Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Q U E I. EC CANADÁ) EL NUEVO ROMPEHIELOS SATJREL MR. EL Q U E ES E L B U Q U E MAS E N E L RIO MODERNO DE HELADO SU. CLASE, ABRIENDO PASO LA NÁv. EfiAClos- R I O S A N L O R E N Z O H A S T A E L jÍAR LTT 1 RE. (F O T O VIDAL) e n p r i m e r l u g a r de l a c a l i d a d de sus v i s c e ras, y luego de l o que h a g a m o s p o r su c o n servación en buen uso. E l r e j u v e n e c i m i e n t o n o se obtiene por u n e l i x i r o por unas p i l doras. E s u n a c o n q u i s t a más a r d u a que está, s i n e m b a r g o a nuestro alcance. E l descubrimiento que hacemos más tardíamente es el de nuestro cuerpo. E n pleno v i g o r j u v e n i l n a d i e lé presta atención. T o d a s las funciones o r g á n i c a s se c u m p l e n automáticamente, y el resultado de esa armonía func i o n a l es l a e u f o r i a que nos c o m u n i c a l a s a l u d E n esa época t o d a conversación de enfermedades nos encuentra indiferentes, c o m o si hubiésemos h e c h o u n pacto i r r e v o cable con el bienestar. L a muerte es u n espectáculo que apenas empaña nuestro h o r i zonte m e n t a l L a v e m o s pasar a nuestro lado s i n que se nos e n c o j a el ánimo. E l médico n o s parece u n f u n c i o n a r i o público que v a a las casas porque ese es su oficio, y el f a r m a c é u t i c o u n c o m e r c i a n t e que, en vez de vender comestibles, vende polvos, p i l d o r a s y u n g ü e n t o s que n o nos están destinados. P e r o u n día, de p r o n t o a l o s cuarenta, los c i n c u e n t a o los sesenta años, y algunas v e ces antes, ese ambiente de egoísta i n d i f e r e n c i a se a l t e r a y se n u b l a ¿Q u é h a o c u r r i d o? Q u e i n o p i n a d a m e n t e hemos descubierto nuest r o cuerpo, c o m o se descubre uti continente. E l e x p l o r a d o r de ese continente h a sido el d o l o r E l e s t ó m a g o e l h í g a d o l o s ríñones, u n ó r g a n o esencial, nos h a echado el a l t o H a r t o de, soportar nuestros abusos, ese ó r g a n o se h a rebelado. E n t o n c e s vagamente a l a r m a d o s l l a m a m o s al médico, e l c u a l s i n p r e g u n t a r s e si aquel l i g e r o desorden f u n c i o n a l tiene causas más hondas, atiende a l síntoma, p r e s c r i b e u n r é g i m e n q u s n o segui- mos, y se v a ¿N o h u b i e r a sido más p r u dente someternos a u n reconocimiento m i n u cioso y p r o f u n d o? U n ó r g a n o no se p e r t u r b a s i n que su desorden i n f l u y a en el r i t m o ge- i n e r a l de l a salud. A todo el que a s p i r a a r e m o z a r s e el doctor F r u m u s a n le r e c o m i e n d a que se h a g a e x a m i n a r detenidamente por u n clínico de a u t o r i d a d U n diagnóstico certero es una operación delicada y requiere a l g o más que l a t o m a del pulso y la a u s c u l tación de l a caja torácica. N u e s t r o s g r a n des m é d i c o s- -q u e en España son n u m e r o s o s- -l o saben. L o s higienistas a m e r i c a n o s r e c o m i e n d a n que se beba, al acostarse y al levantarse, u n vaso de agua a l a temperatura de l a h a b i t a ción, y que l u e g o s e h a g a diez minutos de g i m n a s i a r e s p i r a t o r i a ante u n balcón a b i e r to. P e r o de u n a m a n e r a g e n e r a l l o m á s r a zonable es ponerse en manos de u n clínico de a u t o r i d a d e l cual lo p r i m e r o que n o s impondrá es u n trabajo de d e s i n t o x i c a c i ó n gastro- hepato- intestinal. E s a d e s c o n g e s t i ó n es l a p r i m e r a etapa del t r a t a m i e n t o p a r a rejuvenecer. L a limpieza p r e p a r a l a reeducación o r g á n i c a y l a reparación de lo p e r d i do. E r u n i u s a n c o m o Guelpa, es p a r t i d a r i o Y o he visto t r a b a j a r a M a r a ñ ó n a! p r o- de l a p u r g a y del ayuno. D o s p u r g a s en c u a fesor H e r n a n d o al doctor L a f o r a y a otros tro días de dieta casi absoluta, pues no se de menos n o m b r a d l a y de l a m i s m a concien- le permite al e n f e r m o t o m a r sino, tisanas y c i a p r o f e s i o n a l y puedo afirmar que no ce- algún caldo vegetal. ¿C u a t r o días sin c o d e n p o r lo escrupulosos en e l e x a m e n ex- mer nada sólido? C u a t r o y hasta ocho p o p l o r a t o r i o del e n f e r m o a n i n g u n a de esas demos s o p o r t a r sin desmayarnos, a c o n d i celebridades e x t r a n j e r a s que d e s l u m h r a n a ción de n e u t r a l i z a r l a d i e t a con líquidos venuestros m i l l o n a r i o s s i n duda, porque están getales. E s e es el p r i n c i p i o del t r a t a m i e n to... B u e n o pero ¿y después? Después y a lejos. A p a r t i r de los cuarenta años, casi todo iremos viendo lo que nos aconsejan algunos e l m u n d o está, más o menos i n t o x i c a d o y clínicos e x t r a n j e r o s M i opinión, s i n embarl a intoxicación es t i n a de las causas de l a go, es que se puede rejuvenecer sin salir d e vejez p r e m a t u r a V i v i m o s en u n a a t m ó s f e r a E s p a ñ a v i c i a d a comemos c o n exceso, pensando en MANUEL B U E N O o t r a cosa, c o m o si el comer f u e r a u n a r u t i n a y se nos figura que y e n d o a pie de casa B a r c e l o n a enero, 1930. al C a s i n o después de c o m e r nos hemos ventilado suficientemente. C u a n d o decimos en a l g u n a parte que l a v e n t a n a de nuestra a l Postdata. -Algunos lectores de A B C se coba permanece entreabierta d u r a n t e l a no- han d i r i g i d o a mí, preguntándome c ó m o se che, m i e n t r a s d o r m i m o s se nos m i r a con es- toma el c l o r u r o de m a g n e s i a E l p r o f e s o r tupor, c o m o si estuviéramos desafiando a l a F i e r r e D e l h c h l o dispone e n esta f ó r m u l a bronconeumonía. P e r o ¿n o se r e s f r í a us- C l o r u r o de m a g n e s i a u n g r a m o y veinte t e d? nos p r e g u n t a n N o señor. C o n a b r i- centigramos p o r c u c h a r a d a g r a n d e de a g u a g a r s e el cuerpo y l a cabeza, podemos a r r o s- S e t o m a en ayunas u n a c u c h a r a d a e i n m e t r a r e l a i r e de f u e r a aunque esté b a j o c e r o diatamente el ctesavuno. -M. ¿7,