Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VJGESIMOk t SEXTO. ABC N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO W W SEXTO. L A CONOCIDA F U E N T E D E AGUA F E R R U G I N O S A D E L A CASA D E C A M P O M A D R I D ESTACIÓN M a d r i d con varias fuentes de los llamados viajes antiguos que. por ser de aguas selenitosas, como la mayor parte de los manantiales que brotan de su suelo, son preferidas para el consumo por algunas personas que encuentran en eílas v i r tudes digestivas. Pero, además, todo el mundo conoce las singulares propiedades que tienen algunos manantiales de la villa y corte en relación con diversas dolencia. Hemos considerado como curioso tema de información él de ofrecer algunos. datos sobre dichas fuentes, que hacen de este simpático M a drid una estación de aguas medicinales, no tan famosas como las de algunos balnearios en explotación, pero, desde luego, de temporada más cómoda y barata. Guiados por nuestro afán informativo hemos querido rescatar- -y aun habremos de perseverar en nuestro empeño- -la antigua fuente de Santa Polonia, ya perdida para el vecindario de M a d r i d pero que no sería difícil volver a alumbrar si personas técnicas y conocedoras de las antiguas conducciones madrileñas pusieran en ello su propósito. L a fuente de Santa Polonia existió hasta hace unos veinte años a espaldas de l a puerta de acceso a la ermita de Atocha, donde UENTA DE AGUAS MEDICINALES brir nuevamente, pues situada en lugar cerrado al público, en lo que fué huerta de Atocha, frente a la entrada del demolido cuartel de Inválidos- -en cuyo solar se levanta hoy la torre bizantina de la nueva Basílica- permanecía casi ignorada. N o obstante, D H i l a r i o Peñasco obtuvo el testimonio de las virtudes curativas de sus aguas por parte de algunas personas que gozaron de sus saludables virtudes, entre ellas el propio comandante de Inválidos don Manuel Salvador, quien, en carta de 16 de mayo de 1887, decía: Desde hace muchos años se consideran las fuentes de este cuartel, y que proceden de su huerta, como de virtudes medicinales, tanto que no pasa día sin que vengan muchas personas a beber su agua y aun a llenar vasijas, que se llevan a l interior de la población. Reunió el autor de las Páginas de la historia de Madrid certificados médicos, y por medio de análisis químicos se vino en conocimiento de que las aguas eran bicarbonatadasferruginosas. E l Real Patrimonio, al que pertenecen los terrenos donde la fuente de Santa P o lonia hallábase enclavada, cuidó de ella a partir de la publicación de varios articu- C fué venerada esta imagen hasta su traslado a la iglesia del Buen Suceso. A ú n se conserva en pie, separando la lujosa verja del panteón de Hombres Ilustres y la nueva residencias, de los Dominicos, un arco y muro de ladrillo, tapiado con piedra, que corresponde a la antigua entrada de l a ermita y sobre el cual subsiste una sencilla cruz de hierro. A espaldas de este muro manaba l a fuente 3 e Santa Polonia a la que acudían diariamente centenares de personas en busca de sus aguas medicinales, de antiquísima fama entre los vecinos de la corte, y de que ya hablaba Quintana, en 1629, en su libro Historia de la antigüedad, nobleza y grandeza de Madrid. A l reseñar las fuentes de la v i l l a decía: L a del humilladero dé Nuestra Señora de A t o cha y, dentro del convento, la de Santa ¡Polonia que por nacer de una ermita antigua dedicada a aquella Santa tomó de ella el nombre, cuya agua se ha experimentado hace maravillosos efectos en las enfermedades de piedra y mal de ríñones. E l gran madrileñista e historiador don H i l a r i o Peñasco, en su libro Páginas de la historia de Madrid publicado en 1801, hace referencia a esta fuente, que logró descu-