Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DBS T U B E R C U L O S I S BRONQUITIS CRÓNICA, RESFRIADOS, GRIPE, Coqueluche, SOLUCIÓN PAUTAUBERGE Convalecencia de las enfermedades infecciosas, Sarampión, Escrófula, Raquitismo ORIGINAL Venta a plazos de las ESCUELA PRACTICA DE AVICULTURA Reconocida y autorizada por Real orden. PROFESOR, RAMÓN J CRESPO Ha comenzado el curso te 6 rico- práctico, que finará en mayo. Clases diarias, mañana y tarde, con asistencia de alumnos de ambos sexos. Textos propios de la Escuela, adaptados al programa, para la obtención del título oficial de técnico avicultor. Enseñanza por correspondencia durante todo el año. Pídase el reglamento y programa, que se envía gratuitamente. Teléfono 51098. ARTURO SORIA, 523 (JUNTO A L A CARRETERA D E ARAGÓN) CIUDAD LINEAL (MADRID) S u p r i m e pérdidas de energía; se amortiza rápidamente; dura más que ninguna y es una correa. Ja. -carrea ¿e ur iaiw. Primus- Híspanla COCINAS OÍ P. o eotreck de calidad. del Prado, 36, Madrid. Las mejores para petróleo o gasolina. Pida detalles a ROGER JORDÁN i REYES, 10, MADRID Tínico depositario. LOTERÍA N M PLAZA DE MATUTE, 6 Su admora. Esperanza Teruel, envía pedidos a provs. y extranj. para todos sorteos y Ciudad Universitaria. MADRID Inyección Cubas. Farms. L e a OH. BLHNGQ Y NEGRO negocios, inventos, e t c Sax. Rbla. Canaletas, 6, principal, Barcelona. BI 8 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL P A S T E L E R O D E MADRIGAL ¡219 ñas Gabriel dijo a doña A n a que allí estaba su hija con su nodriza, doña A n a que por instintos tenía celos de Sayda M i r i a n y ansiaba conocerla, sirviéndola de pretexto la hija de Gabriel, hizo entrar a Sáyda M i r i a n Sayda M i r i a n estaba prevenida; tenía un gran dominio sobre sí misma, y aunque su alma se conmovió de terror y de celos a la vista de la hermosura y de la altivez de doña A n a y del riquísimo traje que vestía, su semblante permaneció sereno y tranquilo, sin dejar conocer la más leve conmoción. Doña A n a por el contrario, se inmutó; nunca h a bía visto una hermosura tan resplandeciente, tan magnífica, tan rica, tan pura, tan embriagadora como la de Sayda M i r i a n nunca unos ojos tan grandes, tan negros, tan hermosos, tan dulces, tan llenos de vida- y de una vida que parecía consagrada sólo al amor, como los de Sayda M i r i a n Nunca una actitud tan noble, tan bella, tan fácil, tan encantad o r a el traje de la sultana era pobre, sencillo, como el de una aldeana de Castilla; pero sobre Sayda M i r i a n adquiría aquel traje una belleza y una elegancia infinitas, que hacían que no se notase la falta de la riqueza. Sayda M i r i a n además había conservado, por un privilegio de su maravillosa hermosura, tal fuerza de juventud, que, a pesar de- que y a contaba treinta y cuatro años, parecía una joven de veinticuatro; una de esas j ó venes reflexivas y pensadoras que por su expresión triste y melancólica parecen hermosas cuando no son más que bellas, y se hacen irresistibles cuando, como Sayda M i r i a n son verdaderamente hermosas. Doña A n a de Austria se sintió humillada, como mujer, delante de Sayda M i r i a n L a s dos herma- ñas, doña Luisa de Grado y doña María Nieto, causaban en gran parte el, despecho de doña A n a porque miraban de una manera franca, con el asombro de l a envidia, a Sayda M i r i a n Esta se había detenido a alguna distancia de doña A n a con su h i j a en los brazos, y había saludado profundamente y en silencio a doña A n a que l a miraba sin ocultar su asombro y dejando ver una expresión de cesoso despecho, que duró sólo un momento, pero que se dejó conocer de todos; esto es, de Gabriel de Espinosa, del padre fray Miguel de los Santos. y de las dos hermanas doña L u i s a y doña María, que eran las únicas personas que estaban allí p r c sentes. i Gabriel había temido esto, y por esto había prq- Ir- IRE A Y E B A ESA M U J E R- -D I J O CON ACENTO D E TRISTE K E S I G N A C I O N I. A S U L T A N A curado evitar en cuanto le había sido posible e l que Sayda M i r i a n y doña A n a de Austria se viesen. P e r o no había creído nunca n i que doña A n a sufriese una impresión tan terrible a l ver a Sayda
 // Cambio Nodo4-Sevilla