Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BARCELONA. E N L A BODEGA A N D A L U Z A DEL HOTEL COLON PRESIDENCIA D E L BANQUETE CON QUE FUERON AGASAJADOS LOS HERMANOS ALVAREZ QUINTERO, PARA CELEBRAR E ¡L RECIENTE ÉXITO D E SU OBRA LOS DUENDES D E S E V I L L A D E IZQUIERDA A D E R E C H A ENRIQUE- BORRAS, SANTIAGO RUSIÑOL, SERAF Í N ALVAREZ QUINTERO, CARMEN DÍAZ, JOAQUÍN ALVAREZ QUINTERO, E L MAESTRO VIVES Y CARLOS SOLDEVILA (FOTO BRANGULl) -Usté... ¿Jueno, tú te creías que yo te t ablaba como te hablaba, na más que pa consola tus penas... -Pero ya me habrá perdonao, ¿no? -No tengo que perdona a quien no ha fartao. L a verdá la yevaba yo conmigo y el tónico que pecaba era yo que no tenía habalidá pa traspasarte a ti la verdá mía. La verdá de verdá... ¡Qué torpesa! Luego, to ha venido a darte la rasón. -Y por poco me voy al otro mundo sin tené esta alegría. -Grasia a Dio, que te ha consedío el disfrutarla. -A Dio, y a la Virgen Santísima der Rosío. Y a propósito, Peransa, grasia por el escapulario. -L a Virgen te puso bueno. ¡Como yo le pedí! -Y me sarvó del fuego, como le pedí yo... Tengo que ir a darle las grasia este año, por la Romería. Promesa que le hise... -Y o también tengo que cumplí la que prometí cuando María Jesús se me moría. Tengo que ir aya, sin habla en to er camino y estar en la prosesión y volvé sin desí esta boca es mía. -Con aqué baruyo que hay ayí, me párese que va a sé difísi. -No tengo más remedio. Si no hay algún acrifisio, no vale na la promesa. -Eso e verdá. Y lo que podemo hasé, si le párese a usté bien... ¡Si le párese bien! ¡Y a estamo en las mismas! Habíame de tú, no te lo tengo dicho? -Si te párese bien, yo te yevo a la grupa en mi jaca, en la Claveyina... ¿Quieres? t- -Con quién rnejó que contigo, José Ans tonio. Contigo, que eres como un herma- en mita er medio de la. Marisma, pero su no mío. cara, su cara... Peransa, su cara no era su- -La Claveyina irá ntu contenta con cara. Era la tuya! La tuya misma, que yo los dos. la v i ¡Te digo que la v i! ¿No se asusta? E l bello rostro de Esperanza, ofrecía, al- -Esa no se asombra de na... Si la hu- oír la revelación, una contradicción conmobieras visto en mita e las yamas... vedora sonreía la boca, pero lloraban los- -Pero, ¿cómo fué aqueyo, José Anto- ojos... nio? Tanto habla, tanto habla, y todavía no Y en llanto de ambos fracasó el diálogo, sé yo cómo susedió ese milagro. que María Jesús esperaba fuese definitivo. -Tú lo has dicho, un milagro... Pos na, Abría la tarde el preludio de la noche con que me metí ayí con la jaca, como un loco, la maravilla de un tono igual de violeta coqueriendo apaga yo solo la candela que se lo balto en el ciclo. Del lado del huerto venía yevaba to, y cuando quise gorvé grupa ya el olor de los rosales lunarios, reunido en estaba rodeao de fuego por toas partes. Me el aire con un rumor de esquilas lejanas. E n vi perdió! L a jaca caracoleaba pa que no el interior del caserío sonaba la risa cascase le pegasen las brasas a los cascos; y re- belera de María Jesús, que se estaba prosoplaba con fuersa, como si quisiera aventá bando su trajecito de niña. las yamas pa otra parte. Yo me asfixiaba. La ropa ardía, el sombrero se me había caído y se consumía ayí serca. Ardió en un GLOSAS momento, too, too menos er forro en er que yo tenía la estampa de la Blanca Paloma der NO SE S A B E TODO L O Q U E H A Y Rosío. La estampa la levantaron las llamas E N U N MINUÉ. -No se sabe todo lo que y yo la vi ir entre lenguas de fuego, pa hay en un minué ni todo lo bien que está aya, pa aya... Y se me iba detrás er cora- La Lola se va a los puertos, de los Machasón resando la Sarve pa morir como la do, Objeto tan gracioso de arte tal vez nunca Virgen quiere que muramo... Y entonse, en le había tocado en suerte, en las rifas de un resplandó que le podía ar de las yama- la literatura universal, a la escena de Esrá, se aparesió Eya, con su Niño en bra- paña. so... Y con los dos, entre er resplandó que Gracioso y de precio, por dentro y por yevaban, me fui yo, me yevó la Claveyina, fuera. Por fuera, estos versos, que saben por el camino que se abría entre er fuego al entendimiento y al oído- -a un entendipor delante de nosotro... miento que ya es oído, a un oído que ya es entendimiento- -a lo mismo que, entre los de- Alabado sea Dio! Virgen Santa! -Y ¿sabe usté lo que le digo, señorita dos de comprador delicado, ciertos géneros Peransa? Sabes tú lo que te digo... No se de leve lana inglesa en los buenos depósitos. Por dentro, y gracias a Dios, un matiz lo he dicho a nadie entoavía, pero a ti sí te lo digo... ¡Mira. Peransa! Aqueya V i r- algo complejo del amor, producido- -por fin- gen que yo vi era la der Rosío, la que está en nuestro teatro. Al Q que nos saca del r
 // Cambio Nodo4-Sevilla