Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 29 D E E N E R O D E 1930. E D I C I Ó N y Congresos, que fían el valimiento de un Estatuto legal al cambio de l a mentalidad del país, sin caer en la cuenta de que éste debe preceder a aquél para su mayor eficacia, pues sabido es ¡ue aquí ci orden de factores suele alterar el producto. Líbreme Dios de regatear méritos al notabilísimo intento, de reunir en un esfuerzo colectivo, v, por tanto, más poderoso, la acción de gobernantes, maestros, sacerdotes y padres de familia, a fin de poner coto a la ineducación e indisciplina ambientes. S i bien hubiera sido preferible llamar a las cosas por sus nombres, empezando por decir que la ausencia de Dios en el hogar ha socavado los cimientos familiares y sólo con su vuelta recobrarían la solidez perdida, no por esto lia de atenuarse el magno interés que implica la feliz tentativa. E l hecho de que una nación tan adelantada como a de Bélgica en punto a instituciones protectoras de la familia, incluyaentre las solemnidades conmemorativas del centenario de su independencia la celebración de un Congreso que tensra por mira principal fomentar la educación religiosa, social y ciudadana y ostente carácter internacional para que la colaboración de todos ayude al remedio de un mal croe a todos acucia, es profunde. mente ejemplar y sintomático. Cuando, no hace todavía muchos años, el concepto de familia s gniccaba una plenitud, una consistencia una solidaridad inefables; cuando ci hogar era. un reducto íntimo regulado por la ieratcjma v ia cl: cipbua y vivificado por el amor, hr. h- ica servido este Congreso para la consolidación y afianzamiento de los v nculos familiares; nías hoya (i n el 11 a r i e mecái c í e u 1 1 e) de is e frencia 111 c s s o 1 t 1 1 1 D E ANDALUCÍA. PAG. 6 riíu eq 1 11 1 i jo mo que, viéndose morir, se esfuerza en ponerse a bien con Dios. lis urgentísimo, todos lo reconocen, restablecer el sentido familiar y cristiano, que, por haberse resquebrajado v roto en algunas naciones, porque se resiente y bambolea en otras, la sociedad cruje estremecida en lo más hondo y delicado de su estructuración; en la entraña misma del ser social. Vientos y granizos dieron de golpe muchas veces sobre el árbol sagrado de la vida; pero, firme el tronco y poderosa la raíz, resistía ios embates, hasta que el bárbaro i n dividualismo que religiosamente culminó en el libre examen y socialmente en la concepción rusoniana, trocando los valores de! Derecho, vino a levantar al individuo sobre la familia, que empieza a ser desde entonces instrumento del apetito personal. Crisis de estabilidad en la familia; crisis de fecundidad en el matrimonio, porque a la mentalidad de Cristo se obstinan en oponer la de M a l í h u s crisis de educación entre padres e hijos. A g u a despeñada en torrentera de concupiscencias, lumbre y ardor de fiebre en hoguera de pasiones. E n el orden económico, la concepción individual del trabajo, la mujer y el niño ruedas de una máquina en la fábrica la casa obrera, zaquizamí o tugurio engendrador del odio; el trust capitalista, sobre el taller familiar; en ei orden legislativo, la exaltación estatista, que absorbe y monopoliza libertades religiosas y funciones económicas y docentes; la que pone en pie de igualdad matrimonio y prole legitimas con amichas que nacieron en las tinieblas del p ado cial; en el dominio de las ideas, el i e o 1 divorcio, a la libre disposición t d c i o, a la esterilidad voluntaria y al difusión a mansalva en periódi- eos, cátedras y libros de las prácticas concepcionistas, ele la maternidad libre... H e aquí las resultantes de una ideología que cristalizó en ia fórmula ya vulgar tengo derecho a vivir mi vida la que en buena lógica lleva a la conclusión de que no es la ajena sino un medio que se utiliza para ei servicio propio. Pero, ¿es que se anticipa la Cuaresma? -dirá acaso alguno de mis lectores- Esto, más que un artículo periodístico, parece un sermón. Pues quien pone el paño al p u l pito no es precisamente un clérigo. Antoine Redier, escritor francés, nada sospechoso de clericalismo, acaba de publicar un libro, Mes garcons ct vos jilles. A la hora presente -viene a decir- en que ia vida es áspera y dura, hombres y mujeres están expuestos a terribles tentaciones. L a bribonería triunfa y se manifiesta cínicamente. T a n difícil resulta ganarse honradamente la vida, que hay quien prefiere ganarla sin hacer caso del decoro, y hasta envaneciéndose de ello. Sombrero en mano se saluda a los pillos, y con las sobras del pillaje se abastecen las mesas. N o hay honor ni carácter. Ciertamente que en todo tiempo hubo gentes ruines mas, por ser dulce y llevadera 3 a vida, quedaban al margen de l a sociedad. Constituían el desecho social v carecían de consideración. Las responsabilidades de ia paternidad se han acrecentado de tal modo, que sólo fortaleciendo el alma de los hijos por medio de una educación religiosa se dará con el único y verdadero remedio. Pues a realizar esta labor, en cuya urgencia coincide el parecer de sociólogos, políticos y moralistas, -tiende el Congreso i n ternacional de Lieja. E l programa comprende diversos temas v secciones: estudio científico de! a infancia, métodos prácticos de m u n d o M e refiero a l a C O L O N I A M U D E J A R (1) Te 1 a recomiendo. E s a i s o c h i c y g enuinamentc español. ¡A g r a d e z c o el concejo... T e l o g i a r t e pero sabes que noto en tus ojos un no s é q u é e x t r a ñ o que los iiaee m á s bellos e i n t e r e s a n t e s C a s i clan ganas de enfermarse como tú, p a r a t r i u n far en la c o n v a l e c e n c i a -No os preciso p a s a r esos m a l o s ratos. E s suficiente CHARLAS DE íimklik Chiquilla, no lo algo p o r c o z vssÍ! É csSe. -Pero, chiauilla, ¿q u é ha Eido eso? -Pues, y a ves. u n a f r í o l o r a h m m e e é c o n un c a t a r r i t o do n a d a y a c a b é en los u m b r a l e s d e l erro m. rmdo, ¡Qué atrocidad... ¿Y a eso l l a m a s u n a t v l o l e r a? -E s que f r i o l e r a vioiio cío t r i o ¡V a m o s! V e o que a ú n t i e n e s h i n r m r N o has p e r d i d o r: i siquiera, ese e c l i e i o tso c o l o r r o s a de tus un dulas, -L o que no ha perdido es m i c a j i í a de COdÁXiid í iKC O M P A C T O ni Jara) de 5 ¡os a s (1) SlemiJre e s t á u n a m e j o r as! ¿N o e r e e s C o n osla balita azul y raí poc o o i e ü i en l a c h i m e n e a n i r e o l a iuisíOn de que oy c n a p r i u c c s U a de I l u b é u cenvaieeiente. -Stdlo que, en vez de olor a l i r i a s y a. n e n ú f a r e s e s t á s e n v u e l t a en una r e g i a a u r e o l a de exquisitez. -A u r e o l a do l a que p u e des t a m b i é n rodearte. Se jrra. l i le i i i a n u e v a c r e a c i ó n de la. m o d o r r a p e r f u m e r í a que, ce. t i n c r e a r i s t c c r a e i a y porrean c a c i a. c o m p i t e con les p r i m e r a s del 1) Caja con ¡rota, 1,23. r: o s Lz r r f A i i t r J m s n l e Siis para e l maquillase s e eos Jeblos, p r o d u c e ¡a m a s molestes ni resesamlento. 3 a i s ssnsaei m d e l a bsEieza nafturaS y es d e xSraQKÍiiisFla permanencia. Homo de S á n d a l o (2) p a r a el m a q u i l l a s e de ios ojos. D i b u j a n a c a p r i c h o i a seducción. -M i r a p o r d ó n d e en l u g a r do h a c e r t e u n p e q u e ñ o í a v o r con m i v i s i t a eres t ú l a que m e lo haces, y g r a n d e B u e n o me vas a. p e r d o n a r N e c e s i t o antes de v o l v e r a casa, saluda. r a üvlarujida. ¡C u á n t o v a a sentir que no v e n g a s ¡T e c o m padezco, q u e r i d a! ¡Debes estar de m é d i c o hasta, a q u í! ¡Y m o parece que lo v o y a tener para toda la vida! ¡N o d i g a s eso! -L e voy a tener toda la v i d a p o r q u e se me h a d e c l a rado, F i f í se me h a d e c l a rado, y ¡e s t a r n o s y a en r e l a c i o n e s ¡Si v i e r a s q u é g a l l a r d o es y q u é i n t e r e sante! ¡P e r o es m u y m a l m é dico! ¿Por qué? -P o r q u e te ha. c u r a d o los bronquios p a r a enfermarte el c o r a z ó n (1) Precio, 2,50, 4,50, 8 pase tas y 15 otas. (2) Precio, 1 pta. y 1,25. con adquirir LAPICES al Fs 2 ctó 8 pQT f, a t i r i ó FLORAUA, S. A. M é i ico