutilidad que se le reconoce en España y en él extranjero; Luego alude a las representaciones regionales españolas, especialmente a la castellanoleoñesa, que celebra piadosos homenajes en su pabellón del Sector Sur. Y refiriéndose, al joven Rodríguez Caso, que acaba, de abrazar, dice que le interesa hacer constar que no lo abrazó ahora por consejo, sino para repetir el abrazo por convencimiento que ya le diera antes de ahora- Aníbal González y los arquitectos cubanos Habana 17, i t mañana. E l Colegio N a cional de Arquitectos de Cuba prepara l a organización de un homenaje en memoria del arquitecto sevillano Aníbal González. Aún no se ha ultimado el programa, pero puede adelantarse que será digno de la gran figura española, que supo orientar las artes arquitectónicas con geniales creaciones, plenas del espíritu de la Raza. Otras corporaciones desean unirse al Colegio de Arquitectos para cooperar al homenaje en proyecto. Fiestas en honor del Saavedra señor HOY DOMINGO TE DE M 0.0 A Doctora Ituiri fermfdad p optas de la mujer y niños. MÉTODO PROPIO para corregir las insuficioncias de lar; madres para criar a sus hijos. Lope de Rueda. 20. LA CASA SIN BALCONES. -Gramófonos discos, el mejor surtido. t i ierro fundido, abaste- U O I S ffl cimientos le a g u a s Pasco Colón. 4. Siacltcock W s l c o x S, JE. de C. E l director general de Marruecos y Colonias ha continuado en el día de ayer visitando la Exposición Iberoamericana. Por la. tarde, según estaba anunciado, fué obsequiado con un té a la usanza mora, en el magnífico pabellón de Marruecos. Músicos moros amenizaron la fiesta que siguió al te. E l Sr. Saavedra y los invitados pasaron luego al pabellón de Guinea. U n a orquesta de negros hizo sonar sus arbitrarios instrumentos, en tanto las danzarinas de Guinea iniciaban sus bailes típicos. E l Sr. Saavedra y los invitados, entre los que figuraban numerosas y bellas damas, pasaron un agradabilísimo rato en los pabellones coloniales, en los que ayer tarde hubo fiestas llenas de color e interés, ofrecidas al director general de Marruecos y C o lonias. E l Sr. Saavedra, como ya se ha dicho, saldrá hoy domingo para Cádiz, con objeto de embarcar para Fernando Póo,
 // Cambio Nodo4-Sevilla