Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 31 DE ENERO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 16. presidencia del Sr. Yanguas. Después de la deliberación se acordó que el presidente, los dos vicepresidentes y los dos secretarios de nombramiento del Gobierno presenten la d i misión de sus cargos; que los dos vicepresidentes y los secretarios de elección en la Asamblea, pongan sus puestos a disposición del Gobierno. E l Sr. Yanguas envió una comunicación al nuevo presidente, general Berenguer, pidiéndole que le indicara las personas a quienes debe entregar el gobierno de la Asamblea y las dependencias del Congreso y ei Senado. L a jura del nuevo G o b i e r n o L l e gada de los ministros a Palacio Desde mucho antes de las cinco de la tarde de ayer, hora señalada para la jura del nuevo Gobierno, había numeroso público en la plaza de Oriente y a la puerta de Palacio. A las cinco menos diez minutos llegó el general Berenguer, conde de Xauen, acompañado de su hermano y del ayudante. Vestía el general de paisano, y dijo a los periodistas que en sus habitaciones de la casa militar de Su Majestad se vestiría de uniforme. H i z o constar que el suyo era el primer caso de un presidente del Consejo que juraba este cargo con uniforme de comandante general de Alabarderos. Seguidamente subió a la Cámara regia. A l poco rato llegó el Sr. Estrada, de frac, y después el duque de Alba, con uniforme de académico. E l Sr. Matos, de levita, descendió más tarde del automóvil, con el brazo derecho sujeto por un pañuelo, a causa del accidente que hace ocho días sufrió a la puerta de la Embajada de Inglaterra. P o r este motivo no ha podido vestir ni la casaca de su uniforme ele ministro, ni el frac, y Su Majestad le ha dispensado de la etiqueta, autorizándole para jurar de levita. E l contralmirante D. Salvador Carvia llegó a Palacio con uniforme de marino. A la puerta del Alcázar, al salir, del automóv i l notó que había olvidado el sable. Con una sonrisa de contrariedad por su olvido mandó al chofer que fuera al punto a su domicilio a por el arma olvidada. A las cinco menos diez llegó al regio A l cázar el ministro dimisionario de Justicia, D. Galo Ponte, de uniforme, para tomar juramento al nuevo presidente del Consejo. N o habló con los periodistas y derechamente subió a la Cámara regia. Por último llegó el Sr. Arguelles, también de uniforme de ministro. L a fórmula empleada en el juramento Los miembros de! Directorio militar y los ministros de la Dictadura juraron todos sus cargos con la fórmula: ¿J U R Á I S F I DELIDAD A L REY? E n el acto de la jura de ayer se buscaron los antecedentes de los actos análogos antes del golpe de Estado, y todos los ministros juraron con la fórmula: ¿J U R Á I S FIDELIDAD A L R E Y Y A L A CONSTITUCIÓN? Aclaración a unas manifestaciones atribuidas al genera! P r i m o de R i vera Madrid 30, 11 noche. P o r la Oficina de Información ha sido facilitada la siguiente nota oficiosa: Algunos periódicos extranjeros han publicado una información, suponiendo que el jefe del Gobierno español, señor marqués de Estella, en conversación con un periodista norteamericano, y por mediación suya, había dirigido una invitación a todos los judíos del mundo a venir a España. Para evitar los inconvenientes que esa i n formación equivocada puede ocasionar- -ya han empezado a recibirse cartas de judíos solicitando colocaciones y medios para hacer ei viaje y establecerse en territorio español- -se hace constar que dicha información no corresponde a la realidad. E n la entrevista aludida, el presidente del Consejo de ministros, ante las manifestaciones de su interlocutor, se limitó a declarar que estudiaría el asunto con todo i n terés. E s de advertir que la legislación que regula el acceso a territorio español no hace distinción alguna por razón de religión, estando, por consiguiente, en este, concepto los judíos en igualdad de condiciones que los que profesan otros cultos. U n ConsejiSlo. L o s nuevos m i nistros cumplimen an a S u M a jestad la R e i n a Después de la jura hubo un cambio de impresiones entre los nuevos ministros, y después el Gobierno fué recibido por la Reina, a quien acompañaba el marqués de Bendaña y la señorita de Heredia. E l nuevo G o b i e r n o sale de P a l a cio. Manifestaciones del p r e s i dente. L a toma de posesión A las seis y veinte salieron de Palacio el presidente y los ministros. E l general Berenguer dijo a los periodistas -A h o r a les darán a ustedes una nota. Y añadió: -H a jurado el Gobierno y ya no nos reuniremos hoy. Y o iré a tomar posesión de la Presidencia y de la cartera de Ejército, y lo haré sin ostentación y vestido de paisano. M e limitaré a tener un cambio de impresiones con los directores generales del departamento. ¡Uno de los periodistas preguntó al presidente. ¿Cuándo jura el general Marzo? -Llegará esta noche y jurará de diez y media a once. -Y el ministro de Trabajo, ¿cuándo llegará? -E l lunes próximo. Los fotógrafos se acercaron al presidente del Consejo, y uno de ellos se destacó del grupo para decirle: -L o s fotógrafos le necesitamos a usted. ¿S í? dijo el presidente. Precisamente he bajado de uniforme de comandante general de Alabarderos para eso. A h o r a voy a ponerme de paisano otra vez. Cuando el general Berenguer se puso con los ministros en grupo para que se les hiciesen las fotografías, muchas personas, que había en la plaza de Oriente, aplaudieron con insistencia. E l Sr. Estrada subió con el presidente a la Casa Militar para redactar la nota a la Prensa. Antes, el conde de Xauen anunció a los ministros que el sábado habría Consejo. L a ceremonia de la jura Reunidos ya el presidente del Consejo, conde de Xauen, y los ministros que habían de jurar esta tarde, previa la venia de Su Majestad, pasaroi. a la cámara regia, donde se había dispuesto una mesa con un crucifijo, candelabros y los Santos Evangelios. Su Majestad el Rey vestía de uniforme de capitán general, con condecoraciones. N o había Grandes de España de guardia, porque desde la muerte de S. M la Reina doña María Cristina se ha suspendido ese servicio. Hubo la particularidad en el ceremonial de que no asistía como tal el comandante general de Alabarderos, porque era quien juraba. E l mayor general de Alabarderos, señor García Labaggi, que ya se ha hecho cargo del mando de la Guardia, asistió de uniforme, como todos los demás jefes de Palacio. También asistió a la ceremonia el ayudante de Su Majestad, teniente coronel señor Justiano. Con la solemnidad acostumbrada, el m i nistro de Justicia saliente, D Galo Ponte, en concepto de notario mayor del Reino, tomó juramento al general Berenguer. Este luego tomó juramento a cada uno de los m i nistros. E l general Berenguer en Palacio. L i s t a de los señores que forman el nuevo M i n i s t e r i o E l general Berenguer, desde el palacio del duque de Alba, se dirigió directamente a Palacio para conferenciar con el Soberano. A las doce y veinte llegó el nuevo presidente al Alcázar, y a preguntas de los periodistas les d i j o -Señores, todavía no puedo decirles nada. U n informador le preguntó: ¿Trae usted la lista? A lo que contestó el conde de X a u e n ¿C ó m o voy a traerla, si la lista no se hace fuera? A la salida les diré algo. Y sin añadir más penetró en el ascensor. Salió de la Cámara regia a las doce y y einte, y dijo: -Y a tengo la lista, que les voy a leer: Presidencia y Ejército: General Beirenguer. Hacienda e interinamente Economía: Señor Arguelles. Marina: Contralmirante Carvia. Gobernación: General Marzo. Instrucción Pública: Duque de Alba. justicia y Culto: Sr. Estrada. Trabajo: Sr. Sangro y Ros de Olano. Fomento: Sr. Matos. A las cinco- -concluyó el presidente- -jurará el nuevo Gobierno, a excepción del ministro de Trabajo, Sr. Sangro, que está en una Comisión de Trabajo, cuyo nombre no recuerdo ahora, y el general Marzo, que 00 ha llegado todavía, y veremos si llega tiempo para jurar esta noche. L a primera nota de! nuevo bierno Go- E l señor P o n t e sale de Palacio A las cinco y cuarto salió de Palacio el ministro dimisionario de Justicia y Cultos, D. Galo Ponte, a quien los periodistas preguntaron si había terminado la ceremonia de la j u r a a lo que contestó: -Sí. A h o r a han pasado los nuevos m i nistros a. cumplimentar a Su Majestad la Reina. Y o voy a irme a descansar. Creo que nadie negará que tenemos bien ganado el descanso. E l presidente, general Berenguer, y los señores Arguelles y Estrada volvieron de nuevo al regio Alcázar, donde se encontraban los periodistas. E l general Berenguer se dirigió, como decimos, a la Casa M i l i t a r para vestirse de paisano. E l Sr. Arguelles marchó a M a yordomía, y el Sr. Estrada entró también en la Casa M i l i t a r para poner en limpio la neta anunciada por el presidente. A l a s seis y media salió el señor Arguelles. Los periodistas le preguntaron: ¿Sabe usted si tardará mucho en darnos la nota? A lo que contestó el Sr. Arguelles: -N o L a están poniendo a máquina y es cortita. A las siete menos veinte salió el señor Estrada y dijo a los informadores:
 // Cambio Nodo4-Sevilla