Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL HOSPITAL Y EL DE SAN yia ¡e S ilusionados Aquel museíto de Flandes JUAN CANALILLO OLVIDADO... E N una plazoleta con e v ó n i m o s se alza la Catedral de Brujas, y enfrente, el hospital de San Juan, refugio de la descendencia de sus antiguos protectores, entre los que figuraba el canalillo olvidado, quizá por enfermo, a las espaldas de esa casa venerable, que sigue m i r á n d o l o c o n unas ojivas siete veces centenarias. En un pabellón consérvanse unas obras de Memling, bajo la custodia de un anciano, a quien conmueve su familiaridad c o n las reliquias. S o b r e u n a mesa hay una gran lente, consagrada al prodigio detallista de las pinturas y en donde se reflejan, con el mismo miniaturado del maestro, las ventanas de la estancia y un t r o p e l de nubes. LOS FAMOSOS EL CISNES ÚNICO D E BRUJAS, QUE TORNAN DE ROMÁNTICO HASTA ESE MUELLE, MODERNIZADO LA LEGENDARIA CIUDAD... Precede al museíto un jardín interior, que, a falta de rosas, armoniza el esmalte profundo o claro de unos arbustos inmóviles y sin aroma. U n sobradillo cobija un Cristo de barro. Por los enladrillados senderos pasan las Hermanas, con su toca y un delantal de una tela burda, que huele a medicamentos. O t r o jardín, de hierro oxidado, fingen en e ¡aire las veletas de unas viejísimas edificaciones. S e d i m e n t ó él ambiente en el oratorio pictórico. E l a l i e n t o de los siglos, y más aún la clausura compartida con la caridad y con el dolor, enriquecieron las a r m o nías balsámicas del primitivo con una pátina de tanta profana belleza como beatitud. Un fanal en un soporte, que manos mon-
 // Cambio Nodo4-Sevilla