Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CURACIÓN RADICAL Y RÁPIDA ESCUELA PRACTICA DE AVICULTURA PROFESOR, RAMÓN 3. CRESPO Ha comenzado el curso teórico- práctico, que finará en mayo. Clases diarias, mañana y tarde, con asistencia de alumnos de ambos sexos. Textos propios de la Escuela. iunsenanza por correspondencia durante todo el año. Pídase el reglamento y programa, que se envía gratuitamente. Teléfono 51098, ARTURO SORIA, 523 (JUNTO A L A CARRETERA D E ARAGÓN) CIUDAD LINEAL (MADRID) de los Flujos Recientes ó Persistentes E x i g i r la Firma PARÍS. 8, rae Vlvísone, 3 y e n ioda l a s Farmacia Antigua e importante fábrica de colores, pinturas y barnices, de Barcelona, solicita representante activo para la venta de sus productos en Madrid. Escribid a Kold 6 s- Tiroleses, número 777, Vergara, 11, Barcelona. íSsticas en toda España, compro. I CARMAUX J M. Brito. Alcalá. 96, Madrid, j COUZON CASTRES CERBERE ARGELES CETTE AIX CAP D AIL BAGNERES DE CALAIS BIGORRE DAX se r e n d e e n F r a i BAGNERES DE ESPERAZA LUCHON FOIX cía e n l a s s i g u i e n BAYONNE FONTAINEBLEAU tes p o b l a c i o n e s BESANCON VIOTTla GRENOBLE BEZIERS AGEN HENDATE BIARRITZ AIRE- S L ADOUR JUAN LES PINS BILLY MONTIGNY ALBI JOIGNY BOURDEAUX ALGER LA NEGRESSE BOUGIE AMELIE LES BAINS LE HAVRE ANGOULEME BAGNOLES D E L ORUE LILLE BLACHE SAINT VAAST LONGWY EST ANTIBES CANNES ARCACHON LOURDES CARCASSONNE AUCH LTON W F iSM 1 f SV ABC MARSiSXLLB MENTÓN MONACO MONT D E MARSAK MONTE- CARLO MONTPELLIER MULHOUSE MIRAMONT NANTES NICE NARBONNE OLORON STE. MARJEr. ORAISON PARÍS PAU PERPIGNAN PORT VENDRES i PERREGAUX POITIERS ROUBAIX ST. ETIENNE ST. J E A N D E LUZ ST. R A P H A E L STRASBOURG SALIES D E BEARJNr SALIES S CHER ST. AUBAN TARASCÓN S ARIEGE Encontrará usted A B O en París en los principales quioscos y librerías y en las bibliotecas de las estaciones, PRECIO A L PUBLICO E N FRANCIA: IT. ordinario, 0,60 trs. W. o extraordinario, 1 fr. 214 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL aig -S u madre ha escrito m i apellido después de su nombre; su madre l a ha. llamado momentos antes de morir Marieta de Santillana. -S í pero esa declaración implícita de que M a rieta es vuestra hija hecha por Gabriela moribunda, está en un documento en que yo aparezco como acreedor vuestro por veinte m i l florines; ya comprenderéis, Santillana, que sin entregarme vos esa cantidad no podéis poseer el documento en que se prueba que Marieta es vuestra hija- -dijo Aben- Shariar, dejando ver en su boca una sonrisa de triunfo. -Y o os haré, ¡vive Dios! que presentéis ese documento; no para que me lo entreguéis, sino para que conste que yo soy padre de Marieta. -T o r p e andáis para alcalde, Santillana- -dijo AbenShariar- Pues qué, ¿no sabéis que poseo un documento que me hace inviolable? ¿Sois tan necio que creéis que el Rey de España arrostrará por vuestros asuntos una guerra con Venecia? Santillana rugió porque se sintió impotente contra Aben- Shariar. Este tomó su sombrero de sobre la mesa. ¡O s v a i s! -d i j o con ansia don Rodrigo. -Pues no. ¿Hemos de estar hablando eternamente de esto? Y a es bien por la tarde, mi querido Santillana; me vuelvo a Valladolid, y quiero llegar temprano, que no están muy seguros en España los caminos, y no es prudente andar por ellos de noche; meditad lo que os conviene hacer en las circunstancias en que os encontráis, y pongamos punto redondo a nuestra conversación. S i dentro de algunos días queréis verme, buscadme en Valladolid o en Madrid. -N o s veremos, monseñor. -P u e s bien, hasta la vista. Adiós. -E s p e r a d voy a mostraros el camino. E l alcalde acompañó hasta la puerta a Aben- Shariar y éste montó en su caballo, que le tenía un criado. Aben- Shariar y don Rodrigo se despidieron afable y cortésmente, como si nada hubiera pasado entre ellos, y el primero partió. E l alcalde permaneció en la puerta hasta que Aben- Shariar se perdió por una de las bocacalles de la plaza, y luego ae metió para adentro murmurando: -E s t o y completamente atado por monseñor P i e tro Mastta, y yo no creo, no puedo creer que le, muevan a hacer lo que hace los veinte mil florines, ¡Qué será ésto, Dios mío, qué serál CAPITULO VII P algunos días sin que aconteciese nada notable. Los alborotadores de l a madrugada del 15 de agosto continuaban en la cárcel presos por el alcalde Santillana, y éste preso en su casa por doña A n a de Austria. L a resolución del Rey tardaba, porque Felipe I I cuidaba demasiado de los negocios y tardaba mucho en sus resoluciones. F r a y Miguel de los Santos y Gabriel de Espinosa jamás se veían de una manera pública; pero se veían mucho en la casa de doña A n a de Austria, y decimos en la casa, porque doña A n a tenía más bien casa que celda. L o s amores de la ex monja con Gabriel de Espinosa habían crecido hasta tal punto, que la más interesada por que los negocios que se traían entre manos se concluyesen era doña A n a Se había hecho de G a briel de Espinosa en su imaginación un fantasma soñado, embellecido con cuantas cualidades deseaba en el hombre de su amor doña A n a Gabriel de Espinosa vacilaba entre la sublime abnegación de Sayda M i rian y el apasionado amor de doña A n a Sayda M i rian había llegado hasta el punto de consentir en i r a ver con su hija, y pasando por su nodriza, a doña A n a de Austria. Gabriel de Espinosa, que temía que aquellas dos mujeres se viesen, había apurado los pretextos para evitarlo; pero cuando vio que doña A n a empezaba a dudar, se v i o precisado a ceder, y cuando volvió a su casa se encerró con Sayda M i r i a n y la dijo: ¿Habría algo en el mundo que tú no sacrificaras por mí, María? ¡A h no, Gabriel! -dijo Sayda M i r i a n- Por t i todo: el corazón, la paz de mi alma, l a vida, que es todo lo que me queda, v- -T ú ao debiste venir a Madrigal, ASARON
 // Cambio Nodo4-Sevilla