Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 32 DE DE 1930. FEBRERO NUMERO io CTS. DIARIO DO. ILUSTRAVIGÉXT O g AÑO 1 S SIMÓSE N. 8. 65 4 SUELTO, F U N D A D O E L i. DÉ J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A DEL BARULLO CONSTITUYENTE Tara, que ía Dictadura caiga, por su propia condición, por su incompatibilidad con- la vida moderna, por su desgaste o por la repulsa pacífica, pero firme, de la opinión genera! no ha sido necesario que se perturbe al país, llevándole a la violencia y al desorden, que nunca se sabe cómo acaban, y que son siempre una crisis tan grave como la que se pretende remediar. Tenemos fe en: la virtualidad del Derecho, y al fin, triunfa de todas las obstrucciones que resisten. L a realidad ha confirmado cumplidamente núes- tro parecer y nuestra actitud sobre las ventajas de una oposición legal y perseverante frente a la Dictadura. L a disciplina del país- dejó al régimen interino sin su programa esencial. U n a cuestión de plazo, un año más o menos de interinidad, no vale la pena y los daños de abrir un período subversivo. Esto: quiere decir que nosotros no podemos censurar a los que por compartir nuestra opinión guardaron la disciplina, n i a los que sin amor al orden se resignaron a la paciencia por lo que fuere. Todos hicieron bien. P o r lo- mismo, nos parece que hacen mal, hoy, los que empiezan a perder la compostura y los buenos modos de ayer. H a y que discutir l a gestión de la Dictadura serenamente, para rectificar lo que necesite enmienda. E l furor belicoso que algunos muestran ahora, los heroicos ataques al régimen caído, las lanzadas al moro muerto, ¿para qué? y ¿para qué, los aprestos y la llamada bullanguera a la reconquista de lo que está reconquistado por ley de razón y justicia, sin esfuerzo ni. sacrificio de nadie, y sin el concurso que ofrecen a deshora los belicosos? P a r a nada, si no es. para comprometer, como si fuera sólo suya, la causa de todos los l i berales, de todo el país. U n o de los estorbos que se intentan poner a la normalidad, es la quimera de los constituyentes. Su normalidad es obra de la Monarquía y de su Gobierno, pero tienen que dirigirla y administrarla los conquistadores retrasados. Piden con la mayor comodidad que el. Gobierno del Rey les haga, desde la Gaceta, un poco de revolución. Insistimos en denunciar lo peligroso de estas invitaciones contra la legalidad. H a y que i r primero a la legalidad en que todos vivíamos, a las Cortes legales en ellas está el cauce jurídico de todas las aspiraciones; allí puede pronunciarse como quiera la soberanía nacional. Y en las Cortes, Constituyentes también se nos dirá. Pero, ¿en qué Constituyentes? ¿Han de ser las que pida tal o cual grupo? ¿No pueden ser otras? ¿N o puede salir una revisión autoritaria, donde se busca una revisión revolucionaria? S i el Gobierno puede prescindir de la Constitución, e iniciar, por su cuenta, un período constituyente que no ha pedido el país, todavía sin voz n i órg a n p d e su voluntad; si no hay normalidad constitucional para convocar la soberanía, la convocatoria se hará, según leal saber y entender del que convoca, con el sufragio y con el programa y procedimientos de revisión que mejor le parezca. Y en este punto recogeremos una objeción de El Sol. Se ha hecho, inclusa en España, más de una convocatoria constituyente sin base o norma constitucional; pero precisamente por Gobiernos provisionales y revolucionarios, nacidos de un hecho de fuerza contra la Cons: titución. ¿E s el caso presente? Aquí no hay revolución alguna, n i popular n i de otra clase, n i contra los estatutos del 76 n i contra nada. H a y una Monarquía constitucional, y hay un Gobierno legítimo, nombrado legalmente y sometido a la Constitución. Recordaremos de paso a El Sol que la campaña de Á B C por la total restitución de la legalidad ha durado tanto como la Dictadura y ha tenido ecos de simpatía y cooperación en el colega que solía reproducir nuestros artículos. H a y republicanos como hay socialistas, como hay monárquicos- -nos dice La Libertad- que anteponen al hecho fórmula- -República, Monarquía- -sustancial: garantía plena de las libertades y de las instituciones democráticas. Nosotros no anteponemos un hecho a otro: los dos- -Monarquía y garantía de las libertades y de las instituciones democráticas- -son para nosotros igualmente sustanciales. Objeto de nuestra propaganda más insistente bajo la Dictadura ha sido la restitución del régimen l i b e r a r y demo- crático, y tampoco nos oponemos a la reforma constitucional, si viene promovida y tramitada jurídicamente. discurso el Sr. Sánchez Guerra. Hemos d i cho que cuando l a conozcamos es posible que estemos disconformes con él. Mas por lo que se refiere a las últimas líneas de El Liberal no tememos ser rectificados al expresar nuestra creencia de que el Sr. Sánchez Guerra no va a pedir Cortes Constituyentes y que piensa que en las ordinarias tendrá España el cauce jurídico para todas las acciones y reivindicaciones. 3 N F O R M A C I ONES. Y CAS NOTICIAS Despacho con el Rey Madrid- 11, 3 tarde. Esta mañana despacharon con el Soberano el presidente del Consejo y los ministros de Hacienda y Gobernación. E l general Berenguer anunció que había firmado algunos decretos relativos a Relaciones Exteriores y que- en su despacho con ei Rey se había limitado a un cambio de iriipresiones. E l Sr. Arguelles presentó a. su firma los decretos de. alto personal de Hacienda correspondientes a la variación introducida en los servicios por el restablecimiento de la Dirección. General; personal que pertenecía a la Dirección de Tesorería y Contabilidad. E l general Marzo, otro referente a la j u bilación de un jefe de Telégrafos. Este anunció que había varios trenes detenidos por la nieve; en Gerona se encontraban en esta situación 150 excursionistas. Los ministros de- la Gobernación y de Hacienda cumplimentaron al príncipe de Asturias. LA ACTITUD DEL SEÑOR SÁNCHEZ GUERRA Continúan diversos periódicos haciendo cabalas sobre el pensamiento de D José Sánchez Guerra. E s sabido que dicho ex presidente del Consejo se ha negado a hacer declaraciones. Pero nos parece de un gran interés reproducir los siguientes párrafos de unos diarios tan significativos como El Socialista y El Liberal. Dice el primero: Esperamos el discurso del Sr. Sánchez Guerra para juzgarle sin pecar de precipitación, sin que nadie nos acuse de parcialidad; hoy podemos comenzar a descorrer el velo de ciertos acontecimientos, en los cuales el Sr. Sánchez Guerra intervino. ¿Era un movimiento republicano el de V a lencia? N o E l Sr. Sánchez Guerra no quiso que en aquel movimiento tuviéramos intervención la Unión General y el partido socialista, porque el ex presidente del Consejo sabía nuestra, intransigencia republicana. Por su parte, El Liberal escribe: P o r lo que se refiere a D. José Sánchez Guerra, l a inquietud se produce por saber ía impresión que adopte en las circunstancias actuales. Sabemos todos que es monárquico constitucional. E l hecho de que D José Sánchez Guerra sea monárquico constitucional 110 quiere decir que derogada la Constitución del 76 volará por la que los monárquicos proponen para sustituirla. N o hemos hablado con D. José Sánchez Guerra desde hace mucho tiempo. L e saludamos la última vez en el patio de la Cárcel Modelo de Madrid. E l salía y nosotros entrábamos, con motivo de la prisión del doctor Marañen. N o sabemos cómo piensa. N o nos hacemos la ilusión de que piensa como nosotros; pero sí tenemos la esperanza de que puedan estar a nuestro lado los que tienen por programa mínimo l a reunión de Cortes Constituyentes. Ignoramos, como todo el mundo, cuál va a ser la actitud que adopte en su anunciado E n la Presidencia A las dos de la tarde, el jefe del Gobierno abandonó su despacho del palacio de Buenavista, y al ver a los periodistas les dijo que TÍO había nada de particular, y les preguntó si habían recibido la nota de la firma. E l ayudante del general, Sr. Sánchez Delgado, dijo que no se había facilitado dicha firma porque los decretos de Estado, que eran instrumentos de ratificación eje tratados, se habían enviado a la Secretaría de Asuntos PZxtcriores, y que ios demás, que se referían a las dimisiones presentadas por los gobernadores de provincias, a excepción de los de M a d r i d y de Barcelona, no habían sido devueltos de Palacio. Como el conde de Xauen había recibido momentos antes a los Sres. Marañóñ, P i t taluga y Tapia, de la Junta del Ateneo, los periodistas preguntaron al presidente acerca de esta visita, y contestó que los comisionados le habían visitado para hablarle de la situación del Ateneo. ¿Acordará algo sobre este asunto el Consejo de hoy? -No- -respondió- De ello me han hablado, y yo me he tomado cierto tiempo para resolver. E l conde de Xauen hizo un gran elogio del doctor Marañón, a quien profesa, según dijo, una admiración sincera. Nuevo jefe de la censura E l subsecretario de la Presidencia presentó hoy a los periodistas al nuevo jefe de la Censura, teniente coronel de Estado M a yor D Rafael Alfonso de Villagómez, que tomará mañana posesión de su cargo.