Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CINE, M O T O- C A M E R A CONTADO P L A Z O S 4 DI S COS- APARATOS PM P AQUI N Alv (PE LlGROS, Y PRECIADOS, ICONTADO- I- -w FUMAD HABANOS GLORIA MADRID Jaquecas, neuralgias, sellos de CUBABA Y CONTADO MARGALLj i LAB O R A T O R I O PLAZOS i R 8 Kí éH Si. 19 A U VMO! 0 KAFE 3 UN A- PRIETO. Caja, 1,40. Magdalena, 1, MADRID Para trasegar líquidos, use solamente el Detalles y presupuestos: ALMIRANTE, 15, Madrid. Nadie le servirá un A P A R A T O PAR- L A N T E como l a i m portante I0 H L fi EXPRESS Envíe 35 ptas. al APARTADO 25, de Irún, o pídalo a reembolso. E s la que tiene siempre L O M E J O R L O MAS BARATO Caballero de Gracia, 24. M A D R I D UNÜEKWOOI) último modelo, garantizadas, 625 pesetas. Máquinas ROY AL, REMINGTON, CORO- NA y otras, a precios aún más bajos. Visite esta Casa. E l mayor surtido en máquinas nuevas y reconstruidas. Alquiler y reparación de maquinas ENRIQUE LÓPEZ, l UERTA DFX SOL, 6, Madrid. de Loaa. s m ruay. Desde 16 ptas. mensuales, camas de bronce, armarios dos lunas, comedores, lámparas, bicicletas, pianos, fonógrafos portátiles. DISCOS A PLAZOS. Telefonee á 12791 y le visitaiá mi agente Germania. P. Isabel II, 1 MADRID a A P L A Z O S S I N FIADOR (30 S F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ. EL P A S T E L E R O D E M A D R I G A L 1 29 condidos no estaba lejos, y Corchuelos y yo teníamos muy buena vista. -Vamos, ¿y quién era la dama? -Yo no la conocía, pero Corchuelos, si; aquella dama, a pesar de que no tenía hábitos, era una monja; una de las criadas de doña Ana de Austria: doña Luisa de Grado. ¿Qué señas tenía la dama? Porque yo conozco á doña Ana y a sus criadas. -Así, como yo, de mis carnes, más morena que yo y con los ojos así, como los míos, muy grandes y muy negros; una buena moza, señor alcalde Portocarrero. Pero venimos un ejército, nos vamos acercando ya, y sería bueno que mi abuela, el señor Pedralva y los corchetes se quedasen atrás y se escondiesen, y que vuestra señoría guardase la vara y me diese el brazo para que yo me agarrase de él, porque viéndonos así, creerían que éramos enamorados y no cosa de justicia. -Dices bien, Mari Galana- -dijo Portocarrero- JVoy a mandar que se queden atrás, y tanto esconderé la vara, por si nos ven, como que se la voy a dejar al licenciado Pedralva. Dile tu a tu abuela que se vaya con ellos. Y diciendo esto, el alcalde mandó a los que le seguían y a la vieja que se metiesen en un soportal. Luego, la muchacha se asió del brazo del alcalde y entraron por la calle del convento. L a calle estaba desierta, obscura y tranquila. -Aún no deben haber salido- -dijo la Mari Galana- porque todavía no es hora. -Lo sabremos- -dijo Portocarrero- que tengo dos alguaciles de guardia escondidos en un soportal delante del convento. -Ahí es donde yo iba a decir a vuestra señoría que nos escondiésemos. -Antes de todo, ¿habéis averiguado tú o Corchuelos quiénes son el hombre y el fraile que entran y salen de noche en las habitaciones de doña Ana? -Corchuelos es más listo que una ardilla y sabe srrá- s que un zorro, y cuando se propone averiguar tina cosa, la averl- gua. ¿Pero quiénes son? ¿Quién ha de ser el fraile, más que el vica- io de las monjas, fray Miguel de los ¡Santos ¡5 caritativa, no robo ni soy gancho de ladrones, ni yo taparía un hurto por cuanto hay en el mundo; déjenme, pues, en paz, que yo traiga cena y consuelo a este mi enamorado, que en ello a nadie ofen ...YC SOY UNA HONRADA DAMA D E PICOS PARDOS do ni mal hago, y estréllese vuestra señoría, señor alcalde Portocarrero, con otros y otras que, sin ser de picos pardos, sino muy altas y muy princi- pales, y de un estado que debían respetar mucho, traen escandalizado al pueblo, ofendiendo, a Píos