Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 12 D E F E B R E R O D E 1930. E D I C I Ó N biese otra igual. Aquí, asimismo, dio vida a sus caritativos propósitos, fundando el hospital dedicado a Santa Marta, uno de los más extraños personajes del siglo x i v sevillano el arcediano d e- E r i j a D. Fernando, Martínez, que, al tiempo de despreciar todos sus bienes, y emplear la eficacia de su actividad en remedio de los- pobres y enifermós, preparaba con sus violentos conceptos, disparados desde el. pulpito, la marcha sobre, l a Judería, vergonzosa matanza, en la- que la plebe fanática hizo perecer a cuatro mil hebreos, saqueando. la- rica Aljamia, que se extendía en retorcidas callejas, hoy tópico del turismo, desde el Alcázar, por las feligresías de Santa Cruz y. Santa María la Blanca, hasta la de San Bartolomé. Cuantos sucesos- de relieve registra nuestra historia local, tuvieron escenario obligado en estos alrededores. de l a Mezquita de los Osos, que hoy aparece tan pequeña junto al minarete de su hermana mayor. A mediados del pasado siglo llegaron a SSanta M a r t a las monjas de l a Encarnación, cuya primitiva residencia f u é abatida para abrir la plaza de Abastos, conservadora de su. nombre. Y. si no la. presencia, el espíritu oe las religiosas transciende por las paredes- encaladas, y da al lírico compás de Santa M a r t a esa dulzura femenina y devota que hoy perseguimos en l a espadaña, y e n la, cruz de mármol, y en las hojas siempre alegres de los naranjos, pespunteando un vuelo sin principio n i fin. I I AcEjANDRo C O L E A N T E S D E T E R A N Sevilla, enero, 1930. 40 D E ANDALUCÍA. PAG. 6 tar públicamente en el momento mismo en que cada examen finalice. Y si las respuestas se dan por escrito (por supuesto, con sendos temas, uno diferente para cada examinando) procederá que cada actuante razone y defienda oralmente lo que escrito haya. Los exámenes acreditarán tanto más la competencia, cuanto más reducida sea la extensión de la doctrina sobre que versen. Cuando lo preguntable. es mucho, fatalmente aparece una punible indulgencia: ¿P o r qué, si no, desapareció, con general aplauso, el examen de licenciatura? P o r l a misma razón son muy eficaces los exámenes parciales cada dos o cada tres meses del curso. perior a Cisneros, y a Adriano quería para regente de su reino; ¡como que, de hecho, Adriano había sido su padre! Androcles, en. el Circo Romano, fué acariciado por el león que lanzaron contra él. ¡L a fiera, el rey dé l a selva, reconoció a Androcles y recordó que, tras curarle una garra, habían convivido tres meses en l a misma guarida! E l internado sólo puede admitirse a título de mal menor. Bendito sea el internado si sirve de hogar a los que no lo tienen: a los pobres huérfanos, aún más dignos de compasión si, además de pobres huérfanos, son huérfanos pobres; no. siendo en este caso, es un atentado de lesa Pedagogía. 9 -L o que se puede estudiar en un curso 11. -La sabiduría y el arte de D u r a el curso en Españap. más que dura transmitirlo sabido en Italia, en Francia, en Bélgica, en H o Imagínese a un maestro dueño de un m i landa, en Suiza y en Portugal. llar de ideas. Imagínese que no acierta a H a y en él ciento sesenta y seis días hábitransmitir más que 300. Imagínese a otro les (más bien menos) Suponiendo: que sólo, ¡cuyo caudal ideológico sea la mitad que el se cursen tres asignaturas y que cada libro del primero. Imagínese que el segundo conde cada una ocupe m i l páginas, -habrá que sigue transmitir, todas las 500 ideas que poestudiar 3.000 páginas, y sin repasar; 18 pásee. ¿Cuál de los dos es más útil a la P a ginas y siete centésimas diarias, y. de matria? terias diferentes. Y es verdad de comprobación bien fácil, Quien sepa qué es estudiar, estudiar hasta que la habilidad para transmitir no procede conseguir el dominio preciso de lo que se ciertamente del mucho saber. estudió, para, poder aplicarlo, diga, si debe Fácil sería citar nómina dé lumbreras, deconfiarse en que mozos de dieciséis a veinte glorias de la Humanidad, en cuyas cáteaños, que permanecen en las aulas la octava dras los alumnos jugaban a los naipes y parte del día, pueden estudiar las ocho holeían periódicos... ras que demandan las 18,07 páginas. P o r eso en la oposición, que es el medio D o n Hermógenes, et eptsdem fúrfuris, mejor para elegir profesores, antes debe siguen llamando, despectivamente, remedia atenderse a las dotes magistrales que al cauvagos a los libros breves; si remedian al dal científico de los opositores. E n lo dovago es porque en- aplicado lo; tornan, y loa cente, como en lo caritativo, importa más merecen; si quieren decir qge- facilitan el que lo que se posee, lo que se da. Santa Isaconseguir l a aprobación, -se equivocan; el bel enjugó más lágrimas que Semíramis, y examinador es harto más severo cuando reno fué tan rica como ella. fiere sus preguntas a libro que, por su extensión, puede ser dominado, y más, inclinado a aprobar cuando aprecia l a exageración 12. -P o r qué se habla mal de las de lo exigib le. ¿Cuántas páginas ocupan la oposiciones Instituía de Justiniano. y la Lógica de LO MIS QUE VI DURANTE NOLA EN PRIMEROS AÑOS ENSEÑANZA VENTA Sumario 7. Los programas. 8. Los exámenes. S. lio que puede estudiarse en un curso. -10. E l internado. -11. L a sabiduría y el arte de transmitir lo sabido. -12. P o r qué se habla mal de las oposiciones. -13. Los ministros. -14. L a Ciudad Universitaria. -15. L a Universidad española comparada con otras Universidades, europeas. 1 Balmes? También seguirán hablando del estudiar de memoria, locución impropia, porque la memoria guarda, pero n o aprende, y, conio si pudieran dejar de ser ciertas las palabras de Aristóteles: Tantum iu memoriam retinemus! scimus quantum 7 -L o s programas r Cada cual habla de l a feria... y en la. feria de las oposiciones, los victoriosos (tanto por ciento ínfimo) muestran el buen gusto de callar, huyendo del auto- bombo, y los que no vencieron (casi todos) antes que reconocer l a superioridad de los vencedores, optan por decir que el- sistema es pésimo... Todos los enunciados de todos los programas, ¿deben, ser conocidos? ¿S i? E n tonces, ¿por qué no, son. toles explicados? ¿N o es preciso. el conocimiento de algunos de; ellos? ¿N o? Entonces, ¿por qué figuran- en los programas? 1 0 -E l internado N o con quien naces, sino con quien paces. E l trato engendra cariño. Ojos que no ven, corazón, que no l l o r a N o hay mejor escuela que. el hogar, no b ay, por ley divina n i humana, educador como los padres. ¡Carlos iV ¡no podía juzgar a Adriano su- i 3 -L o s ministros Desde 1892, en treinta y ocho años escasos, lia habido 62 ministros de Instrucción pública. A siete meses y medio uno con otro. D e los 62, hubo muchos, como dijo el otro, proyectiles; vamos, fecundos en proyectos, y, sobre todo, en planes de estudios. P a r a la carrera del Magisterio han regido seis, en treinta años. Los franceses dicen: Sept anes, mais pour sept ans. Un programa: de Botánica rente de un programa paraHin tánica. es muy difecurso de Bo- Los exámenes Padre, usted vaya sonsacándome decía la- penitente del cuento. Pues bien, mientras a los examinadores no se prohiba hablar, mientras no se exija, manu militan, que aio desplieguen los labios, habrá lamentable desigualdad, y, por- tanto, injusticia lamentable en las pruebas académicas. L a razón- es obvia; el ánimo del que juzga no puede estar, a toda, hora, idénticamente dispuesto para el sonsacamiento, y, además, algunos atributos de los examinados hacen que el sonsacar produzca efectos harto d i ferentes. Mientras los examinadores hablen, Snfluirán en l a prueba otras causas que la competencia del examinado, que es la- única qué de aquélla debe decidir. Los exahiinandos deben disponer de un tiempo máximo para decir, cuanto les plazca, y los jueces dej en callar, í oir juzgar, y- ye; 1 4 -L a C i u d a d Universitaria ¡Qué admirable su concepción! ¡Qué peligroso agrupar a treinta milla res- de estudiantes! i5. -La Universidad española comparada c o n otras U n i v e r s i dades europeas Honrado con el mandato del Gobierno de Su Majestad, el que traza estas líneas v i s i tó las aulas de Francia, de Italia, de Bélgica, de Holanda, de Portugal y de Suiza. Q u i zá se engañe, pero, en su sentir, el profesorado español, en general, es tan sabio, tan inteligente y tan celoso, cuanto serlo puedan jos d V t o d o s los países que visitó, Solución ai problema religioso político d e España, de acuerdo con Roma. La Monarquía. Las Derechas, las Izquierdas y la Dictadura, La Eaz 6 n, evidencia que rinde, es una. Por Pedro Pidal. Precio, una, peseta. Segundo y símbolo, no substituto WiMerí Fe, Puerta del Sol, n. 15, Madrid,