Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 13 DEFEBRERO DE 1930. NUMERO 10 C T S PRADO D E S A NSEBASTIAN. CERCANA SUSCRIPCIONES Y A TETUAN, SEVILLA DIARIO ILUSTRAVIGE- DO. AÑO N 8.466 ANUNCIOS: MUÑOZ S 1 MOSEXTO SUELTO REDACCIÓN: OLIVE. nerales, generosos ni nacionales para consNada de izquierdas y derechas, nada de tituir una doctrina ni una fe políticas. partidos, nada de espectáculo, coalición finanLunes. -Un telegrama de Nueva York ciera e intelectual con ideales claros y pretrae. algunas declaraciones de D Juan E s- cisos ¿cifras acaso? nada de particiFANTASÍA telrich, íntimo colaborador de Cambó, y por pación de masas en una coordinación de él llamado de urgencia. Mientras el conde doctrina nada de propaganda popular, solo de la Mortera dice que n i partido, n i de Gobierno y servidumbre pide el Sr. Cambó Sábado y lunes concentración ni de derechas D Juan Es- con l a m á s osada, reaccionaria y glacial votelrich nos declara que l a organización tiene luntad que se haya atrevido a aspirar a l Sábado. -Las declaraciones de los seño- un alcance nacional Esto nos prueba que el Gobierno de España. Pero España no se res Maura (D Gabriel) y Goicoechea pu- article de fantasía con su colgante y su secreto gobierna asi. Una soleada llaneza del corablicadas hace poco, vienen a confirmar, en resorte a ú n se cotizaba en Nueva Y o r k mien- zón, un despejo abierto del alma es lo que parte, el editorial de A B C sobre el partido tras en Madrid desaparecía de todas las caracteriza en izquierdas y derechas a esta pizarras bursátiles para plantear una nueva vieja cristiandad europea que se llama E s de pasado m a ñ a n a paña. E l daño dedos Austrias no tanto esL a tigura del S r Cambó no nos ha pa- constitución y un nuevo nombre de la sotuvo en sus concepciones políticas- -a merecido nunca a más adecuada para consti- ciedad. E l Sr. Cambó, en su nota oficiosa nudo excelsas- sino en aquel reaccionaristuir un gran partido nacional de derechas, y en sus declaraciones a la Prensa, suscribe mo progresista, que hoy tiene su edición y es el propio conde de la Moriera quien cuanto ha dicto el conde de la Mortera: N i partido, ni de concentración: n i de de- microscópica en el S r Cambó y que estenos anuncia que no h a b r á n i partido n i de rilizaba taimadamente y lentamente el alto concentración ni de derechas porque le rechas Pero a renglón seguido, se propone sentido tradicional y popular y el alto senparece que e l eterno pleito de derechas e realizar una selección nacional de intelectido liberal y moderno de España. N o una izquierdas está ahora supeditado a otro que tuales y fuerzas económicas. E s de suponer selección que sólo se hace legítimamente circunstancialmente tiene mucho mayor i n- que estas últimas serán cristianamente las sobre las masas y partidos en pugna; no una terés el de la vieja y nueva política Cier- primeras y vendrán sentadas por; financieros clase directora, como consecuencia de esta tamente, como dice un periódico de la ma- que no se sumarán probablemente para po selección, quieren traer esas coincidencias ñana, se ha venido fantaseando mucho es- nerse a las órdenes de los intelectuales, sino en torno al ex ministre de Finances sino tos días sobre el alcance del viaje ¿o de los para financiarlos y utilizarlos. Esto sería una casta privilegiada- -no alzada por la viajes? a Madrid del Sr. Cambó y su algo así como supeditar l a eterna división de derechas e izquierdas propia de países opinión del país- una conjura financiera y propósito de organizar rápidamente un nuefinanciadora de algunas fuerzas intelectuales, vo partido pero cabe preguntarse si quie- cristianos a una especie de interpretación un apoderamiento silencioso de las funciones han fantaseado mucho han sido los pe- hebrea de la Historia. nes directivas. De lo que hacia el exterior se riódicos o los amigos del S r Cambó. SeParece también que los Gobiernos de con- dibuja no sabemos nada todavía. E l article g ú n declaraciones recientes del Sr. D u- centración le parecen al S r Cambó ineficade fantasía se va a convertir en un objeto ran y Ventosa- -seguramente bien informa- ces- -son sus palabras- porque carecen, digno de ser inmediatamente recogido por a do- el S r Cambó pensaba financiar va- de comunidad de doctrina, de pensamiento y España espiritual, llámese de izquierda o de rios periódicos y no nos resignamos á pen- hasta de temperamentos y m á s abajo dice derecha. sar que los financiara para que no fanta- que i r a las Cortes sin coordinación y sin seasen sobre el nuevo partido. E l editorial ideales claros y precisos sería engendrar un RAFAEL S Á N C H E Z M A Z A S de A B C quería anticipar precisamente esta Parlamento condenado fatalmente a la esprevención de orden nacional, oponiéndose terilidad E s ciertamente caso extraño y a fantasías que en manera alguna repre- nuevo- -por no decir sospechoso- -en la H i s sentaban serias garantías ni traían óptimos toria el. de. un hombre político que pide co- L A CRISIS M E D I T E R R Á precedentes para lo porvenir. E n torno al munidad de doctrina, de pensamiento y hasta Sr. Cambó se había formado últimamente de temperamentos e invoca los ideales cla- N E A D E L A C E I T E D E una especie de atmósfera mágica mesiáni- ros y precisos y desdeña los partidos que OLIVA cá, fantástica, en suma, que no es la que no consisten sino en esa coordinación de prepara mejor a los pueblos y a las M o- doctrina y en esos ideales puestos en funnarquías para elegir sus gobernantes. A n- ción popular nacional. Un problema de gran interés tes bien, les suele poner en riesgo de graU n a somera pesqui: a demostraría primenacional ves desencantos. Ahora, descartada pru- ramente que esta función nacional y popudentemente la fantasía del gran partido por lar- -esta necesaria garantía- -es lo que eluSituación actual. -Hoy vende el produclos amigos del S r Cambó, cabe inquirir den los- arabescos y desequilibrios del se- tor el aceite de oliva al mismo precio que sobre la realidad de una posible coinciden- ñor Cambó, aunque- -como dice Estelrich- -hace quince años. Todo el que sea comercia de hombres o de grupos en torno a la tengan alcance nacional. E n segundo lugar, ciante o se dedique a la fabricación de un figura dej inismo Sr. Cambó- -que, es lo que se eluden las posiciones de izquierda o de producto, pi ise cuál sería su situación si parecen indicar ahora las declaraciones del derecha, que son posiciones religiosas en el tuviera que -vender a los mismos precios conde de la Mortera- porque, según viejo alto sentido histórico que hizo decir a Goethe achaque histórico, cuando los hombres no no hay m á s que historia religiosa Aquí, de hace quince años, con los gastos que acconsiguen ligarse políticamente por una fe, en lo que él Sr. Cambó propone, no hay sino tualmente tienen los negocios, de salarios, por una idea, por una doctrina nacionales, ahistoricidad, apopularidad, arreligiosidad; contribuciones, etc. Esta simple reflex óu tienden a buscar la unión por m á s abajo, o elusión del- sentido popular, del sentido his- será suficiente para que cua quiera se de sea por el mundo de los problemas inmedia- tórico y del sentido religioso, que todo es cuenta de cuál es la situación de los protos o la llamada política realista otras uno, porque la misma irreligiosidad bolche- pietarios de olivares españoles, de lo? cultivadores de ellos y de cuantos viven se veces ya cacareada por el Sr. Cambó. vique o la fe radical- socialista están llenas mueven dentro dei negocio del aceite de Esta parece ser l a segunda etapa o el pri- de sentido religioso y religación oliva. mer táctico repliegue del partido de pasado Nada de espectáculos dice Cambó, y Explicación de esta situación. -El premañana, creado, sin duda, en sus primeros ello equivale a decir nada de públicos anuncios por mal aconsejada fantasía. Aguar- aunque l a política sólo es legítima cuando cio del aceite de oliva no lo fija, un país, damos la tercera etapa o el tercer repliegue se compone de públicos y se encara con la ni una Bolsa determinada, sino, circunscon alguna previsión de los acontec mien- re- pública Eludir los públicos, las masas, tancialmente, aquella nación que tiene mayor tos. Nos ha parecido conforme con las leyes los partidos, el pueblo, en suma, cuando se necesidad de ver. ier Esta necesidad surge v orodu. cir in naturales que la coincidencia en torno a un quiere gobernar con ideales claros y preci- t 1? i co J nir j jj jfroca a r resigran financiero como el Sr. Cambó no haya sos supondría ya la más fría, y monstruosa podido ser una coincidencia de deas. Pero reacción en manos de Un intelectual puro T ic- Je ufarse los precios déte nvna tampoco parece un disparate que l a futura pero en- nanos del político financiero qut stica especial del problí- r r ii on coincidencia realista en torno a problemas anda seleccionando por ahí fuerzas inte- a c Í. internacional crea el aceite a inmediatos acabe por buscar su base en una, lectuales v financieras- -donde las primeras can ndo. permanente la su vj íe coincidencia de intereses o grupos de i n t e r é s wjódan eiL. saail. iaaio Je laSn s xwáaszsSS: verit. ñii país, no hay pcsibi esses faltos de calor popular y no bastante ge- 1 pone la mayor abyección política. UN ARTJ CLE DE 1 A A