Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 24 D E E N E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 el símbolo inmortal de una actitud en la vida. L o que a los norteamericanos falta más, es que alguno de sus grandes hombres pueda retratarse a lo Erasmo... Y a lo sabe Waldo Frank, cuyo éxito reciente- -éste auténtico- -en la América del Sur se debe precisamente a ciertas cualidades que, hacen de él un hombre a la escuela de Erasmo. A u n que, digámoslo todo, para ser un Erasmo de veras tiene Waldo F r a n k demasiado éxito y da demasiadas conferencias. E n mi ciudad natal hay un señor que ha escrito- -él dice que ha escrito- -una obra en tres tomos- -y una obra de erudición, caballeros- -sin haber estado j a m á s sentado media hora seguida. E l tal fué, alguna vez, presidente de algo. Pero también, si nos fijamos en la etimología- -y si nos fijamos en la realidad- lo primero que le necesita para presidir es sentarse. Tener catadura moral erasmiana, catadura de intelectual sentado. P o r todas estas razones, imagino que. hoy por hoy, América- -como con aqu l mi paisano ocurría- -nos podrá, si acaso, mandar, pero nunca nos podrá presidir. L A S D O S V E R S I O N E S -P a u l Valery lo dice en el prefacio admirable puesto al estudio Leonardo y la obra de arte, del joven Leo Perrero. A la fealdad grosera del ídolo está precisamente ligada su virtud. Que el ídolo se perfeccione, que su representación se vuelva h ermosa... H e aquí que deja de curar al enfermo y de consolar al triste. A l g o semejante ocurre en política. Político eficaz, no afines en demasía la lógica de tus principios. Como el ídolo demasiado bello, los principios científicos excesivamente razonables dejan de producir milagros. ¿E n t o n c e s Entonces no hay m á s remedio que fabricar dos versiones distintas de la misma cosa. U n Asclepios para el Museo y otro Asclepios para los hospitales. U n a democracia para la Academia de filósofos y otra para el Comité de distrito. Esta doble fabricación no es muy lucida, moralmente hablando. Pero alguien la tenía que hacer. I N S T I N T O S O B S C U R O S, ¿Cómo nuestro obscuro instinto, más hondo que cualquier consideración jurídica y ética, tío se va a revolver, airado, contra l a mujer degradada- ¡oh, K r o m e l i n g oh, profundo Kromeling del. segundo acto de Carine! -si hasta, en invierno, a la nieve que se- ha manchado la pisoteamos con furia? EUGENIO D O R S eterno, pedestre, escolástico, perentorio ¿L a quiere o no la quiere? de la vulgar fiscalía difusa. A l g o que nos emancipa del dichoso principio de contradicción en amor también. E n tal sentido, l a figura del tocador de flamenco, imaginada por los autores de la comedia, signinca- -pr ecisamente por la construcción psicológica, que tantos aquí han censurado- -un momento importante en la historia de l a sensibilidad española. Dicen que la galdosiana Realidad señaló otro momento así. Pues no menos La Lola. Uno, ablandando la corteza del concepto de amor, entendido como propiedad; otro, la dcí mismo concepto entendido como posesión. ¡P r i n c i p i o de contradicción: ser o no ser V i n o la superación de este principio, en el capítulo de l a creencia, y se llamó tolerancia. V i n o en el capítulo de la ciencia, y se llamó ironía, es decir, inteligencia. E s t á viniendo también, esa misma superación, en el capítulo de la vida sentimental. Y allá se va un hombre por esos mundos, con una guitarra, detrás de su cantadora. Y allá nos vamos todos, los que tenemos una alma moderna en un moderno almario. E R A S M O -E r a s m o sentado a su escritorio- -busto en hopalanda, cuello entre velludos, nuca bajo melena, c r á n e o en boina, la atención en los ojos bajos, la inteligencia en el pliegue de los labios y- su comisura, codos junto a flaneó, sortijas en los dedos, cálamo en diestra, zurda en pupitre- E r a s mo, tal como lo pintó Holbein, en figuración admirable- -tal vez la única enteramente admirable salida de las manos de ese artista, cuya producción, en Basilea y en los otros museos del IRhin, a l verla de cerca, me ha desilusionado no poco- nos aparece como ABC E N FRONTERAS ESLAVAS L o que pasa en Rusia 11 Persecuciones, crímenes, sobornos- depravación y luchas del pueblo ruso constituyen una parte, un contorno exterior de su t r á gico destino al presente. L a razón, la raíz de ese desventurado sino- -del que son chispazos los hechos de criminalidad y de desvarío que en mínimas proporciones anotamos- -es la entraña misma de un sistema inaplicable a los pueblos, y que hombres como Stalin empéllanse en personificar, con DE 100.000 OBLIGACIONES DE 500 PESETAS C A D A UNA de la 6 por 100 GARANTÍAS: L a del Estado (Aval por Real orden 19 de ag osto 1929) la riqueza creada por l a Confederación, -que excede en mucho a las previsiones del proyecto, que eran irrigar 4.00 0 h e c t á r e a s a los tres años y 23.000 a los cuatro; habiéndose cohseguido llegar a las 30.000 h e c t á r e a s a los tres a ñ o s y medio del comienzo de las obras. Además, la Confederación cuenta con una subvención del Estado fijada, desde 1026, en 15 millón es de pesetas anuales, y que g u a r d a r á relación de dependencia en todo tiempo con los aumentos de tributación, cuyos ingres os y cuantos obtenga son destinados, en primer término, a l pago de los cupones y amortización do estas obligaciones. L a Confederación Sindical Hidrográfica del Ebro fué cons tituída por Real decreto de 5 de marzo de 1926, que adquirió carácter de ley por Real decreto- ley de 28 de mayo de 1926 con la finalidad de aprovechar intensamente los recursos del citado río en todos sus aspectos. Estos títulos, cuya admisión a la cotización de las Bolsas del Reino será pedida, llevarán cupón trimestral, vencimiento 15 de abril, 15 de julio, 15 de octubre y 15 de enero, y como fecha, l a de 15 de enero de la? Amortizables en veinticinco años, a la par. T i p o d e emisión 9 8 p o r 1 0 0 o sean 4 90 pesetas, pagaderas en el acto de la suscripción. L a suscripción t e n d r á lugar el día 28 de enero de 1930, en las entidades siguientes, que han tomado- en firme esta emisión: Banco de Bilbao. Banco Español de Crédito. Banco Hispano- Americano. Banco Urquijo. Banco de Vizcaya, pudiendo suscribirse en sus Cajas y en las de todas sus Sucursales y Agencias, y en las de los demás Bancos a ellos afiliados. K l c -pón vencimiento 15 de abril de 1920 será pagado integramente. Teniendo en cuenta el margen de amortización de estos títulos y el completo pago del primer cupón, dan- un R E N D I M I E N T O N E T O D E 5,81 POR 1 0 0 Las suscripciones serán admitidas por orden de llegada, -pero los Bancos se reservan l a facultad de cerrar la suscripción en cuanto su importe total quede cubierto.