Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 12 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 26. 1 NFORMAC 1O NES DE MARINA Cuerpo General Se dispone que el alférez de navio D Guillermo Scharfhansen y Kéblon desembarque del Bustamante y embarque- en el Cíclope. BLANCO y NEGRO E s l a más h e r m o s a de las r e v i s t a s su y a l a r g a colección c o n s t i t u y e l a ejecutor i a de u n a h i s t o r i a de. a r t e y b u e n gusto, c o n s t a n t e m e n t e m a n t e n i d a y en todo m o m e n t o a. crecentada. Aeronáutica Se nombra al teniente de navio D. Eladio Céano Viva sabarca aviador naval, asesor de los acuerdos de la Junta del Aeropuerto de Almería. LA CONFERENCIA NAV A L D E LONDRES. Resultaría curioso y divertido exhumar las acusaciones proferidas durante la gran guerra por los franceses, cuando los- submarinos alemanes; y compararlas con los elogios qiie hacen actualmente a este arma ante la insistencia de los anglosajones para suprimirla, o, por lo menos, para, limitar su número, tamaño o actuación. Moliere diría a los ingleses y yanquis: Vous étes orfevre monsieur Josse y Musset diría a los franceses: II ne faut jorer de rien en castellano castizo: Nadie puede decir de este agua no beberé Todo esto significa, desde luego, que los franceses no tengan razón desde el punto de vista de las potencias navales de segunda y tercera categoría. Hundir a un buque es siempre algo cruel, pero no menos cruel es hundirlo mediante un crucero o una bomba lanzada de un avión, que- mediante. un submarino. Ciertamente los submarinos de pequeño tamaño no pueden salvar a los tripulantes y pasajeros del buque hundido, pero si se examina el problema con este criterio (véase la propuesta de Root) habrá que permitir que las naciones, imitando el ejemplo francés, construyan submarinos grandes de unas 1.600 toneladas, y hasta submarinos gigantescos de 3.000. Francia, tiene, pues, sus razones en defender el submarino como arma legal, Pero los anglosajones podrían oponer al ra- Ingenieros navales Se concede la situación de supernumerario, sin sueldo, al ingeniero naval de primera D. Jaime González de Aledo y Rittwagen. zonamiento francés las propias acusaciones de Francia contra los submarinos durante la guerra. No se trata realmente de humanitarismo, sino de intereses. Los- anglosajones quieren limitar sus armamentos navales, con el fin de ahorrar dinero, y por esta razón tratan de imponer una limitación acentuada a las demás potencias. Quieren establecer la cifra de 70.000, como máximun, de tonelaje para los submarinos de una nación, cuando Francia posee ya la de 00.000 en submarinos y tiene el proyecto de alimentar la cifra hasta 124.000. Se comprende, pues, que Francia tenga mala Prensa, lo mismo en los Estados Unidos que en la Gran Bretaña, pues las dos grandes potencias anglosajones ven en ella el campeón de los submarinos en particular y de una política agresiva, en general. En nuestros primeros comentarios acerca de la Conferencia Naval dijimos- que una colaboración demasiado estrecha entre Washington y Londres facilitaría, a la par que dificultaría, la solución. En efecto, el hecho de que el Daily Telegraph pueda anunciar que en todos los grandes Problemas del desarme naval la Gran Bretaña v los Estados Unidos están por completo de acuerdo, no sólo en principio, sino en otros detalles no deja de inquietar a las demás potencias y principalmente al Japón. Según el proyecto norteamericano, al Japón sólo se adjudicarían 722.000 toneladas contra 1.200.000 a cada una de las potencias anglosajonas, es decir, que no tiene en cuenta los deseos expresados por la delegación japonesa, con respecto a la proposición de 5 3,5- Como el Japón se encuentra en plena campaña electoral y el Gobierno tiene que luchar contra la fuerte oposición del partido Seiyukai no es posible que Wakatsuki renuncie al porcentaje indicado, en que insisten Jodos tos políticos y técnicos japoneses, sin distinción de partidos. Contaduría e Intervención Ascienden a sus inmediatos empleos el comisario D José Martínez y A y a l a y el contador de navio D Francisco J Sánchez Barreto. Asesoría general Se nombra auxiliar de la Auditoría de Ferrol al teniente auditor de segunda don José A b i a Zurita. Recompensas Se concede la cruz de segunda clase del Mérito Naval, blanca, con pasador de Industrias Navales Militares, pensionada, al capitán de corbeta D. Manuel Garcés F a yos; y la misma recompensa al capitán de corbeta D. Leopodo Cal y Díaz.