Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hablan de la España conquistada y del Imperio napoleónico, que se extendía hasta Cádiz; y a los que, sintiéndose plebeyos a su igual, pero con mayor gracia que la suya, porque la plebeyez del que miente por mentir es torpe y no graciosa, habría que responderles con un irrespetuoso y expresivo ademán. Bien pudo habérselo contestado con mar- choso gesto Lola Montes- -si es que Lola Montes fué española y paríenta de Paquiro, como ella aseguraba y graves autores se atreven a negar- aquella linda y revoltosa mujer, que una buena mañana llegó a Munich, y por ciertas dilaciones que- se permitían ponerle al visado de sus papeles y trabas a su permiso de residencia, declaró la guerra a la guardia de Palacio, y, abierto el fue- go de las dos baterías de sus pupilas negras, atravesó por entre las filas enemigas y llegó hasta el mismo Trono de Luis I; y, puesta en jarras, dijo algo así como: Bueno; aquí estoy yo... ¡A ver qué pasa! Y como pasar, pasó... Disturbios políticos, algazaras estudiantiles entre Mistas y antííolistas, escándalos de Corte, y, por último, una revolución y un pobre Rey, vie- EN E L OVALO KARLOPLATZ ABAJO: SEPULCRO D E L EMPERADOR LUIS D E BAVIERA, EN LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA