Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 3o D E E N E R O D E i 9 DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉ SIMO N. 8.454 SEXTO 3o. NUMERO 10 C T S SUELTO, F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A L A T R A M I T A C I Ó N D E L A CRISIS. E S T A N O C H E J U RARA E L G O B I E R N O PRESIDIDO POR E L G E N E R A L BERENGUER E l conde de Xauen continúa sus gestiones. E l conde de la M o r t e r a visita al general Berenguer. Hasta mañana no se conocerá la formación del nuevo G o b i e r n o E l nuevo presidente no realizó gestión alguna durante la noche. Importante discurso del general P r i m o de Rivera. Otras noticias. El encargo recibido por el general Berenguer tiene toda la amplitud que corresponde a la significación de su personalidad y a las necesidades de la política en este período difícil; no es misión limitada la del Gobierno que se está formando para dirigir ana reorganización laboriosa y para pervivir la que permita su resistencia en la anormalidad que haya creado. Por eso el general Berenguer se propone constituir un Gobierno de la posible altura y sobre todo con el cuidado de que la selección de los nombres consiga la confianza del país para la obra ministerial, y no suscite recelo sobre la política constitucional y liberal que se le pide, ni el temor de reincidencias en los extravíos del pasado. No se puede improvisar una formación tan cuidadosa como la que procura el general Berenguer y no nos extraña que se prolongue la tramitación de la crisis. En circunstancias normales no solían ser más diligentes estos trabajos. Ni con apremios ni con dificultades de ningún género se debe entorpecer la delicada gestión del general; aunque por lo que va trascendiendo de sus exploraciones haya en algunos las consabidas impurezas de la realidad y quien condicione demasiado y muy discutiblemente su prestación. En los concursos que se solicitan para formar el Gobierno, las excusas, las negativas o las exigencias que no se relacionen con el programadlas que respondan a móviles de personalismo y a porfías de inclusión o exclusión, de nombres, serán inadmisibles y deplorables y descubrirán los temidos resabios del político pretérito. -H e venido porque me unen al general Berenguer lazos de gran amistad; yo seré un ferviente colaborador del Gobierno que forme el conde de Xauen. U n periodista preguntó al Sr. Maura si el Gabinete estaba ya ultimado. Contestó diciendo: -M e parece prematuro hablar aún do nombres. ¿E s usted ministro? -D e mí puedo decir que no hay nada ni sé nada. Por ahora hemos, hablado de diversos asuntos de actualidad, pero sin concretar nada en absoluto. Y el conde de la Mortera tomó su automóvil, despidiéndose cariñosamente de los informadores. porque antes me será materialmente imposible. E l general Berenguer en Palacio H a s t a mañana no se conocerá la f o r m a ción del nuevo G o b i e r n o M a d r i d 29, 11 noche. Después de las once de la mañana llegó al Alcázar el general D. Dámaso Berenguer, y manifestó a los periodistas lo siguiente: -N o hay nada todavía. Estoy en las l a toies preliminares, y como alguna personas están fuera he tenido que telefonearles. Esta tarde acaso pueda decirles algo. U n periodista le preguntó si iría a Palacio esta tarde, a lo que contestó que quizá iría, o, si no, a la Presidencia, y añidió: -Y nada más: siento mucho haber defraudado! a curiosidad de ustedes pero hay que dar tiempo al tiempo. A l salir, a las 12,25, dijo: -N o hay nadi. señores; vuelvo enseguida. E n este momento entraba en Palacio el comandante Monis, el cual llevaba un sobre muy abultado y una carta, entregando ésta al general Berenguer, diciendo: E s t a carta para usted. Poco después salía el ayudante del general P r i m o de Rivera de Palacio, y dijo a los periodistas: H e traído algunos decretos de trámite, atrasados, que estaban pendientes de firma. E l presidente sigue en su despacho A las 12,20 volvió a Palacio el general Berenguer, que hizo las siguientes manifestaciones -N o hay nada. ¿Ustedes han visto alguna vez que se haya formado Gobierno a las dieciocho horas de cesar el anterior, mucho más después de siete años, y teniendo en cuenta que yo soy nuevo? Espero algunas contestaciones pendientes, de provincias. U n periodista le preguntó: ¿V a a estar usted mucho tiempo? -N o voy a estar un momento nada más y me voy a almorzar. N o me esperen ustedes. A la tarde puede ser que les dé alguna orientación. Otro informador le preguntó: ¿Y la lista? -Ñ o está: hasta mañana por la mañana, si acaso, no la podré dar. Como le preguntaran los informadores si iba a volver a Palacio, dijo que sí, porque en su casa sólo tenía teléfono particular, y en su oficina de l a Comandancia General de Alabarderos tenía más fáciles medios de comunicación. -Hasta- esta noche- -dijo- -no se vislumbrará nada en concreto; quizás hasta mañana no se pueda facilitar a la Prensa la Manifestaciones d e l Xauen conde de E l conde de Xauen continúa sus gestiones M a d r i d 29, 10 noche. E l nuevo presidente del Consejo, general Berenguer, se levantó esta mañana muy temprano, y a las nueve celebró varias conferencias por teléfono con provincias, continuando las gestiones empezadas anoche para la formación de Gobierno. E l conde de la M o r t e r a visita al genera Berenguer A las diez de la mañana llegó al domicilio del general Berenguer D Gabriel M a u ra Gamazo, conde de la Mortera, quien mantuvo con el encargado de formar Gobierno una conferencia, que duró tres cuartos de hora. A la salida, el conde de la Mortera se vio rodeado de periodistas, que lé preguntaron el significado de la visita que acababa de hacer al general Berenguer. E l conde de la Mortera se expresó en estos términos: A las once en punto abandonó su domicilio el general Berenguer, saludó a los periodistas y les dijo: -C o m o ustedes habrán comprendido, esta mañana he continuado las gestiones que interrumpí anoche para formar Gobierno. TamWién he celebrado distintas conferencias telefónicas, aunque no todas las que he de celebrar. L o haré después y yo creo que esta tarde podré terminar mis trabajos, que son un tanto lentos, por no encontrarse cerca de mí las personas requeridas. S i lo consigo, podré llevar al Rey la lista. A h o r a voy a Palacio para cambiar impresiones con el Monarca e informarle del curso de mi gestión. Desde el mismo Palacio continuaré las gestiones, porque desde allí me es más fácil hablar por telégrafo y teléfono que desde mi casa. U n periodista le preguntó: ¿E s ministro el conde de la Mortera? -N o puedo decirle concretamente nada sobre el particular, porque vuelvo a repetir que nada tengo ultimado. E l conde de la Mortera es un cariñoso amigo, con quien acabo de conferenciar extensamente sobre los actuales asuntos políticos. ¿V a usted directamente a Palacio? -S í pero después de lo que he dicho, juzgo inútil se molesten ustedes en abordarme allí de nuevo, porque no les podré decir una palabra más. V o y a Palacio, porque no deben ustedes echar en olvido que todavía soy comandante general de A l a barderos. ¿H a r á usted nuevas visitas cuarido salga de Palacio? -Evidentemente. ¿Puede usted decirnos sobre qué hora de la tarde volverá usted a Palacio para dar cuenta de las gestiones? -E s muy difícil precisar el momento, en que terminaré m i tarea; yo creo que de cuatro a cinco de la tarde iré a Palacio,
 // Cambio Nodo4-Sevilla