Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lea usted Blanco y Negro Actualidades C r ó n i c a g r á f i c a de E s p a ñ a y extranjero. El Teatro, el Cine y los Toros C r ó n i c a s de l a s e m a n a A r t í c u l o s varios. U N D E R W O O D ú l t i m o m o d e l o g a r a n t i z a d a s 625 pesetas. M á q u i n a s R O Y A L R E M I N G T O N C O R O N A y otras, a precios a ú n m á s bajos. Visite esta Casa. E l m a y o r surtido en m á q u i n a s nuevas y r e c o n s t r u i d a s A l q u i l e r y r e p a r a c i ó n de máquinas de t o d a s m a r c a s E N R I Q U E L Ó P E Z P U E R T A D E L S O L 6, M a d r i d Almorranas- Varlces- Ulceras C u r a c i ó n r a d i c a l g a r a n t i z a d a sin o p e r a c i ó n n i p o m a d a s N o se c o b r a h a s t a e s t a r c u r a d o C l í n i c a d o c t o r Tllanes. H o r t a l e z a 17. o r a l í z q d a 10 a 1 y 3 a 7 MADRID ¡P o i- 50 p e s e t a s! V a j i l l a fina b l a n c a p a r a seis c u b i e r t o s S e r IJÜQ v i c i o c a f é seis t a z a s C r i s t a l e r í a g r a b a d a c o n i n i c i a l o flores, precioso j a r r o tapa niquelada. V i n a g r e r a pie n i q u e l a do y p r e c i o s o cenicero. ¡7 1 p i e z a s! ¡C u i d a d o! ¡T o d o p o r 50 p t a s N o e q u i v o c a r s e C A R L O S V E L E O L A C o n c e p c i ó n J e r ó n i m a n ú m 13, M a d r i d P r o v i n c i a s pedid c a t á l o g o s Regalos p r á c t i c o s a nuestros c o m p r a d o r e s t o d o s los d í a s de l a s e m a n a GARANTÍA ABSOLUTA Por bario en el válvulas su filamento especial, al metálico, mercado y siendo mundial, único estas in- Gente Menuda Historietas, cuentos infantiles. Deportes Amplias informaciones ilustradas. para T. S. B. dan satisfacción. superable Un ensayo les Pídanse folletos y convencerá. catálogos a Gran Mundo Vida social. Residencias aristocráticas. LAMPARAS TUNGSRAM Madrid, M O N T E R A Apartado Barcelona! Diputación, 10 1.039, 280. La Mujer y la Casa Modas. Labores. E l arte en el h o g a r Planas en Color preciosa y acreditada tienda, en el m e j o r sitio capital andaluza. A m p l i a s facilidades pago. A p a r t a d o 922, MADRID 228 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ E L PASTELERO D E MADRIGAL 223 -E l cardenal Granvela; yo soy, para serviros, secretario de su señoría, y me llamo Baltasar de Alvarado. -Buen apellido tenéis. -Vengo de buena casa. -Paréceme que tenéis más de soldado que de secretario. -He andado mucho tiempo en las guerras del Rey nuestro señor, y he sido y soy capitán de infantería pero cánseme de la mala vida de campaña y de las malas pagas, quitando el peligro, porque en esto no se para el buen soldado, y acomódeme con el cardenal Granvela, que es un excelente señor, y con el cual estoy a pedir de boca. ¿Y qué encargo os ha dado su excelencia? -dijo Santillana, que estaba impaciente, aunque, por sostener su tiesa gravedad, lo disimulaba. -E l cardenal mi señor- -dijo Alvarado- que sin duda tiene a vuestra señoría en mucho, por lo que de vuestra señoría, me ha dicho, os besa las manos y os entrega por mi medio estos dos pliegos, para traer los cuales y otro del Rey nuestro señor que acabo de dejar a la excelentísima señora doña Ana de Austria, he venido inmediatamente a Madrigal. Baltasar Alvarado miró el sobrescrito de tres pliegos que había sacado del interior de su coleto, y dio dos de ellos a Santillana. ¿Y para quién es ese otro pliego que os guardáis, señor Alvarado? -dijo Santillana, que no pudo contener su deseo de saber a quién iba dirigido el otro pliego. -Del Rey nuestro señor, para el presidente de su Real Chancillería de Valladolid. Inquietó esto al alcalde, porque vio que el asunto se presentaba serio, como no podía menos, siendo un asunto en que tomaba parte el Rey don Felipe; pero disimulando la impresión desagradable que aquello le había causado, abrió el pliego, sobre cuya nema se veía el sello de las armas del cardenal Granvela, como si hubiera temido abrir antes el pliego del Rey, en el cual no sabía si estaba guardada para él una desgracia. A la cabeza de aquel pliego se veía la cifra de Jesús, María y José. or bajo se leíaj r ese hombre a quien una mujer se consagra en cuerpo y alma, y su cabeza ardía por ceñir la Corona de Portugal. Sayda Mirian, entretanto, sufría y lloraba, a pesai; ...PORQUE FELIPE) II, COMO TODOS L O S D É S P O T A S DIFÍCIL DE SATISFACER... ERA M U Y ie las protestas de amor de Gabriel de Espinosa; le veía profundamente preocupado, y dudaba; temía que al cabo aquella mujer que representaba su ambición le enloqueciese, Je hiciese olvidarse de fila