Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JEREZ I.O S PERROS D E L A FRONTERA. CARRERAS DE GALGOS PANTALLA (I) D E D. DOMINGO GALLEGO, GANADOR D E LA COPA D E LA IXA. Y C H I O J E L O (2) DE J) S A T A- A D O R OOMECO. OUE OBTUVO E L SECUNDO PREMIO, (FOTO SERRANO) cuestas el peso de su pasado y las aprensiones del m a ñ a n a solitario, impenetrable para los demás, acampado en la vida como en un desierto. MANUEL BUENO pocresía v el temor al qué dirán no las cohibiesen, prolongarían la fiesta hasta que cayesen rendidas. Después de todo, i qué mal hay en ello? L a sociedad iustifica sus fugaces locuras con el calendario. De día, en ciertas fechas, se da a l a devoción, y de noche, al placer, con lo cual concilia el respeto debido a la religión con las exigencias paganas de la niateria. Siempre ha sido así y no hay indicio de que la Humanidad esté dispuesta a renunciar a los goces de la vida por un ideal de mortificación, que a lo mejor puede no ser el más grato a la divinidad. ¡Señoras v señores! -decimos, levantando la copa de champaña- Vamos a brindar en honor del a ñ o que nos alumbra. -Brindo por que cada uno de los presentes realice el cincuenta por ciento de lo que se proponga. ¿Y por qué no todo? -pregunta Sa ssonc. -Porque, si cada uno de nosotros realizase todo lo que se propone, despojaría a los demás- -contestamos, sin acordarnos siquiera de que existe el Banco de España. L a gente empieza a desfilar. L a luz baja de intensidad. E l servicio de los camareros flojea. E l sexteto h a acabado por enmudecer y su silencio nos hace un efecto sedante. L o s hombres salen un poco congestionados; las damas, un tanto encendidas de color. ¿Q u é hora es? -pregunta uno de los presentes. -L a s cuatro- -contesta no sé quién. -E s una hora prudente para retirarse- -formula una dama. Salimos a la calle. Aún no ha roto el día. E l cielo es de un gris denso, profundo, t r á gico, como el gris del spleen. Y cada uno de nosotros, al dispersarse el amistoso grupo, vuelve a encontrarse consigo mismo, en el desamparo de su propio espíritu, llevando a Barcelona, enero, 1930 Í EN E L CENTENARIO DEL ROMANTICISMO Interpretaciones No hay duda que los años pueden ser bonitos o feos, sugestivos o prosaicos, si jos miramos gráficamente. U n a ñ o que termina en cero, en un n ú m e r o tan contorneado v decisivo como el cero, tiene que cautivar nuestra imaginación bastante m á s que el a ñ o que termina en siete, en tres, en cualquiera de esos otros n ú m e r o s incompletos o esqueléticos. N o s hallamos, pues, en un a ñ o propicio. ¿N o es, además, en este año que ya va corriendo, cuando se celebra el centenario del Romanticismo? Se celebra el centenario del Romanticismo en todos los países que cuentan sus horas con arreglo al meridiano literario de P a r í s España, como sabemos, está incluida entre las naciones que aceptan esa convención geográfied- literaria, y con protestas o de buen grado tenemos que celebrar también nosotros la aparición de Ernani sobre el escenario tembloroso, ante un público de jóvenes melenudos, barbudos, vociferantes, mientras el chaleco rojo de Gautier, según dicen, presidía el acto como una auténtica bandera d rebelión. e M. LANTUS, MUTILADO DE GUERRA FRANCÉS, DURANTE LA DEMOSTRACIÓN, ANTE LOS PERIODISTAS D E PARÍS, D E L MODO DE CONDUCIR AUTOMÓVILES CON SUS BRAZOS ARTIFICIALES. (FOTO ROL)