Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por los pueblos españoles. EN EL PUEBLEC 1 TO HUM 1 L D E D E L GRAN SANTUARIO NACIONAL STA vez no venimos al gran monasterio; ha sido para él nuestra primera visita, para su iglesia, templo grandioso de fe y de arte, en reverente obligación sentimental; pero inmediatamente le hemos abandonado. Vamos a vivir su pueblo. Venimos a Guadalupe, el pintoresco puebleeito de la hidalga Extremadura, escondido entré sus grandes montañas, desconocido grandemente, a pesar de los muchos que llegan hasta él, para los que pasa inadvertido, porque atrae toda su atención el singular monasterio. E l turismo de categoría, en cifra y calidad, llega a Guadalupe y sólo ve el antiguo e interesantísimo monasterio de la Virgen del mismo nombre. Apenas una centésima parte de sus visitantes se detiene en el pueblo, que nó tienen tiempo para recorrerle siquiera- -aunque para ello basta media hora- -o no les interesa. A nosotros, sí; nosotros, contrariamente a todos los demás, venimos hoy sólo a é l nos interesa mucho este pintoresco lugar, siguiendo nuestra visita a los pueblos españoles. Y éste no puede ser más típicamente español; pueblecito Ihumilde y laborioso, rodeado de enormes montañas y dominado por el gran santuario de la fe iberoamericana, vive en el corazón de la recia España. Antes de llegar, conocido el camino, el atrevido camino del gran puerto de San V i cente, hemos venido preparando estas cuartillas, sin poder separar el santuario del pueblo; no podíamos comprenderle sin aquél. Guadalupe, pensábamos convencidos, ha de vivir a la sombra del monasterio, como piensa la mayoría. Mas no es así. Elevado sobre él, ocupando todo el frente de su plaza principal y gran parte de sus callejas inmediatas, su sombra, indudablemente, en días de sol, cubrirá todo el pueblo. E n el aspecto espiritual vive también bajo su tutela; la fe hacia la Virgen domina en todo el lugar; pero materialmente, no, aunque el monasterio y el turismo atraído por éste le rindan importantes ingresos, Guadalupe tiene su vida propia. Vive de su industria típica- -los cacharros de cobre- de su agricultura y del ganado de cerda, convertido en también típica E CASAS VIEJECITAS, COMO LAS VIEJAS QUE A SUS PUERTAS COSEN CALCETA LA HORA T E L A S M O Z A S Y J. A H O R A D E LAS VIEJAS EN LA FUENTE D E LOS TRES CHORROS
 // Cambio Nodo4-Sevilla