Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 8 C MAfiÍTÉS 38 DE ENERO DE 19 30. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. P A G 32. sino por el tacto que se precisaba y el agu- j R e a l M a d r i d cuatro tantos; B a r c e l o n a zamiento de todos los sentidos, en un par- F C uno tido que se iba deslizando tan competido. ¡Barcelona 27, 2 tarde. Cuando el equipo Salió airoso de su cometido, ligeramente barcelonista salió al campo con una alineabenévolo con el equipo forastero al pasar ción un tanto extraña, el público acogió a las faltas en el área que se cometieron dulos equipiers con una pita estruendosa y perrante el acoso bético, y débil ante Quincosistente, que, en parte, era censura por su ces, cuando éste protestaba el segundo tropiezo del domingo anterior frente al E s tanto. pañol, y, en parte también, un aviso ante Los equipos se alinearon así: el resultado adverso que se barruntaba para Deportivo Alavés: Beristain; Ciríaco, este partido, en que los adictos al Club azul Quincoces; Rey, U r q u i r i M i r a n d a Cresgrana no las tenían todas consigo. Pero si po, Calero, Olivares, Areta y Antero. en rigor los barceloneses se temían un nueReal Betis Balompié: Jesús; Tondo, Jevo tropiezo, n i por pienso llegaban a suposusín; Regueiro, Angelillo, A d o l f o A l t u ner, no obstante su pesimismo, que él resulna, Enrique, Herrera, Aranda y Manotado del encuentro les. fuera tan desfavoral m. -X. ble. Desde hace mucho tiempo- -años quizá- -el Barcelona no había perdido en sti E l A t h l e t i c de M a d r i d fué vencido p o r campo por cuatro a uno, como ayer, pues el resultado de cuatro a cero con el Español, el A r e n a s de G u e c h o p o r tres tantos a uno la jornada anterior, lo fué en el terreno del M a d r i d 27, 4 tarde. Cuesta abajo. -Sin adversario, y es justo reconocer que la vicmúsica, de tango, pero con rapidez extratoria del M a d r i d ha sido merecida y a l t a futbolística. E l bando athlético, que inició mente meritoria, porque no importa que el las contiendas liguistas con una tan subBarcelona diera en muchos momentos la i m rayable regularidad, se acomoda ahora enpresión de un mayor dominio y, en general, tre los colistas, en pugna con el Racing empujase más, para que ello nos lleve a santanderino y el Europa barcelonés. Son afirmar que jugó mejor que su- adversario. los equipos que disputarán el honor de ceE n fútbol la codicia desordenada y sin técder al vencedor de la segunda división el nica es un valor negativo, y lo que hizo el lugar codiciado en la primera. Pero aún Barcelona no fué más que ésto: empujar sin nos queda la esperanza de que los rojiblantáctica n i coherencia alguna. S u línea decos puedan recuperarse y conservar l a silantera no llegó a entenderse nunca, y los tuación. medios jugaron con voluntad, pero compleP a r a empujar por la pendiente a los tamente desorientados por el juego desarroathléticos han coincidido buen número de llado por la delantera madridista, que tuvo circunstancias, y, entre ellas, las lesiones momentos de gran inspiración, especialmente que excluyeron a varios de sus hombres en la primera parte. S i n embargo, el verdamejores. Frente al Arenas, el defensa Oladero creador de la victoria fué Rubio, que so y el medio centro Ordóñez no han poen este partido se mostró desconcertante y dido alinearse, y el equipo fué descomgenial, siendo el alma, no sólo de la delanpuesto por sus dos mejores líneas- -nunca tera madridista, sino de todo el equipo. mejor empleada la palabra- -por la pista Rubio, tocado de la gracia de la oportunianegada, víctima del temporal, tanto como dad, tan importante en fútbol, y animado de su desconyuntada y prudente acción. de una voluntad y un coraje propios de un El partido. -Poco menos que nada. E s novato, fué el único hombre que en el camdecir, la clásica hora y media de juego, po concibió la única táctica posible y supo distribuida en las proporcionales carreras, realizarla con- magnífica seguridad. Primefaltas casi todas de la más elemental orienro, un juego movible y rápido de la delantetación técnica. ra, por medio de combinaciones sencillas y E n la primera parte, el Arenas marcó sobrias, a fin de salvar el obstáculo que sigsu primer tanto, transcurrido un cuarto de nificaba el campo encharcado, en el que las hora. pelotas rasas naufragaban en grandes laguFalló Gurruchaga el disparo de un remanas; y, luego de asegurarse la victoria, una te, pero la pelota, recogida por Menchaca, táctica defensiva secundada por escapadas rápidas y audaces. cruzó l a meta, fuerte y bien impulsada. M u y cerca del término del tiempo, en un Después de Rubio, el que contribuyó más acoso athlético, todos procuraron disparar a la victoria madrileña fué Quesada, vallacon la peor puntería posible, y al cabe, dar infranqueable, codicioso y valiente siemCosta rectificó las equivocaciones de los pre, y después Lazcano, que si bien no actuó amigos y disparó el schoot imparable. brillantemente, jugó con eficacia y rindió Dominan los areneros en la segunda m i todo lo que de él podía esperarse, siendo, tad, cuando el barullo y chirimiri pusieion como Rubio, delantero y medio al mismo la pista en condiciones. Entonces acrecentiempo. taron los afanes norteños cuando caían los E l Barcelona comenzó atacando con brío de los locales. Hundimiento definitivo de y a los pocos instantes ya había puesto los rojiblancos, que se defendieron torpecerco a la puerta madrileña. Se tira contra mente y que no encajaron mayor número ésta un comer, y después de un flojo despede tantos, porque los bravos vascos dispaje de Peña, coge el balón Rubio, que, en una ran muy raramente. Su segundo goal fué arrancada formidable, doble alarde; soberbio una. salida en falso de Cabo, bien aprovede serenidad y de dominio, avanza todo el chada por Gurruchaga, y el tercero un puncampo sorteando a medios y defensas y lanza terazo raso y cruzado del mismo delantero, un tiro colocado, que logra el primer tanto. cuyo tiro sorprendió al guardameta, tal vez Poco tiempo después hay una combinación lucidísima de la delantera realista, y tapado por la aglomeración de defensores y López remata muy bien, obteniendo el seatacantes. gundo tanto. U n arbitraje malo- -queremos decir poco éxito en la apreciación reglamentaria- -de E l Madrid se impone desde este instante, Vilalta, y un tiempo inclemente- -lluvia, y juega a verdadera maravilla. E l Barcelofrío riguroso- -fueron notas complementana va cada vez más de cabeza, aunque no rias- -color gris- -de la última y modesta disminuye su desordenado ímpetu, pero, jornada liguista matritense. -Juan Deporcuando faltaban cinco minutos para acabar el primer tiempo, Lazcano aprovecha una j u tista. gada iniciada por Rubio, y logra el tercer Athletic: Cabo; Moñones, Hiera; Contanto. de, Santos, Arteaga; Lecube, Marín, Cuesta, Peiro y Costa. E n el segundo tiempo, el M a d r i d juega a la defensiva y el Barcelona se muestra Arenas: Zarraonandia; Llantada, A r r i e arrollador, aunque ineficaz. S i n embargo, en te; Alaurre, Urresti, B i l b a o Saro, Riveuna melée ante la puerta madrileña Bestit ra, Gurruchaga, Menchswa y Echevarría. logra el único tanto para su equipo. Y el Madrid no tarda en replicar, obteniendo el cuarto y último tanto, obra también de Lazcano. E l Barcelona ataca furiosamente hasta el final, pero la defensa del M a d r i d frustra todo intento. Quintana arbitró con acierto, aunque tal vez pecó de meticuloso. Los equipos se alinearon por el orden siguiente: Barcelona: P l a t k o Saura, M á s Martí, Arocha, P e d r o l Diego, Goiburu, Sastre, Bestit y Parera. M a d r i d V i d a l Morera, Quesada; Prats, Esparza, Peña; Sanmiguel, Lazcano, Rubio, López y Olaso. H a y que hacer mención de V i d a l que tuvo una actuación formidable y excepcional. R e a l S o c i e d a d d e S a n Sebastián, u n tanto; Deportivo Español, cero de B a r c e l o n a San Sebastián 27, 3 tarde. Los equipos, se alinearon en la forma siguiente: Real Sociedad: Izaguirre; Zaldúa, Dévaj Amadeo, Marculeta, Ayestarán; K i r i k i Ma- riscal, Cholín, Bienzobas y Y u r r i t a Español: A z n a r Sarasqueta, De M u r Espino, Solé, T e n a Ventoldrá, Gallart, Álamo, Zamoreta y Juvé. E l equipo donostiarra hace buenos avances, pero, al llegar a la hora del remate, el fracaso de los delanteros se pone de manifiesto. Los españolistas siguen haciendo arrancadas peligrosas, sin lograr el dominio sobre los locales. E n la segunda mitad, en una arrancada españolista, hay un falló de la zaga, y Jesús interviene, parando justamente la pelota. Se tira un castigo contra los catalanes, y después de algunos avances indistintos, los españolistas atacan, fallando lamentablemente Zaldúa, quien a poco manda la pelota a su goal. Gracias a la oportuna i n tervención de Jesús, que mandó el balón a córner, se pudo evitar un tanto para los españolistas. Marculeta pasa a la línea de ataque; Ayestarán ocupa el puesto de medio centro, y Mariscal ocupa el de medio ala. Los locales dominan netamente. Cuando faltaban cuatro minutos para terminar, sobreviene el gol. Avanza la Real, y recibe el pelotón Y u r r i t a éste pasa a Cholín, quien falla, recogiendo la pelota Marculeta, el cual se interna, y, a dos metros del gol, lanza un tiro formidable, metiendo el pelotón en la red, y marcando así el único gol de la tarde. A l fin, cuando i n i cian los catalanes otro supremo esfuerzo, el arbitro da por terminado el encuentro, con el triunfo de los realistas donostiarras, por un goal a cero. Athletic de B i l b a o cuatro tantos; R a c i n g de S a n t a n d e r cero Bilbao 27, 3 tarde. Los equipos se enfrentaron así: Athletic: Blasco; Careaga, Castellanos; Pichi, Muguerza, Roberto; Lafuente, Zaragorry, Unamuno, C h i r r i I I y Gorostiza. Racing: Joven; Santiuste, Mendaro; H e r nández, Baragaño, L a r r i n o a Santi, Loredo, Osear, Larrinaga y Anús. E l dominio absoluto del Athletic y el ventarrón que ha soplado durante todo el día, fueron causa de que no se vieran jugadas estimables. E l encuentro terminó con un resultado de cuatro a cero a favor de los bilbaínos, siendo los goals marcados a razón de dos en cada tiempo. E l primero lo marcó Unamuno, recogiendo un centro de Lafuente el segundo, P i c h i el tercero, Zaragorry, y el cuarto, Gorostiza. E n el segundo tiempo, C h i r r i lesionó de una patada a un medio montañés por cuya
 // Cambio Nodo4-Sevilla