Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jo y enamorado, sin Trono y sin amor... Casi todas las figuras que se destacan sobre estas borrosas crónicas del electorado y reino de Baviera tienen esa inquietud, esa ansia de aventuras y de rebeldías de la bailarina angloespañola. Así, aquel fundador del ducado, el conde Otton de Wittelsbach, que acompañó en sus correrías al Emperador Federico y ahora parece s a l t a r c o n t i nuamente desde una fuente hasta un monumento, desde una plaza a una calle, en múlt i p l e s actitudes de bronce. Así el Kaiser Luis de Baviera, cabeza del Sacro Imperio en lucha continua contra la mucho más sagrada cabeza visible de la Iglesia, el Papa Juan. X X I I Señor de romanos con tra la v o l u n t a d del señor t e m p o r a l de Roma, que lanza excomuniones desdé su silla de Aviñón, y el Emperador las c a z a como palomas, con los filos de sus lanzas y las p u n t a s de sus saetas. Hombre de espíritu nada encogido, que al anatema contesta con la deposición, y a la negativa de la investidura, haciéndose c o l o c a r la corona sobre la frente indomable por unos obispos de su cuño, y bendecir por otro Papa creado por él y para él. Así, este enigmático Luis II, gran- protector de Wagner, de quien se dice enamorado, y a quien llama con las tiernas palabras que nunca empleó para hacerse escuchar de oídos y corazones femeninos. E l Rey loco, que puebla los al rededores de Munich con palacios más colosales que magníficos, más sobei bios que hermosos, y d e s p u é s no s a b e e n q u é emplearlos; y un atardecer de primavera desaparece bajo las aguas tranquilas de un estanque bordeado de tilos en flor... IGLESIA D E L O S TEATINOS MARIANO T O M A S M U N I C H P A T I O D 1 ÍL A L T E S H O F P A L A C I O A N T I C U O (FOTOS A G. ranmir rririni n n i n