Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 13 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 ca de 30 por 100 que representa la baja de nuestro signo monetario, la disminución del precio ha seguido por escalones sucesivos a la depreciación de nuestra moneda, no permitiendo la exportación española m á s que cu aquellos momentos necesarios para producir de nuevo una baja del aceite, aparte, como es natural, de la exportación de calidades. Y a se verá cómo vendrá la reacción en el precio conforme vaya disminuyendo en T ú n e z la desproporción entre las existencias en aquel país y s u consumo. N o cabe asegurar que la situación actual pueda ser definitiva. Hace seis u ocho meses el -tccite tenía precio rernunerador, y no es. razonable pensar que. en tan corto plazo se 3l aya modificado toda la economía aceitera del Mediterráneo. Pero lo ocurrido este año debe servil de advertencia y reclamar remedios para el porvenir. Ranedhs para que no vuelva a presentarse e. sla situación. -Es preciso, ante iodo, que el consumo interior de los países productores del aceite de oliva no sea disminuido para acumular disponibilidades de aceite que ofrecer a la exportación, ya que en todos l o s p a í s e s el mercado anterior es siempre el mejor y m á s seguro. S i volvieran a consumir en su interior Italia, Grecia y F r a n cia, lo que antes consumían, lejos de sobrar aceite de oliva para la exportación medite- rránca. habría escasez del mismo. L a solución- de este problema, que a nosotros nos afecta grandemente, pero con no menor intensidad a Italia, Francia y Grecia, tiene que ser una solución de conjunto, y de no hacerlo así irán desapareciendo las producciones olivareras por riguroso orden del precio de producción de sus aceites. Pero no basta buscar una solución a plazo relativamente largo, sino que es menester resolver el problema, por lo que hace a E s paña en el momento actual. Las soluciones para- E s p a ñ a no son de otra clase que las propuestas para la solución internacional del problema del aceite: Aumento directo o indirecto de su consumo, y ese aumento indirecto es l a prohibición ya alcanzada de la importación de semillas olea- i ginosas que redujo la existencia de aceites comestibles en 15 ó 20 millones de kilos, y la supresión de aquellos otros aceites que procedentes del orujo, y subrepticiamente, habián pasado al consumo alimenticio. Es- tas cifras reunidas representan tanto como la exportación española. E n otro segundo artículo nos ocuparemos especialmente de los aceites procedentes de los orujos y reuniremos, en conclusiones concretas, los remedios que a nuestro juicio pueden anlicarse de modo m á s inmediato. PEDRO SOLIS TA LKIES Confesión de un hombre de buena voluntad Lanzó la noticia A B C, con su acostumbrada generosidad; recogiéronla también afectuosamente otros diarios madrileños y provincianos, y y a no ignora nadie en E s paña que uno de los pasajeros del Conde de Zeppelin en su próximo viaje a América será el abajo firmante. A. mi regreso a l a corte he encontrado un montón de cartas relativas a ese vuelo, y- no digamos si en el Casino, en los sa- loncillos teatrales y en las cafetcriles tertulias se habla del asunto. Cuando menos conmigo. Y sucede que los comentarios han logrado desconcertarme, pues se dan a mi actitud interpretaciones sorprendentes. Después dd todo, función, de Ja crítica es definir y clasificar las obras por ella examinadas. Pero repito, yo no sospechaba el alcance de l a aventura, sucediéndome, según palabras de un personaje de Juan Pujol, lo que al cangrejo, que es crustáceo, aunque él 110 l o sabe. Por de pronto, yo no soy rice. Comenzaba ahora a guardar unos dinerillos, ganados liouestísimamcnte y a cuerpo limpio, tan a cuerpo limpio, que ni la mesa con el tapete ni el rollo de papeles er. la diestra acompañan al cbarliski solitario en las tablas. Si. se rué permite usar términos de la calle, diré que me juego todo a una carta. X o existe, por tanto, el menor alarde. N i siquiera el de continuar y engrandecer m i leyenda de viajero. Nuestros padres cono cieron el tartarinismo. H o y apasiona lo sensacional. Desde Alfonso Daudet a Paul i l o rand se extiende en Francia, es decir, en el mundo, la escala comprendida entre ambas mixtificaciones de la grandeza. -Se desvaneció el simulacro de heroísmo del tarascones, y en cuanto a lo que representa el autor de Abierto la noche, ello b quedado reducido, en los mismos libros de Morand, al maquillaje con que se enmascaran las bellezas marchitas, y no resignadas. P o r lo demás, en contra de quienes suspiran, por estar siempre a la moda, yo creo que asi que se ha madurado en la vida, no carece de señorío emperezarse un poco en lo que fué c a racterístico de la propia- juventud, del tiempo de uno, y que lo que importa es i r descubriendo matices íntimos y por extensión secretos ¿leí universo. Llega un instante en que resulta pueril desmontar y explicarse u n automóvil mientras sigue ignorándose el misterio germinativo de una semilla cualquiera. Quijotismo y plenitud, he ahí los móvi- Jabón Florea leí C a m p o E l i MAS D E T E R G E N T E i astilla, 0,35, 0,75 2 1,25. pal C A B E tXOS TUZADOS Y ONDTJLADOS, SE CONSERVAN INDEFINIDAMENTE CON I A ADMIRABLE LOCIÓN O NDULIA Precio, 3,50. ROJO LIQUIDO J U G O DE L o más refinadamente chic para el maquillage de los labios. Compactos ai 7 Yo produce jamás Da la sensación empastes ni resecamiento. 13 as ra? o Se S á n d a l o Para sombrear maravillosamente los párpados, destacando la belleza de los ojos. i rcíio, con c umiho. 2 de la belleza natural y es de extraordinaria permanencia. nwmm F a b r i c a d o p o r PERFUMERÍA F L O R A L! A S A v tatuco