Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 16 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25, Sexto: A l realizar las asignaciones re- I glamentadas en este artículo, se eliminarán los nombres de quienes sean diputados provinciales con arreglo a lo establecido en el artículo 3. A r t 6. P r i m e r o Las Juntas Directivas o de gobierno de las entidades con derecho a nombrar vocales natos, procederán a su designación en el improrrogable término de seis días, a partir de la notificación de este decreto, y notificarán sin demora al gobernador civil de la provincia el resultado de la votación. Segundo: A su vez, el secretario de l a Diputación Provincial remitirá al propio Gobierno civil relación certificada y conforme de las listas de diputados, por orden de votación. Tercero: E l gobernador civil convocará oportunamente a las personas que deban i n tegrar la Diputación Provincial, notificándoles en forma su designación y requiriéndoles para que comparezcan el día 25 del corriente, a las doce horas, en el edificio de la corporación, a fin de dejar ésta constituida. A r t 7 P r i m e r o E n dicho día y hora y bajo la presidencia del gobernador civil, se constituirá la Diputación, tomando posesión los proclamados y levantándose acta por el secretario. Segundo: E n la propia sesión, retirado y a el gobernador civil y presidiendo interinamente el vocal de má edad, se designará la Comisión provincial Permanente, mediante votación en sufragio secreto, eligiendo el número de individuos que señala al efecto el vigente. Estatuto provincial. A r t 8. E t Gobierno queda facultado para designar libremente, aun fuera de las Corporaciones provinciales respectivas, al presidente y al vicepresidente de la D i p u tación. A r t 9 Las nuevas Diputaciones y Col i s i o n e s provinciales tendrán todas las facultades que a dicho organismo asigna el mencionado Estatuto provincial, cuya v i gencia subsiste en todo lo que no resulte incompatible con este decreto o con las disposiciones que para su cumplimiento dicte el ministerio de la Gobernación. A r t 10. Las reclamaciones que se formulen por infracción de este decreto se presentarán en término de quince días naturales en las Diputaciones provinciales y con su informe se cursarán al ministerio antes indicado, que resolverá sumarialmente y sin ulterior recurso. A r t i i Será obligatoria la aceptación de los cargos conferidos con sujeción al presente decreta, a reserva siempre de casos de absoluta y justificada imposibilidad que, previo informe de la Comisión provincial permanente, serán fallados por el aludido ministerio. A r t 12. Queda autorizado el ministro de la Gobernación para dictar por Real orden las disposiciones que el régimen peculiar de N a v a r r a y de las provincias que integran el archipiélago canario hagan necesarias durante el actual período transitorio. Disposición final. E l Gobierno dará en su día cuenta a las Cortes de cuanto en el presente decreto se establece. 0 a guida durante el período de la Dictadura por el Sr. Goicoechea, con cuya serena y desinteresada actuación han estado y siguen estando los reunidos plenamente identificados. 2 Reiterar su inquebrantable convicción monárquico- constitucional, fundada, hoy como ayer, en la creencia- -que los hechos que han ocurrido- no sólo no han desvirtuado, sino que han fortalecido- -de que sería insensato desaprovechar para la inaplazable obra reformadora de que España está necesitada, el arraigo tradicional que en ella tiene la realeza. 3. Reiterar asimismo su fe en la adhesión ciudadana, su consiguiente apartamiento de toda Dictadura, y la necesidad de que los hombres de buena voluntad se apliquen con preferencia a destruir las causas- -de todos conocidas, y por el maurismo cien veces denunciadas- -que motivaron el golpe de Estado de 15 23, y volverán, si persisten y mucho más si se agravan, a justificar otras análogas. 4- Defender la necesidad de que por el Gobierno se proceda a una revisión, serena e inspirada sólo en el interés nacional, de la obra legislativa y de los actos de gobierno realizados durante el período dictatorial, y a la exigencia de las responsabilidades que procedieran dentro de los cauces jurídicos; bien advertidos, sin embargo, los mauristas de que muchas de las exageradas propagandas que en tal sentido se realizan van exclusivamente encaminadas a herir y desprestigiar los Poderes más altos, a favorecer el desorden, a mantener l a intranquilidad de los espíritus y, en último resultado, a procurar la resurrección de ideas, agrupaciones y merecimientos, merecida y definitivamente proscritos. 5. Apoyar decidida e incondicionalmente al Gobierno en cuanto signifique defensa de la Monarquía y defensa social y restauración prudente y gradual de las garantías jurídicas y de las libertades constitucionales. 6. Mantener abierto el espíritu para todo género de inteligencias, permanentes o circunstanciales, con cualquiera agrupación que participe de las ideas del maurismo y pugne como él por la instauración de métodos nuevos en la vida pública. constituir el día 25 las Corporaciones. E l nombramiento de alcaldes lo veo algo difícil, porque seguramente no bajarán de, 3.000 los nombres que se necesitan. Y esto no se hace en dos o tres días. ¿Y de elecciones? -Es claro que el presidente tiene que orientarse primero por m dio de sus gobernadores, cuando éstos lleven ya algún tiempo al frente de las provincias. Pero, además, es preciso, como ha dicho el jefe del G o bierno, poseer un censo que responda a la verdad y que no esté mixtificado y alterado. S i n un censo purificado no es posible pensar en unas elecciones sinceras como las desea el presidente. E l conde de Romanones nos añadió que él era un antiguo y buen amigo del general Berenguer, a quien deseaba un gran acierto en el desempeño de su cometido y los éxitos a que es acreedor por su inteligencia y por sus excelentes cualidades. E l ex ministro D Juan de l a Cierva nos recibió anoche y, refiriéndose a la entrevista que había sostenido con el general Berenguer, nos hizo esta manifestación: N o tengo para qué decir, porque es bien conocida m i actitud hace mucho tiempo, que estoy al lado del Gobierno. Y o tengo una gran amistad con el por tantos títulos ilustre general Berenguer, y es claro que si necesitara m i apoyo y yo pudiera prestárselo, lo tendría. P o r lo demás, hemos hablado de temas muy generales en una conversación cordialísima. L o s ex ministros de la D i c t a d u r a Los ex ministros civiles del Gobierno que presidía el general Primo de Rivera, se reunieron ayer tarde, para definir su actitud en el presente momento político. Según referencia auténtica que de esta reunión hemos obtenido, los citados ex m i nistros coincidieron unánimemente en reafirmar en las circunstancias actuales su inquebrantable fe y adhesión a los principios de Monarquía y autotridad, base inamovible de la paz y del progreso patrios. Estiman preciso ayudar sinceramente a l Gobierno, como asiento del principio de autoridad en el tránsito a una normalidad constitucional, que ponga obligado término al régimen de Dictadura impuesto por necesidad de las circunstancias y recibido con fervoroso aplauso nacional en 1923. Desaparecido lo que de excepcional y, por consiguiente, de transitorio era propio del régimen de Dictadura, a medida que el apasionamiento de sus adversarios vaya dejando de impresionar ficticiamente a la opinión, juzgan que se verán, cada día con mayor claridad, destacados, junto- a posibles errores parciales de gobierno, derivados en gran parte de l a excepcionalidad de aquel régimen, los singulares beneficios que E s paña debe al general P r i m o de Rivera. Satisfechos de haber sido, cada uno dentro de su esfera, colaboradores leales del marqués de E s t e l l a e n la que estiman gran obra patriótica por él realizada, están firmemente dispuestos a cumplir ciudadanamente con sus deberes de españoles y monárquicos, manteniendo asiduo contacto entre sí y con los que acompañaron al último Gobierno, mediante su adhesión o su simpatía, y a quienes los cijados ex ministros alientan para que vivan con gran serenidad y cohesión las horas presentes, puesta siempre la fe en los eternos destinos de la Patria. E l presidente del Consejo visita a los señores conde de R o m a n o nes y Cierva Ayer, a las cinco de la tarde, el presidente del Consejo visitó al conde de Romanones, con quien habló durante una hora, y luego se trasladó al domicilio de D Juan de la Cierva, con quien habló también muy detenidamente. E l conde de Xauen, al dar l a referencia de estas visitas a los periodistas, dijo tan sólo que con ellas había continuado el deber que se impuso de saludar a todos los jefes de partido y a las figuras representativas de la política. Saludamos anoche al conde de Romanones y nos confirmó la visita del conde de Xauen, que había agradecido mucho. -M e ha concertado bastante- -añadió- -el estado de ánimo del general Berenguer. L o he encontrado muy optimista, muy satisfecho y con grandes esperanzas de dar cima cumplidísima a la misión que se impuso al aceptar el Poder. Realmente me satisface la confianza que demuestra, porque ello es garantía plena de que se desenvolverá bien en el Gobierno. ¿L e ha dado a usted cuenta de sus planes? -E n generalidades... E n lo que todo el mundo sabe ya por haberse dicho repetidas veces. Piensa nombrar los alcaldes y los presidentes de Diputaciones y luego E J C e n t r o y las Juventudes m a u ristas E n el Centro Maurista tuvo lugar la anunciada reunión de las Juntas directivas de d i cho Centro y de la Juventud. Asistieron cuantos de ellas formaban parte, y gran número de socios, entre ellos, ex diputados a Cortes, ex concejales y personalidades significadas en el movimiento maurista. E l señor Goicoechea, que presidió, pronunció un discurso explicativo. Tras breve cambio de impresiones, se adoptaron, por aclamación, los siguientes acuerdos: i Aprobar, sin reserva, ¡a conducta se- El decreto de disolución de ía Asamblea L a exposición del decreto que firmó ayer S. M el Rey y que hoy publica l a Gaceta, dice así: Señor: L a Asamblea Nacional que se
 // Cambio Nodo4-Sevilla