Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E l Sr. Carrera me Invita á detenerme un instante en su despacho y me ofrece el l i bro de firmas de la casa, en el cual leo autorizadas opiniones de personalidades extranjeras que proclaman, sin rebozo, las excelencias del hospital C i v i l de Málaga, equiparándolo a los mejores de Europa. Algunos otros comentarios de españoles descubro: el del infante D. Jaime, el del Sr. Yanguas, el del doctor Novoa Santos. Copio el de este último, que sintetiza mi propia opinión, con más autoridad: A p e nado de ver tanto hospital deficiente, al visitar este de Málaga sólo asoma a los labios una palabra: maravillado. Envío: A l Sr. D. Juan Luis Peralta, presidente de la excelentísima Diputación malagueña, cuya gestión elogian con sincero júbilo todos sus paisanos; y al señor d i putado visitador, D. Antonio Gómez de la Barcena, quien merece que sus nobles esperanzas se conviertan en realidades para bien de los pobres que hallan amor y cuidados en. el hospital C i v i l de Málaga, modelo de instituciones y orgullo de la provincia. MANUEL PRADOS Y LÓPEZ í TA LKIE S Una casa romántica de Madrid N o ya ilusión, verdadera impaciencia existe por la llegada de la fecha en que ha de conmemorarse el centenario del Romanticismo. i: no tardará, puesto que se eligió como la más significativa aquella del estreno de Hernani. i A qué obedece que siga fascinándonos este movimiento artístico? Sin duda a que no murió del todo. H a y incluso quien afirma que estamos en pleno Romanticismo, no habiendo cambiado sino el gusto por los accesorios. Donde antes cantaba el ruiseñor a la luz de la luna, se oyen ahora los bines en la vaguedad de la iluminación indirecta. Modestamente, mejor dicho, respetuosamente, insinuaría yo que lo que desapareció fué algo más importante que la ornamentación: por ejemplo, el desinterés y el apasionamiento de los románticos. Y en cuanto a eso de los accesorios, de la misma manera que me parece insuficiencia el no estimar las actuales novelerías, creo absurdo desoír o no ver al ruiseñor y la luna, que siempre serán deliciosos hasta lo inefable. Falta sinceridad, y he ahí otra característica de los románticos, también desvanecida. U n caso: publicó un poeta nuevo un himno al torbellino de las modernas ciudades, con su vertiginoso automovilismo. U n día que íbamos juntos el vate y yo, hubo que atravesar una raizada, entre los coches, y mi camarada hizo que la cruzásemos por un paso subterráneo, porque era peligroso caminar por irriba. Pero a lo nuestro, o sea el centenario, que iiás que una exhumación como la de las cenizas de un héroe, semeja la vuelta a la actividad de un adormecido volcán. España contribuirá de seguro al éxito de as fiestas. Le corresponde un lugar de preferencia y honor. E n ella y en grandes figuras nuestras se inspiraron los innovadores alemanes v franceses, con cuyas obras rivalizan las de los románticos de casa, y he ahí otro motivo para que nosotros asistamos al concurso. E l principal, sin embargo, está en que por aquí se vivió de acuerdo con las teorías, y vaya una prueba definitiva: el pistoletazo de Fie aro. Pistoletazo que demuestra que, no sólo se vivió conforme al credo del momento, sino que con igual lógica se moría, y esto ya es más difícil. Hay un antecedente que garantiza el l u cimiento tic España en la ya inmediata i n vocación de rS. m E l que supone el Museo Romántico de Madrid, ideado y realizado E L HOSPITAL CIVIL D E MALAGA I LOS VIEJOS ABANICOS D E L A S ESBELTAS PALMERAS R E N U E V A N LÁNGUIDOS CABECEOS... 2, PABELLÓN D E A L I E N A D O S 3, UNA H O S P I T A L MODELO. (FOTOS M U R I L L O CARRERAS) SUS R U M O R E S E N D E LAS SALAS D E L
 // Cambio Nodo4-Sevilla