Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 7 DE FEBRERO D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G ai. F U N E R A L E S POR SU MA ESTAD LA REINA D O Ñ A MARÍA CRISTINA EN SEVILLA A y e r se celebraron en l a S. I. Catedral solemnes honras fúnebres por el alma de la Reina Doña María Cristina. A las diez de la mañana llegó a l a Catedral, para rendir honores, una compañía del regimiento de Soria con bandera y escuadra, situándose en la puerta de San Cristóbal. Momentos antes de comenzar las exequias llegó a l a Basílica el infante D Carlos con su ayudante Sr. Rojas Marcos, rindiéndole honores la compañía de Soria. Su Alteza fué cumplimentado por los generales, jefes y oficiales y comisiones, penetrando en el templo, donde fué recibido por una comisión del Cabildo Catedral, pasando a ocupar el sitial colocado al efecto al lado del Evangelio, en el presbiterio bajo. Frente a S u Alteza ocuparon sus puestos el Ayuntamiento y Diputación, con sus presidentes. E l cardenal, asistido del arcediano, tomó asiento en su trono. E l crucero del templo metropolitano fue ocupado por las comisiones de generales, jefes y oficiales de la guarnición, presididas por el general Perteguer; presidente de la Audiencia, fiscal de S u Majestad, delegado de Hacienda, grandes de España, Real Maestranza de Caballería, Ordenes militares, comandante y oficialidad de esta Comandancia de M a r i n a ex ministro D Carlos Cañal jueces de Instrucción, rector de lá Universidad, director del Instituto, director de la Escuela de Bellas Artes, Academia de Buelas Letras, Cuerpo Consular, alcalde de los Reales Alcázares, general T a v i r a Colegio de Abogados, Universidad de Señores Curas Párrocos y Comunidades religiosas. E n el coro ocupó sitial el arzobispo de Costa Rica, llegado recientemente a Sevilla. E n el crucero central se levantó severo túmulo, sobre el que se colocaron los atributos de la realeza en un cojín. Rodeaban el túmulo soberbios blandones de plata con luces y la Cruz de la Catedral. A las diez y media dio comienzo el canto de la V i g i l i a de difuntos. Terminada la V i g i l i a se celebró solemne misa, que fué oficiada por el deán D Luciano Rivas, revistiéndose con él de diácono y súbdiácono los capitulares señores Rodríguez González y Marín Roballo, y de maestro de ceremonias, el beneficiado D Jerónimo Marcos M i r L a capilla interpretó una misa del maestro Torres. Seguidamente se entonaron solemnes responsos, oficiando en el último al pie del túmulo el cardenal, dándose por terminado el acto. E l infante y autoridades fueron despedidos a la puerta del templo, por el cardenal y Cabildo. L a presencia de Su Alteza en la puerta del Príncipe fué acogida por el numeroso público con una salva de aplausos, que se repitieron al paso de la bandera en el desfile de la compañía, ante el capitán general. SEVILLA. LOS FUNERALES POR L A REINA SU ALTEZA EL INFANTE DADES DON CARLOS A L SALIR D E L A CATEDRAL SUFRAGIOS. CRISTINA DE LAS AUT 0 RI- EN UNION (FOTO Q U E ASISTIERON. A LOS SOLEMNES SERRANO. EN En P a l a c i o MADRID M a d r i d 7, 11 noche. E n la capilla de Palacio se celebraron esta mañana funeral e s p o r el alma de S. M la Reina D. María Cristina, con motivo de cumplirse un año de su fallecimiento. A l religioso acto asistieran las clases de etiqueta. E n las tribunas bajas se hallaban Su M a jestad el Rey. y la Reina, el príncipe de A s turias, los infantes D. Jaime, D Beatriz, D. Cristina, D Juan y D Gonzalo; doña Isabel, D Fernando y D María Luisa con los hijos del infante D Fernando; D M e r cedes, D. L u i s Alfonso y. D José Eugenio, D. Alfonso de Borbón, D Alfonso de O r leáns, su esposa, D Beatriz y el príncipe D Alfonso de Orleáns. E n la parte derecha de la nave central, o sea en el lado de la Epístola, se hallaban los capellanes de honor de Palacio, los gentilhombres, los mayordomos y los grandes de España. Delante de las tribunas bajas, las damas de S. M la Reina, y en la parte lateral izquierda los jefes y oficiales de los Cuerpos de ¡a. Escolta Real y Alabarderos, Casa M i l i t a r del Rey y ayudantes honorarios de Su Majestad. Presidieron los jefes de Palacio. Ofició el Sr. obisno de Sión, asistido por D. Mariano Morían, y, como capellanes de honor, los señores Zaragüeta y Morales a a a 1 a de Setién, y diácono de mitra Sr. Suáfez Saura; actuó de maestro de ceremonias el Sr. U r i z a y como diácono de oficio D. V i cente Sánchez y D. Benito Bermejo. E n el centro de la capilla figuraba un túmulo bajo, sobre un almohadón negro, sobre el cjial había sido. colocada la corona real. Rodeaban el túmulo seis hachones, y daba, n guardia un zaguanete de Alabarderos; el ornamento era de luto. Se cantó primeramente l a V i g i l i a L a Capilla, dirigida por el maestro Saco del Valle, entonó el Invitatorio, lecciones de canto gregoriano; la misa y el responso, de Perossi, y elRequiescam In Pace, de Marcellán. Asistieron los grandes de España duques de Mqntellano, Alba, Lerma, Baena, viudo de Bailen, Arió n, Gor, Aliaga, Medinaceli, Vistahermósa, Villahermosa, Victoria, Vega, Alburquerque, infantado, Amalfi, Unión de Cuba, Náj era, Medina de las Torres, Sevilla, Almodó- var del Valle, Santa Elena, Béjar, Terranova, Vista Alegre, Soma, L a cera, Monte Alegre, Almazán, Grimaldi, r