Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 14 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA, P A G CRITICA Y NOTICIAS D E LIBROS El arte de birlibirloque por D José Bergantín. Figuras, doctrinas y empresas hispánicas Otros libros. Notas de lector tro escritor, hasta el punto de negar todo sentido y valor estético a la obra en que no Como estrellas, como puntos luminosos y se haya alcanzado este triunfo. E s t á bien. sorprendentes, en los complicados arabescos L o que no advierte es el peligro de que, de una prosa jocunda y grave a la vez, J o s é bajo la aparente facilidad se oculta la Bergamín va dejando caer sentencias y paratrampa, el soslayo, el escamoteo del peligro dojas. de fina y honda observación a lo lar- o de la dificultad. E n l a aplicación que hace go de las páginas de este reciente libro suyo, de la doctrina al arte de birlibirloque de toque titula El arte de birlibirloque. rear, y aun a otras artes, incluso las literaTiene este escritor una fervorosa vocarias, no advierte que el triunfo sobre las ción y una extraordinaria aptitud para pedificultades, gallarda y honradamente obtenetrar en el sentido recóndito que late munido, no desmerece por haber sido éstas machas veces bajo l a frivolidad aparente de nifiesta y auténticamente superadas. E n las palabras, las frases, los aforismos, socambio, en el caso de l a aparente facilidad bre los cuales pasa sin atención l a rutina puede muy bien haber sido escamoteada, y vulgar. E n toda su obra fulge continuamenno vencida, la dificultad por haber jugado te el brillo de este don poderoso que adorna el escamoteadór fuera de cacho como su penetrante ingenio. A veces abusa de él B A J O E L C I E L O M E J I C A N O por el doctor dicen los técnicos, sin arrostra el peligro, hasta tocar en los límites de la irreverenAlbiñana. -Por si podemos contribuir a su sino jugando siempre fuera de él. E l m é r i cia, de l a burla; otras invade francamente to mayor, en el juego del arte, no está en es- merecido éxito de público, optamos por no el terreno del sofisma. Pero siempre sordiferir para m á s amplios términos la notiperar la suerte sino en obtenerla, venprende por lo certero de la puntería, en el cia, a cambio de apresurarla. ciendo- su veleidad y sometiéndola al poder atisbo de la relación percibida. E n todo Él Sr. Albiñana hizo u n libro interesan. soberano de la inspiración y de l a inteligenarte bello- -dice, por ejemplo- -hay siempre tísimo sobre Méjico, en forma de hovel- i, cia, arrostrando y superando el peligro del la evidencia de un milagro. E l milagro cumpintoresco, sugestivo, algo folletinesco. Este fracaso, ple una ley divina, con rapidez, con ligeredefecto le señalamos, recelando excesivo Así camina siempre el admirable escritor, z a por arte de birlibirloque. N o olvideelemento imaginativo. E n este otro volumen entretejiendo, con maravillosa destreza, los mos que la frase española por arte de bireí autor protesta de su veracidad y nos jfrehilos sutiles de sus agudas y certeras penelibirloque tan antigua, tan corriente, sigce. tales episodios y ejemplos, que nos deja traciones, con las mallas paradójicas de las nifica hacer tina cosa por medios extraordivacilantes. E n realidad, Méjico no es un manipulaciones del sofisma, bajo las cuales narios y ocultos. L a observación, por tanto, país incomunicado; no es una región- e se siente palpitar l a ironía del escepticismo es aguda, fina, exacta. Marte, y si allí no se desmienten las narraburlón, que estalla con franqueza en las ciones del doctor Albiñana, es porque enE l Sr. Bergamín consagra estas páginas últimas conclusiones del razonamiento: E l cierran fondos de verismo. E l argumento es a comentar, con bizarras cabriolas de su toreo no es español, es interplanetario E n concluyente. fértil y penetrante ingenio, el contenido de definitiva, el arte de birlibirloque se lo saluna de las artes de birlibirloque m á s disE n este libro de ahora el doctor Albiñata todo a la torera Lopes Prudencio, na refiere sucesos, hábitos, y episodio y cutidas y más atrayentes para sus devotos: el arte de torear. E n el andar de estas disquipinta escenas de un atractivo lleno de nosiciones encuentra él escritor oportunidades vedad y de sugerimientos. E n verdad, valer! para discurrir sobre temas- de grave trascenmás todas esas realidades que los capítulos Otros libros dencia. Nos asomamos repetidamente. a la E s más extraños y sorprendentes de la creatética, a la Metafísica, a veces nos enconción de un novelista. Y es que Méjico tiene F I G U R A S DOCTRINAS Y EMPRESAS H I S P Á N I tramos hasta con alusiones teológicas y aun aún mucho de país primitivo; sus millones CAS, por Benjamín Fernández Medina. -Este místicas. A todo nos lleva el vuelo inquiede indios viven hoy como hace siglos, con volumen, primero de una serie que abarcato de esta eironeia acrobática y bizarra, que rá todas las obras del ilustre diplomático y. imperio de tradiciones milenarias, con i n publicista americano, contiene cartas, artícupalpita ágil y sutil en l a prosa sorprendente fantiles supersticiones y con l a tendencia los y discursos del Sr. Fernández Medina, nómada y el aislamiento de l a civilización de estas bellas páginas. relacionados con su amplia e inteligente l a A b r e un abismo nuestro escritor entre la de edades remotas. Todo puede, darse y esfera del clasicismo y la del casticismo. E n bor desde el puesto oficial, labor que, por creerse en un país así donde, además, a dos referirse siempre a las raíces espirituales aquélla está el trono de las ideales perfecciohoras de automóvil de la capital subsiste, nes, obtenidas por la plenitud poderosa de l a y a las esferas de la cultura, ha contribuicomo en la época del descubrimiento, la i n do tanto durante estos años a la campaña pointeligencia. E n ésta, en l a del casticismo, l a mensa selva el Desierto de los Leones, positiva del hispanoamericanismo. E l señor deficiencia del poder inteligente se ha suplanblada de alimañas y fieras. F e r n á n d e z Medina proclama su devoción a tado- -o quizá, mejor dicho, suplido- -por el Varias horas de lectura que estimula un E s p a ñ a como madre de las naciones de A m é carácter. Y l o característico- -dice- -es l o agudo, creciente interés, tiene el nuevo l i rica; pero su devoción no es puramente sencaricaturesco. Porque la exageración no es bro del doctor Albiñana, en el cual no falta, timiento, es también tributo y homenaje de intensidad, es caricatura E l que sólo tievigorosa y razonada, l a nota hispánica, esfruto mental. Mentalidad escogida y cultivane defectos, impotencia artística, e x a g e r á n pañolista. Rectifica errores, rechaza acusada en el estudio, la del Sr. Fernández M e dolas, logra la caricatura de una personaliciones y condena novísimas y enojosas dad, de una inteligencia: el carácter (el ca- dina tiene el obediente instrumento de la pa- orientaciones L o s mejicanos- -dice, en labra, y con la palabra hablada y con la plurácter es l a caricatura de la inteligencia lísuma- -se conforman con descender del i n ma es siempre, su expresión literaria y sequida) y así sé forma exteriormente, no dio o. son descendientes de los conquistadolecta, tanto más gustosa en los trabajo? cuyo por su inteligencia, que le falta, sino por res. S i aceptan sus aborígenes tienen que mérito m á s difícil y principal es la síntesu temperamento, que le sobra. aceptar sus estigmas étnicos. S i reconocen sis fibrosa y densa. A s í son los trabajos H a y én estas afirmaciones indiscutibles la ascendencia española, tienen el, deber de de este libro, en el cual la variedad de teaciertos. H a y también espejismos notorios. respetar a E s p a ñ a mas, desde l a conquista espiritual a las rePuede el carácter ser caricatura de la i n B A J O E L CIELO M E J I C A N O a g o t a r á rápidateligencia. Pero puede también ser su ornamente su primera edición y otras sucesivas. mento. L a mejor prueba de ello es que no N i n g ú n libro de aventuras supuestas ni de fc ay inteligencia poderosa sin acentuado caviaje por países remotos puede cautivar tan rácter. E l propio clasicismo, aun en el senfuertemente al lector. tido que nuestro escritor toma esta palabra, tiene las apolíneas líneas de una bella fisonomía, de un carácter firme y armonioso E L PADRÓN M U N I C I P A L D E H A B I T A N T E S D E E S P A Ñ A Y S U CONCORDANCIA CON E L R E G I S que está por un abismo separado de l a ca- Habitación con baño y pensión TRO D E L A POBLACIÓN. -Los cultos ayudanricatura. tes de Estadística D Adolfo R T a r i b ó y L a antigua y sana doctrina de la difícil completa, desde pesetas 25 D Juan Jiménez Quílez han publicado, con facilidad la excelsa aptitud de vencer las el título que antecede y sobre el asunto que más arduas dificultades ocultando, bajo l a él enuncia, un documentado y útilísimo l i magia de la suma destreza, la magnitud del bro, en el que se traía del padrón muniescollo salvado y la sensación del esfuerzo cipal de habitantes, como base de toda i a empleado para su ¡ogro, entusiasma a nuesirrancisco ¿Urarez, Constaiitiu 1 laciones financieras y comerciales entre E s paña y A m é r i c a española, es una conste ación de puntos analíticos y de crítica precisa y serena. Todo es como una proyección de influencias y de relieves de la F í s toria contemporánea, sobre l a cual fu gu a como una luz de guía l a vida y l a obra de fray Francisco de Vitoria. H a y también reflejos recíprocos, como los capítulos de ¡a América española en l a obra de Menéndez Pelayo, y la figura de Mella vista desde America. Y notas de tan hondo sigm tirado como l a de Asturias, con su Covarlonga, santuario de la raza hispana. De ese pasaje son estas palabras: E s p a ñ a ha recobrado la fe en sí misma y en sus destinos, desecha pesimismos y busca en la tradición propia de su cultura y de acción, que nada tienen que envidiar a las extrañas, substancia bastante, estímulo eficaz para continuar su vida y su obra en el mundo E l libro del S r F e r n á n d e z Medina Hene el doble valor de la nobleza y de la emoción. ANÍS SAI ISIDRO
 // Cambio Nodo4-Sevilla