Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 8 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 7 lud. Comprendo que mi aspiración tiene puntos y ribetes de ambiciosa; pero una buena intención merece, por lo menos, la benevolencia, y a la tuya me encomiendo, pidiéndote tan sólo un poco de atención, que yo 5. -L o s forzados del estudio y a procuraré hacer llano el camino. Vamos a meditar sobre el cambio. Claro estudio esta que a la pata la llana, sin términos E n ¡os años estudiantiles, los cambios son científicos más o menos bárbaros, y sin c i frecuentes; éste, que aparecía torpe y aban- tas de especialistas en la materia. E s decir, donado de niño, al llegar a la mocedad vamos a discurrir con el sentido común y cambia, cambia radicalmente, y es mucho simplificando el problema, en vez de sutimás inepto y mucho más holgazán de lo que lizar sobre él y complicarlo. prometía, y al contrario. Lector, yo soy un hombre que, por bue; Pobres de cuantos sin vocación son for- nas o por malas artes (malas habrían de zados a lo que son para ellos azotes y gaser, ya que el oro anda tan escaso por el leras el estudio! mundo) tengo en m i poder 2.500.000 peseCastigo significaba enseñanza en tiempos tas en o r o y me da el naipe por extender de Sancho! V el Bravo, i para cuantos si- pagarés por valor de 4.490.000 pesetas (desguen siendo términos sinónimos! ¡D i o s pués se verá el significado de estas cifras) mío! ¿Qué te hemos hecho, yo y toda mi E l oro lo encierro en una cueva. Y a mis familia, para tener que ir a clase? T a l proveedores (panaderos, zapateros, sastres, apostrofaba uno de esos forzados, al desperetcétera, etc. les voy dando, en vez de oro, taría su patrona, por acercarse la hora de esos pagarés, hasta que un día, -perdida la acudir a la Universidad. confianza, inquietos y perplejos, me requieOtro forzado enjuiciaba: ¿Habrá sinren al pago efectivo, y yo les entrego lo que razón más supina que los exámenes? ¡Úni- poseo: mis 2.500.000 pesetas oro. E s evica ocasión en que el que sabe pregunta al dente que, por cada peseta papel, mis acreeque ignora! ¡Señor, lo lógico es lo contradores no percibirían más que 55 céntimos r i o el examinando, el que no sabe, es quien y seis milésimas oro. S i en vez de ser yo debe preguntar, para enterarse! quien así procediera, fuese un Estado, se De los 12.71 T. alumnos que recibieron endiría que su moneda había perdido en su señanza del que traza estos renglones, ¿de valor un 44,4 por 100, o. lo que es lo miscuántos podrá decir que son sus discípulos? mo, que la prima del cambio era 80 por 100. Juzgó 23.611 exámenes: suscribió, bien a Examinemos ahora otra hipótesis, de no su pesar, 4.722 notas de suspenso. Eien a su tan sencilla contextura, pero fácilmente dispesar, porque la tal censura no proporciona cernible todavía. D e los 4.490.000 pesetas pundonor al inverecundo, y desalienta y de pagarés separo 1.990.000, que dedico a acobarda al pundonoroso, que arrastra, en negocios, y con los restantes 2.500. COO petoda su vida académica, la nota infamante. setas, también en pagarés, voy haciendo Cuánto mejor fuera no incluir en el acta frente a las necesidades ordinarias de la de examen sino a los aprobados, sin hacer vida. M i situación cuando hubiese llegado constar nada en los expedientes de los de- a colocar todos aquéllos sería la siguiente, más! Once m i l ciento catorce recomendaContaría como activo los 2.500.000 pesetas ciones para exámenes! L a s conseguidas por oro, encerrados en la cueva, y las fincas, los propios examinados... audacia juvenil, valores, créditos, etc. etc. que hubiera adtravesura; piro las proporcionadas por los quirido con 1.090.000 pesetas en pagarés; y papas... como pasivo los 4.490. C 00 pesetas que en les estado no contrario a su voluntad. ¿Será cierto que hay padres que estimulan a sus hijos a menospreciar a sus maestros? C o sas veredes... éstos emití. S i entonces sus tenedores mí; exigieran el reembolso, ¿cuál sería la equivalencia en oro que recibirían? L a incógnita está en el valor de la parte de activo mobiliario e inmobiliario, que, adquirida con 1.990.000 pesetas en pagarés, podría entregar a mis acreedores, auemás de los 2.500.000 pesetas oro. Pero es notorio que aquél no puede ser en modo alguno inferior al obtenido para los pagarés en ía hipótesis anterior, pues con ellos se adquirió y los représenla, o sea, al 55,6 por IOU en oro del nominal. Tendré, pues, para responder a mis acreedores, los 2.500.000 pesetas oro que extraeré de la cueva, y pesetas 1.106.440 (también oro) en que ue computan como mínimo ias 1.990.000 pesetas de activo mobiliario e inmobiliario. E n junto, dispondré de 3. Ó 06.440 pesetas oro, para responder de los 4.490.000 pesetas en pagarés; es decir, que por cada peseta de éstos podría entregar como un mínimo 0,80 pesetas oro. S i la operación la hiciese un Estado, se diría que la prima del cambo en contra suya era el 25 por 100. M u y bien. Pues convierta el lector los m i llones en millares de millones, altere el ornen del proceso, y lo imaginado corresponde a la situación- -estrictamente monetaria, que la fiduciaria es extraordinariamente mejor- -de nuestro Banco emisor, esa admiraba institución, contra la que por necesidad se han de estrellar manejos mejor o peor urdidos. Sobre sus 2.500.000 millares de pesetas oro, ha emitido 4.490.000 millares de pesetas en pagarés (billetes) de los cuales figuran i n vertidos en fincas, valores, créditos, etcétera etc. iodo perfectamente saneado y realizable, 1.990.000 millares; disponiendo, por lo tanto, para el pago de los 4.490.000 m i llares en billetes, de 2.500.000 millares oro y del activo expresado, que al mínimo de iodos los mínimos vale también en oro el 55,6 por ioo, o sea, en junto, de 3.606.440 millares de pesetas oro, lo que representa un valor de la peseta papel- -estrictamente monetario y mínimo- -de 80 ñor 100, y un cambio de 25 por JOO. ¡A ver por ahí fuera quién alza el gallo, dejados aparte los E s tados Unidos de América! ¡A ver los B a n cos emisores de Inglaterra, de Alemania, de Francia, de Noruega, de Suecia. de S u i z de Dinamarca, de Holanda, de Italia, de los pueblos todos, lo mismo beligerantes oue neutrales en la última guerra, rué nos digan a qué tipo oro podrían pagar sus unidades monetarias papel- -libras, coronas, florines, francos, liras- -practicada la valuación como acabo de hacerla... ¿Por qué entonces la peseta se halla deprimida y por bajo de l a cotización de otras valutas que carecen de su garantía monetaria? E s que sobre el Banco emisor, como centro nervioso de la vida nacional, repercuten todas las palpitaciones de la vida del Estado, económicas, sociales, políticas, hasta espirituales y morales; y por ello, bajo cierto, aspecto, responde, no sólo de su gestión, propia, sino de la de toda la nación. Como si yo- -en el ejemplo puesto- -respondiera, además de la mía, de la de otras entidades m cantiles o industríales, el Banco de E s paña, por una ley de solidaridad nacional evidente, responde en cierto modo de la vida nacional entera. Estas repercusiones- -en l a misma forma, sencilla bajo la que acabo de exponer l a verdadera situación de nuestro Banco emisor- -las estudiaré en un próximo artículo; afirmando hoy categóricamente, por anticipado, que, en esta materia, aquella es l a condición fundamental de la valoración de una moneda. Y gracias a Dios, ya se h a visto que la roca sobre- l a cme hav que edificar ofrece cimentación inmejorable. r 6. -E n s e ñ a r a estudiar: esta asignatura falta en España Analizar, una por una, cuantas palabras figuren en una lección, para que no se pronuncie ninguna s i n saber su significado, relacionar cada idea nueva con los conocimientos vulgares que con aquélla tengan analogía, ofrecer constantemente ejemplos y ejemplos, mostrar la trabazón lógica entre lo que se dice hoy y lo que ayer se dijo, señalar los temas capitales de la lección, y resumirla, esto es, estudiar, trocando la respuesta en pregunta, brindando aplicaciones de! o expuesto, formando su cuestionario, esto es, estudiar, y esto puede hacerlo- cualquier profesor ante una docena de alumnos. ¿Qué será más útil? ¿Transmitir un m i llar cíe ideas o adiestrar al alumno para que él ñor si sea capaz de aprenderlas todas? ¡Desvaría el noventón! -dirán más de cuatro- Vaya una novedad! ¿Quién i g nora todo esto? ¡Paso, paso! que todos, lo sabrán... pero, que el nonagenario sepa, no hay más que una sola, cátedra en E s paña en donde se enseña a estudiar. ¡Situm cnique! 1 Hace C U A R E N T A años, vienen recetándose las PASTILLAS BONALD por su eficacia curativa de la tos. ofrece a urted para 1 9 3 0 JUAN MAUVÁIÍ I 0 Í modelo? 6 y 12 a l AVIONfnueva casa: LOÍ precios mas venfajoros en los cocines, p i e z a s y a c c e s o r i o s ALFONSO R E T O R T I L L O Y T O R N O S SU MEDITACIONES E C O NOM CAS Vulgarización de! concepto del cambio Quisiera, lector discreto, en estos días de confusión y desasosiego, llevar a los cerebros la claridad y a los corazones la quie- CALLE DE RECOLETOJ 2 Cuadr TELÉFONO 51301 ¡Viejos PRADERA
 // Cambio Nodo4-Sevilla