Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 4 D E F E B R E R O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 5 G LOSAS S I G U E E H A B L A N D O D E L A S OPINIONES D E BRAGAGL 1 A SOBRE PRES E N T A C I Ó N T E A T R A L -E l desarrollo de las diversas artes no- presenta siempre etapas sincrónicas entre las mismas; ni tampoco el del arte en general, en relación con las opiniones estéticas. Mientras los escultores griegos se elevaban al más puro idealismo y a la aséptica genericidad, los críticos sus contemporáneos caían en el realismo vulgar y en el anecdotismo pueril que nos descubre ciertas historietas tradicionales, como las de las, uvas de Apeles, que engañaban la gula de los pájaros, o de la vaca de Mirón, chasco de los inocentes toros. P o r otro lado, bien sabe todo el mundo cuánto más precoz fué el Renacimiento en escultura que en pintura. E l movimiento de ésta, en el último cuarto de siglo, puede ser explicado de una vez, en una sola fórmula. E n la fórmula siguiente, v general: del Impresionismo a la Nueva Objetividad; o, si se quiere, al nuevo clasicismo; o, como tantas veces dije en símbolo del Carnaval a la Pascua. florida. Ahora podernos preguntarnos: ¿H a n acompañado a la pintura las otras artes en el ritmo de su evolución? Contestaremos, en resumen y cifra de los resultados de una vasta i n vestigación la escultura, si. -con un ligero retraso, con todo: el retraso que hace que el florecimiento del impresionista Rodín sea, a p esar de todo, cronológicamente posterior al del estructur alista Cézanne- L a escultura, s í pero la arquitectura, no. Aquí, en la arquitectura, se anda preconizando hoy como novedad un racionalismo abstracto, exactamente correspondiente al cubismo implantado entre los pintores, hace quince o vein- te años, en los días que precedieron inmeTodavía hay un factor más- característico. diatamente a la guerra... Pero otro día haY es el gran número de virtudes artísticas blaremos de la arquitectura. Hoy sigamos atribuidas predilectamente a la las. con la escenografía. E n relación con lo ya insinuado en estas Glosas sobre una suL A L U Z LA G R A N SIRENA. -Acorperad 8 n de las opiniones expuestas, entre démonos de cómo, también en pintura, ésta, tantos, por el italiano Bragaglia, en algunos la luz, fué la gran sirena. Útil servidora del libros y últimamente en una conferencia, espíritu, la l u z el Goethe de la leyenda, m á s dada en Madrid, verdad- -ya todo el mundo ¡o reconoce- -que la misma Historia, por la luz clamaba, al Siento 110. poder verlo de otro modo. Y, precisamente, con la esperanza de poder l i e- sentirse doblemente. ahogado, en los últimos minutos de su existir, por la geometría r í gar a verlo de otro modo como me abstuve, gida de la perfección y por la mineraliza- en ocasión de la conferencia antes aludida, ción implacable de la muerte... Sí, útil de. manifestar disconformidad o presentar servidora, a condición. de que se mantenga objeción, dando a la ulterior presentación como tal servidora. De jufe. no pretenda sude proyecciones la posibilidad de traer algún plantar al espíritu, usurpándole el señorío documento que nos mostrara una realización jerárquico. Pero todo impresionismo estriba positiva, inspirada, más o menos, conscientecabalmente en eso: en una subversión de mente, por un espíritu contrario a l de, al valores, en virtud de ¡a cual la luz, es decir, ya muy corriente y moliente que parecía preel Cosmos, devora al espíritu, es decir, al sidir! a revisión- y censura, hechas por B r a Logos- Y la Naturaleza, al hombre. Y el gaglia, de las normas de la escena realística ordinaria. Esta posibilidad, empero, no cua- paisaje, al cuerpo. Y el color, a la línea. Y el ambiente, al contorno. Y el grito, a l a jó. Impresionista era aún el criterio teórico palabra. Y la música, a Ja escultura. Y laexpresado por el director del Teatro de los Independientes de Roma; impresionista tam- subsconsciencia, a la conciencia. Y la vida, a la razón. Y Pan, al Ángel. bién sus invenciones concretas. Entre las reproducciones de decorado presentadas, sólo Ahora bien, ¿qué significan las tendencias cierta dichosa columna, que parece ser grallamadas renovadoras en el arte de la prevamen y vejamen del local romano en que sentación teatral- -renovadoras se lo l l a aquel teatro se presenta, venía a indicar man desde hace veinte años, a partir de ía alguna presencia de un elemento permanente obra de los precursores del movimiento, que y estructurado, es decir, contrario al imprefueron alemanes, obedeciendo con ello a una sionismo... Pero, i no es ya- suficientemente profunda razón de lógica de la cultura- significativo de semejantes orientaciones el las tendencias que, por lo visto- -y lo oído- hecho de que lo que se presentaba fueran también representa Bragaglia? Significan la siempre imágenes del decorado, nunca imávictoria de lo natural, del paisaje, del color, genes de personajes? L a primacía de lo cósdel ambiente, del grito, de la música, de la mico sobre lo humano, secreto y resorte de subconsciencia, de lo pánico, al preconizar cualquier. impresionismo, muéstrase bien clala supremacía de la luz. Significan, consiramente al descubierto aquí. guientemente, la ruina del elemento humano, y le Hace toser dia y noche, detiéndase sin que por esto deje sus ocupaciones pues este simple catarro puede interesarle el pecho y provocar las peores complicaciones. Tome enseguida algunas Pastillas Richelet que accionan enseguida y le curarán esta mala ios que l e irsífnieía á V. Agradables a l paladar n o estropean e l estomago y obran tan rápida y eficazmente como e l mejor de los jarabes. Tomadas durante la epidemia gripal inmunizan por su potente poder antiséptico y núcrobicidad. Acción ¡inmediata progresiva. y duradera