Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES n DE FEBRERO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 36. cída. por ia selección de Bélgica, por. un j tanió a cero. HÍPICAS C a r r e r a s de caballos TRIBUNA PUBLICA D o s Hermanas -súplica del alcalde de París io, 2 madrugada. E n el Parque de Vincennes se produjo ayer un grave incidente, con motivo de una falsa salida en la primera carrera. Doce de los quince caballos participantes salieron antes de dar la señal el juez, el que hizo las siguientes señales para retenerlos; dos obedecieron, pero L s otros diez, no habiéndose apercibido, efectuaron casi todo el recorrido, al tren de carrera. P o r fin, pudieron ser parados y vueltos al punto de salida, la que fué dada en forma regular. Mas, como cada uno de los diez caballos hubiese realizado por dos veces el recorrido, entre los cuales se encontraban los favoritos, no pudieron colocarse. L a multitud, tanto de paso como de entrada general, reclamó la devolución de las apuestas. Cuando fué anunciada la segunda carrera, los aposíadores y desilusionados invadieron la pista y el paso. L, a. Guardia Republicana de a caballo entró en la pista, esforzándose por desalojarla de gente; los manifestantes arrojaron entonces sobre los guardias sillas, bancos y piedras; en la entrada general, algunos exaltados rompieron las barreras. Poco después, la manifestación adquiría los graves caracteres de un motín parecido al de octubre de 1906, en Lonchamps, y el de mayo de 1921, en Tremblay. Los manifestantes incendiaron las barracas de las apuestas, de las que tres fueron totalmente destruidas. Los bomberos de Vincennes fueron avisados inmediatamente, y lograron extinguir el fuego, mientras los agentes de orden público, rápidamente reforzados, hacían evacuar el terreno. L a reunión fué anulada, y anunciada la devolución de las apuestas, lo que contribuyó a restablecer la calma. Se hizo una detención. Los perjuicios han sido considerables, por haber sido saqueado y destruido todo el material. N u e s t r o s jinetes en Berlín E n el premio conmemorativo del Príncipe Federico, que constaba de 16 obstáculos de 1,50 metros, Fanuel, montado por el capitán M a r roca, se clasificó en cuarto lugar; Star, del capitán Cavanillas, en décimo, y Revisaba, del capitán García Fernández, en undécimo. Finalizó este gran concurso el domingo con un éxito completo para nuestros jinetes. E l Gran Premio de Alemania (Naciones) se corrió dicho día. en las siguientes condiciones: Cada nación podía presentar un equipo de tres o cuatro jinetes, montando cada uno su caballo, y cada caballo debía hacer el recorrido dos veces con el mismo j i nete. L a clasificación se hacía por la suma de faltas de los tres mejores recorridos de cada equipo. Constaba de 16 obstáculos de 1,50 metros. E l equipo español quedó clasificado en segundo lugar. Cuando detallemos las condiciones en que se han verificado estas pruebas, se verá aún mejor el gran éxito obtenido por nuestros valientes jinetes. L a Prueba de Doma a que nos referíamos en los días pasados, era la correspondiente al Premio Erlenhos. E l domingo se verificó la Olímpica, en la que Morisco, del teniente Xiíra, se clasificó el quinto. L a clasificación fué la siguiente: Primero, equipo alemán; segundo, español, y tercero, checoeslovaco. A u n cuando creo suficientemente explicado en mi nota anterior, y a ella me atengo, todo lo verdaderamente interesante que se refiere a lo acaecido entre el señor Fernández- Palacios y el Ayuntamiento de Dos Hermanas, me permito contestar a su réplica, haciendo ciertas aclaraciones que pondrán más en evidencia la inexplicable actitud del Sr. Fernández- Palacios. E n fecha 3 de mayo del pasado año, convencido ya de que la resistencia al pago del señor Fernández- Palacios era imposible de vencer de otro modo, ordené el embargo contra los bienes del mismo, porque quien podía más que él me autorizó para ello; pocos días después recibí orden de parausar el procedimiento, para someter el asunto al arbitraje, y sólo así se explica que un expediente ejecutivo que empezó el día 3 de mayo citado, todavía no haya llegado a su terminación. V i n o después el laudo, el día 20 de junio con las dos conclusiones ya conocidas, y ocho días después ofrecí no algunos reparos, sino un razonado escrito- -que no debía conocer y conoce el Sr. Fernández- Palacios- -que termina así. Siendo tan clara y evidente la doctrina establecida por el E s tatuto Municipal en las obras que producen un incremento de valor, no puede esta Alcaldía que suscribe, a pesar de sus buenos propósitos, aceptar la conclusión primera, a no ser que la misma quede restringida en los dos puntos que se señalan. Entonces se me dieron seguridades de que el aceptar el laudo ta! y como venía redactado, no. era más que para dar al señor Fernández- Palacios una satisfacción teórica, por cuanto en la práctica el señor Fernández- Palacios pagaría lo que legalmente debía. Todavía se me aseguró más, y fué que una vez firmado por ambas partes sería guardado en un cajón de la mesa sin que sirviera de precedente para ningún otro caso. Acepté el laudo, y fíjese el Sr. Fernández- Palacios que en mi nota anterior afirmaba que nos obligaba a él y a mí, pero no al Ayuntamiento, que no podía, n i debía, n i quena obligarse a nada más que a aquello que j a ley le obliga y los tribunales interpretándola ordenan. Y o quedo obligado al firmar el laudo a no proponer ni votar en Cabildo ninguna obra por contribuciones especiales más que en la forma que en el laudo se propone, pero si el Ayuntamiento la acuerda con mi voto en contra, éstas se ejecutarán mientra esté vigente el Estatuto. E l Ayuntamiento no puede aceptar ni acepta ninguna opinión particular, aunque sea tan respetable como la del señor Caravaca, porque contra ella está la realidad, que no ha visto nunca el Sr. Fernández- Palacios, cuya realidad nos dice que aun cuando el Sr. Fernández- Palacios no haya ejercido los derechos ciudadanos, dando una nueva prueba de civismo no han faltado quienes lo ejerzan y entre ellos uno tanto o más poderoso que el Sr. Fernández- Palacios, que cuenta con tantos o más medios de defensa que él, cual es la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces, que en el mismo expediente y por el mismo concepto tuvo que contribuir con la suma de 4.447,75 pesetas, que tampoco han estado conformes con nuestro acuerdo, pero que, siguiendo el camino legal, plantearon sendas reclamaciones contra este Ayuntamiento. Pues bien: todas las que hasta la fecha ha sustanciado el tribunal provincial las ha fallado a favor del Ayuntamiento, siendo para él de más eficacia y provecho las sentencias de dicho tribunal que todas las opiniones particulares. E l laudo, en su conclusión primera, le da al Sr. Fernández- Palacios la razón, no porque la tenga, sino porque se la quisieron dar, me figuro que para satisfacer de algún modo su amor propio, y se la da teóricamente nada más; eso fué, al menos, lo que quien podía más que él me aseguró, y así fué aceptado. Buena prueba de ello la tiene el señor Fernández- Palacios en la prohibición que tenía expresamente de publicar el laudo, y que aprovechando determinadas ausencias ha desobedecido publicándolo en parte. E l laudo era y debía ser secreto, y ha venido a ser publicado por el Sr. FernándezPalacios, que es, sin duda, a quien más perjudica. Con respecto al emisario, Sr. H i dalgo, debe recordar el Sr. Fernández- Palacios que ha sido emisario, efectivamente, ¡y más de una vez! E l 2 de febVero del año anterior fué portador de una carta dirigida al Sr. Fernández- Palacios, uno de cuyos párrafos decía: M e permito manifestarle que, de no hacerlo efectivo, se quebrantarían notablemente el prestigio moral y la autoridad de este Ayuntamiento, no teniendo fuerza para exigir el pago a los demás contribuyentes, que espexan la solución de asunto tan importante, dado el relieve social y político de usted. Ese día fué o debió ser cuando el señor Fernández- Palacios debió decir que se le enviara el recibo para su cobro; no el día 6 de febrero de 1930, el mismo día que apareció en la Prensa sevillana su primera nota. Por último, sólo me resta añadir que es muy de lamentar que el trabajo de todos los que con la mejor voluntad han interve, nido en este asunto como conciliadores no haya dado mejores resultados, y de desear es que sirva, al menos, de escarmiento al Sr. Fernández- Palacios lo sucedido, y ya que con el Ayuntamiento de Dos Hermanas no queda otra solución que la que le de l a Agencia Ejecutiva del mismo, todavía quizás tendría remedio el que la Agencia E j e cutiva del Ayuntamiento de Sevilla no tenga que utilizar iguales procedimientos con los innumerables recibos que en ella obran. Manuel Andrés Traver. NOTAS Y FINANCIERAS 1 U 1 C 1O S ES C OTIZACION Impresiones bursátiles E l bolsín de B a r c e l o n a Por la mañana se recibieron los siguientes cambios: Nortes, 546,50 y 545,75; A l i cantes, 515,30; Chade, 630, 628 y 630; M i nas Rif, portador, 637,50; Azucareras ordinarias, 66,50; Felgueras, 97; Compañía Española de Petróleos, 60,50, y Aguas de Barcelona, 223. La moneda p o r l a mañana queros entre b a n- Las divisas extranjeras estuvieron toda la mañana mostrando nerviosidad. Las libras empezaron a 37,35, bajan a 37,10, suben a 37,35, se hacen luego a 37,30 y 37,20, para quedar, a las dos de la tarde, a 37,30. Los francos, a 29,95, y siguen a 30,10, 29,90 y 30,05. Y los dólares, de 7,68, bajan a 7,64, 7,62 y 7,66. D e la reunión p r i v a d a del B a n c o de E s paña Las operaciones se hicieron bajo un ambiente de indecisión, negociándose Explosivos a 1.207, C, 7 y 8; Minas Rif, a 637 y 638; Chade, a 634, 635, y quedan, dinero, a 636; Nortes, 546, pape! y 545, dinero; Alicantes, a 515, 515,50, 516 y 516,50, operaciones papel, y Azucareras ordinarias, a 66,50, 67,75, operaciones papel; Compañía Española de Petróleos, a 60, papel, el cupón de una peseta.
 // Cambio Nodo4-Sevilla