Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 26 D E E N E R O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 35. opone desde luego a la decisión relativa a la participación en el Poder. Igualmente se declara contrario a las opiniones de los comunistas, igual que a las de los que preconizan a toda costa las necesidades de la defensa nacional. E l señor Paul Saure, a continuación, se muestra opuesto a la actividad moscovita. P o r último, el S r Ranaudcl se declara partidario del mantenimiento de la unión del. partido, y dice que se niega a ser victima de las maniobras nacionalistas. París 25, 10 noche. E n la sesión celebrada esta tarde por el Congreso Nacional Extraordinario, el Sr. Campere- Morell, d i putado por el Gard, pronunció un discurso, en el que dice no comparte la opinión de los adversarios de la participación en el Poder, pero declara que es todavía demasiado pronto para que el partido socialista francés suba al Poder. Añade que ¡a posición de los Gobiernos socialistas de otros países, el belga, por ejemplo, es mucho más fuerte que l a de los socialistas franceses. E l Sr. Salengro, diputado del Norte y a l calde de L i l a defiende la tesis de la participación en el Poder y combate los argumentos de la actual mayoría parlamentaria. Interviene después el Sr. Groussaus, d i putado del Norte, y se produce un violento incidente entre el Sr. Morín, adversario de la participación, y otros miembros del Congreso. E n este momento penetra en el salón de sesiones el S r Vandervelde, ex presidente del Consejo y ex ministro de Negocios Extranjeros de Bélgica, quien es saludado por una imponente ovación. Otro orador interviene para denunciar el peligro de una Europa capitalista unida, sobre lo cual piensan algunos en una doble hegemonía: la del general Weygand y la del general von Steck, por la otra. una fase de franco desarrollo, es necesario y esencial adoptar un conjunto de medidas concretas y realizables en el plazo máximo de cinco a seis años. Estas medidas exigirán gasto no inferior a seis millones de l i bras. E l conjunto de las medidas que desde hace tiempo están en estudio comprende obras de puertos, ríos, ferrocarriles, carreteras, telégrafos, construcciones de nuevos edificios e institución de un Banco de F o mento que facilite créditos a la agricultura y a la industria. También se requiere urgente intensificación colonial portuguesa en la altiplanicie del Sur de Angola. E l ministro de Negocios Extranjeros quedó autorizado para nombrar una Comisión, para tratar de asuntos referentes a la v i sita de S. M el Rey D Alfonso X I I I L o s nombres de las personas designadas aún se desconocen. ESTRENO D EU N A V E R S I Ó N D E AZQR 1 N Maya M a d r i d 26, 3 madrugada. Azorín, que avala con su autorizada firma l a adaptación da Maya, ha confiado las primicias de su estreno en M a d r i d a l a capacidad creadora y a la sensibilidad artística de L o l a Membrives. Anticipémonos a decir que Maya, l a comedia de Hantdillón, no es una obra vulgar, una de tantaschrdlu fñyp vbgkqj xzfiflllú nomía y sin color, de las que se agrupan en el baratillo de la escena. Maya, segunda parte de una trilogía marítima que se inicia en Cyclone, es la obra de un escritor y de un poeta, que ha hecho de la humana y profunda verdad de l a vicia, a las veces cruel, una expresión lírica, cordial y piadosa, que tiene cierto acento de color y de misterio. Requiere, por lo tanto, INDIA una calidad interpretativa de fina percepción. Más que externamente Maya, emerge ínOtro choque sangriento en la 1 ndia tima y se afirma en su acción interior, reveladora de la pasividad de la mujer al ser Allahabarl 25, 10 mañana. E n la ciudad apreciada como materia plástica, fácil a los de L a r se ha producido un sangriento chodeseos del hombre. Este es el ideal sentique entre indostánicps y musulmanes, en el mental ele- Maya, insumido por un crítico que hubo dos muertos y numerosos hefrancés al decir que l a mujer es como un ridos. oasis al que se acercan los viajeros enfebrePORTUGAL cidos para calmar su ardiente sed Maya es la hembra que hace de sus graE l nuevo Gobierno se ocupa de cias libre y placentero mercado. Desde la Angola. Ante el viaje del Rey de puerta de su mancebía, próxima a l a desembocadura de un puerto del Mediterráneo, asEspaña pira con deleite el- aire salobre del mar y Lisboa 25, 4 tarde. (Crónica telegráfica. tiende sus brazos a los que llegan, marinos E l primer Consejo de ministros trató de va- de todos los mares, hombres de todas rios e importantes asuntos, especialmente las tierras, ofreciéndoles el agua de Venus referentes a la crisis económica de la propara refrescar sus fauces secas. vincia de Angola. E n l a nota oficiosa, que N o se juzgue por esto que Maya es simes muy extensa, entre otras cosas se dice plemente una mujer prostituida. E n ella no que, reconocido más de una vez que para es todo vibración y lascivia, o lamentable i n la colonia Salis el estado de crisis que vieconsciencia de sus apagados sentimientos, ne atravesando desde hace tiempo entra en i yermo espiritual sin horizonte alguno. MaCon motivo del éxito de nuestro Ibalance, y queriendo hacer partícipes de nuestros beneficios a l a distinguida clientela de los grandes almacenes ya justifica en los momentos de convivencia entre sus compañeras de servidumbre, a las que educa e instruye en las labores del hogar, como una honesta burguesita, y a las que, dadivosa, ayuda en sus necesidades, aquella frase de H e m e Y o he visto mujeres sobre cuyas mejillas el vicio parccia pintado de rojo, guardar, escondida en su corazón, la pureza de un cielo azul. Así es Maya, especie ele alegoría, que en sus diversas metamorfosis se muestra con cantos encantadores, apariencia que puede ser en la ilusión del hombre la realidad perseguida en vano cerca de otras mujeres. E l l a como en un fenómeno de espejismo, es en una y varias múltiple reproducción de una misma imagen que tuviera diversas almas. E l l a es la mujer y las otras mujeres; vaso impuro y al propio tiempo sugeridor de bellos ensueños, que se desvanecen al fin soterrados por la mísera realidad. E n estas transfiguraciones de su vida se contiene el sentido poemático de Maya, representada, en suma, por una sucesión de momentos; es historia sentimental de una pobre mujer, historia iluminada por un suave destello de poesía entre las sombras de un naturalismo zolesco y desarrollado en tres actos, divididos en un prólogo, nueve cuadros y un epílogo, por la índole de su curso dramático. E n cuanto a su estructura y a su m o r a l ya expuso Gantdillon, cuando Maya fué estrenada en el estudio de los Campos Elíseos, de París, sin las modificaciones introducidas posteriormente por el autor, unos oportunos comentarios: H e tratado el asunto, dijo, con todo el pudor soportable y aunque frecuentemente el lenguaje es agrio, el gesto osado y pleno de emoción sensual, creo haber sofrenado lo que hay de instintivo en los personajes. Las pecadoras de Maya no son, al fin, n i más n i menos pecadoras románticas que las que salieron a los golpes de g o n g del naturalismo E n la fiel y respetuosa versión de A z o rín, aparecen suavizadas, sin perder su equivalente sentido, algunas frases y conceptos, de una crudeza que el público hubiera seguramente rechazado, y que, no obstante, admite por esos tabladiílos, en obras, cuya procacidad no está amparada por el arte. Así y todo, fueron protestadas algunas frases, y contra estas manifestaciones de una parte del auditorio se alzó el resto, aplaudiendo ostensiblemente. Otros varios incidentes se produjeron durante la representación, y en ios. pasillos, mientras l a gente fuma el pitillo de los comentarios, hubo acaloradas discusiones. Buen síntoma. V o l víamos a las noches famosas de estrenos de apasionadas opiniones, preferibles siempre a l a indiferente actitud que, con rarísimas excepciones, se advierte ahora. Azorín, cuya presencia fué reclamada, agradeció los aplausos del público, aplausos que transmite al autor de. Maya. Olvecesnos al precio increíble. Esto, repetimos, no es un R E C L A M O sino un obsequio para 5- A 12 PI d? e e s p á p M ¡l l a IÍBI l l e n o fe borra y essalcjastado. los clientes de l a casa BEN 1 TEZHERMANOS Federico cié Casfro, 6 8 Teléfono 26199