Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N o t a s científicas. EL INSTITUTO ALEMÁN DE RADIOFÍSICA alcance telescópico. N o podemos pararnos. Las circunstancias nos fuerzan a girar en el torbellino de nuestros días, y es indispensable aligerarnos de lastre, del lastre plomoso de muchas ideas que nos dejan como clavados en el curso de la Historia. L a hostilidad de los hombres contra las cosas grandes, por temor enfermizo (raegalofobia) y contra las novedades brillantes (cenofobia) es en ellos característica; así, a veces, viven apegados a teorías y creencias de seres cuaternarios, como ias raíces vegetales viven adheridas a la tierra. N o citaremos ejemplos contemporáneos de esta increíble tenacidad con que los civilizados terrícolas rechazan lo nuevo y grande que lleva en sí un germen revolucionario de perfección; sólo recordaremos el trágico proceso de padrinazgo, a l través de dos m i l años de Historia, del principio del movimiento terrestre. Aristarco de Samos, en el s i g l o- n i antes de Jesucristo defendió y a el principio de los movimientos de rotación y traslación de la T i e r r a U n a cita de Arquímedes respecto de la idea de aquel famoso investigador griego hizo abrir los ojos penetrantes de Copérnico dieciocho siglos después; mas el gran astrónomo polaco guardó muy bien esta herejía científica entre las reconditeces de su pensamiento; y cuando, al cabo de treinta años de rumia espiritual, se atrevió E ha inaugurado en B e r l n el Instituto de Investigaciones Radiofísicas, en el cual, no sólo serán materia preferente de estudio los fenómenos actínicos en sí y l a característica de los rayos (frecuencia, longitud de onda, difracción, refracción, etcétera) sino las propiedades de ellos y sus aplicaciones físicas, químicas y biológicas. E x t r a o r d i n a r i o interés ofrece esta fundación para el adelanto y los futuros derroteros de la Física y de la Biología modernas. E l Instituto proporcionará, sin duda, a los hombres de ciencia un copioso venero de observaciones en cuanto toca a Tos efectos de diferentes rayos sobre la materia, organizada e inorgánica; pero también será abundante manantial de conocimientos positivos respecto del influjo de las radiaciones orgánicas sobre los demás cuerpos. E l área, ya casi inmensurable, que v a abarcando el dominio físico de los rayos y las novedades con que a cada momento nos sorprenden el análisis espectral, y el estudio de las radiaciones humanas, exigían un l a boratorio de vasta comprensión experimental, de inclusión de todas las radiaciones conocidas; clamaban por que no se redujera l a observación del mundo a mirar por los oculares de unos mezquinos gemelos de teatro, miopes de la ciencia, sino por la adecuada combinación de lentes que viniera a constituir un anteoio de formidable S EL PROFESOR FRIEDRICHS, FUNDADOR DIRECTOR D E L INSTITUTO UN E X T R E M O Dfi L A S A L A D E O B S E R V A C I Ó N E N E L I N S T I T U T O D E I N V E S T I G A C I O N E S RADIOFÍSICAS INAUGURADO D E BERLÍN, RECIENTEMENTE
 // Cambio Nodo4-Sevilla