Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p a r a u n reiría- es ¡a edad de la niñez apenas. Antes fué electorado pero Napoleón, en. 1806, hizo Rey al elector M a x i m i l i a n o y ¡e pidió, en cambio, la mano de su hija para el príncipe Eugenio de Beauharnais; toma y daca, como hacía siempre el infeliz desterrado de Santa Elena; c u a n d o no era daca sin toma... P o r cierto que yo encuentro a h o r a ocasión, aunque sea agarrada por su cabello ú n i c o de hablar un poco irrespetuosamente de L a martine. Thiefs decía de D u mas que habría de o l vidar sus libros el que q u i s i e r a conocer la historia de F r a n c i a, pero i g n o r o lo q u e opinaba el viejo de las manos ensangrentadas del autor de. Rafael... porque el autor de Rafael, en su Historia de las dos Restan raciones, acumula una serie de graciosos disparates; y. el menor es éste, que semeja cabello único por el q u e asir l a Ocasión, el de haber casado al hijastro de Napoleón con la hija del Rey de W ü r t e m b e r g sin m i r a miento a l g u n o c o n aquel Rey de opereta- -como casi todos los Reyes y príncipes de la familia de B o n a parte- -que se llamó le Roi Gérome, y a quien le cupo la s u e r t e de ser esposo único- -pese a Lamartine- -de la dulce princesa Catalina. Pues digo que éste es el menor disparate, porque, e n t r e o t r o s como el de adelantarle el reinado a B e r nardote unos cuantos años y hacerle entrar, ya R e y de Suecia, en París con los aliados, h a b l a de una batalla de Bailen ganada por Jos ingleses. ¡O h manes de Castaños y de Reding, decidme si no tuve razón para asir aquel cabello y t i r a r de él con todas m i s f u e r z a s! A u n q u e si cada vez que u n caballero francés se e q u i v o c a i n tencionadamente o por orgullosa ignoranc i a, al hablar de sus guerras imperiales en E s paña, hubiéramos de tirar de un pelo de la pobre Ocasión, ¿a b e llera abundante habría de disfrutar y en m i dos por tres la dejábamos m o n d a A h í sin i r más lejos, están el barón de Marbot y A r t u r o L e v i que- nos MUNICH. UN DETALLE DEL INTERIOR
 // Cambio Nodo4-Sevilla