Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 18 DE FEBRERO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 33. ida hacia el goal contrario. A u n así, no acertaron a combinarse, pecaron de lentitud en los remates, creándose dificultades en el momento supremo y desenvolviendo los pases, hacia atrás, ayudando a la defensa enemiga. Como prueba de la actuación de las respectivas líneas de ataque, consignemos que ambos porteros no tuvieron que emplearse para blocar ningún tiro peligroso. Roldan hizo alguna de sus clásicas escapadas, y Enrique trabajó más de lo que acostumbra. El arbitro. Meícón hizo un buen arbitraje, que desde luego no se le presentó d i fícil, pues tanto unos jugadores como otros facilitaron su misión, no registrándose incidente de importancia. Llevó el encuentro con serenidad, y una imparcialidad de alabar presidió sus decisiones. El público. E s cosa de pensar que los encuentros Betis- Sevilla no los altera la conducta dé los jugadores, sino la actitud del público. Este estuvo el domingo chillón y desconsiderado con el Betis, llevando al colmo su ensañamiento al gritarle ¡a la cola! grito revelador de algo que no queremos comentar. M u y apasionado, pero muy poco sevillano. Así no se va a ninguna parte, siendo muy de lamentar que gastemos energías en odiarnos, cuando nos hacen falta para empresas de mayor altura. E l sevillanismo no es una cosa unilateral, hay que verlo por los dos lados. Sevilla F C. E i z a g u i r r e Iglesias, Sedeño; Rey, Abad, A r r o y o Roldan, Benítez, Campanal, Carreño y Brand. Real Betis Balompié: Jesús; Tondo, Jesusín; Angelillo, Estévez, A d o l f o Altuna, León, Herrera, Enrique y De la H o z- -X. cuatro tantos; AthJétic Club, uno M a d r i d 17, 3 tarde. Entrenamiento. -En la historia del campeonato de la L i g a la última ocasión de estrechar lazos que tuvieron athléticos y madridistas quedará como una jornada de entrenamiento sin importancia, que los blancos aprovecharon para sumar dos puntos. Esto aparte, y excepción hecha de contados minutos del primer tiempo y de unas cuantas intervenciones privilegiadas de Rubio, l a decantada rivalidad futbolístico central no merecía otro comentario. Vamos a alargarle, sin embargo, para preguntarnos, ¿cómo es posible que la retirada ¡de un hombre, aunque sea, como en este caso, al comienzo del encuentro, desmoralice tanto a un equipo que le transforme en sombra de sí mismo? N o hallamos respuesta, porque la línea media athlética, que hasta el sábado fué una de las más eficaces de l a Península, el domingo se produjo como la de los noveles más inexpertos y prudentes. L a explicación resulta inexplicable... Que se hunda el equipo p no, no es causa suficiente para que los hombres que tienen un valer se anulen completamente. Podrá su esfuerzo resultar i n útil, pero seguirá siendo esfuerzo. Y esto es lo que los athléticos suprimieron en su partido último. Todo esfuerzo, el afán mínimo de revelarse contra un- sino que les condenaba, la demostración de que en el naufragio inevitable no quedaba tabla de salvación. Se hundieron todos. N i los medios se parecieron a aquellos tres de otros días, notables aún en jornadas de fracaso ni la defensa, a pesar de las sprintadas de Hiera, probó otra cosa que su alocamiento, ni los delanteros hicieron cosa a derechas tan pronto como se redujeron a cuatro. E n suma, un conjunto muy apañadito para que el M a drid, se entrenara a fondo durante un primer tiempo feliz y mantuviera el blando dominio de los postreros 45 minutos, sin producirse 3 a con alegría, con interés, en ningún instante. El partido. -No estuvieron los equipos en lucha más allá de quince o veinte minutos, Real M a d r i d FILÓLOGOS -E L B A C H E Q U E R I D O A M I G O ES U N A R E M I N I S C E N C I A D E N U E S T R O O R I G E N ÁRABE, ¿DÉ D O N D E D E D U C E S ESTO? -D E QUE LAS PALABRAS T E R M I N A D A S E N H A C H E LO SON. el tiempo que tardó en lasionarse Cabral, el nuevo delantero canario que reforzó el grupo athlético. A partir de su ausencia, desnivelada la balanza, el Madrid se impuso, y aunque su dominio no fué completo hasta la última parte del tiempo, el desequilibrio se tradujo en una desorganización de la vanguardia rojiblanca, cuyos hombres, sin nervio y sin dirección, fueron fácilmente contenidos en todas sus pretensiones. E l primer goal entró a los 15 minutos de juego. Olaso y Galé arrollaron y desbordaron las líneas athléticas en un avance bien logrado, y cerca de la meta, a este último le hicieron un penalty cuando cedía la pelota a la derecha. Pero antes de que el juez tuviera tiempo de castigar la falta, Cominges, muy valiente, remató de forma imparable. A los 37 y 39 minutos, Rubio hizo su jugada. Esos maquiavelismos asombrosos que impresionan a los espectadores y que dejan a los rivales cariacontecidos. Fueron dos tantos magníficos. Uno, personalísimo, en una de esas largadas en las que esquiva a todos los enemigos sin que éstos acierten 3. comprender el cómo, sin que puedan descifrar, aun estando prevenidos, el secreto del éxito, coronando el alarde con tiro prodigioso. Este, rematando con la cabeza un comer enviado por Lazcano, pero ajusfando la pelota al poste, de forma que la intervención del portero resulta inútil. Finalmente, dos minutos antes del descanso, otro centro de Lazcano fué el remate de cabeza de Rubio, idéntico, que lame el poste y se cuela indefectiblemente. Soso, ñoño, i n terminable, el segundo tiempo fué un supuesto ataque del Madrid dominador contra la pretendida defensa athlética, varias veces alterada. Pero para que todos los corazones gocen, un tanto inocente, obra de Ordóñez en un barullo que siguió a cierta escapada athlética, fué el premio al honorcillo en l i tigio. T o t a l el cuatro a uno apuntado, en orden a los méritos, sin más trascendencia que la de los puntos de los merengues. -Juan Deportista. Real M a d r i d V i d a l Morera, Quesada; Prats, Esparza, López Peña; Lazcano, Cominges, Rubio, Galé y Olaso. Athlétic: Cabo; Moriones, Hiera; Santos, Ordóñez, Arteaga; Lecube, Marín, Cuesta, Cabral y Costa. Buropa, cero; Barcelona, tres tantos Barcelona 17, 3 tarde. E n el campo del Guinardó, lleno de público, se jugó este partido, que comenzó a un tren fantástico y en el que se v i o más entusiasmo que técnica. Antes de los cinco minutos, el B a r celona se había apuntado dos tantos, marcados por García; el primero, de verdadera chiripa. Y como, a poco, Alcázar se retira lesionado, el Barcelona intensifica su dominio, siempre a base de avances en avalancha. Luego el juego se va equilibrando y se convierte a ratos, en un peloteo insulso. E n la segunda mitad se retiran, también lesionados, Saura. y Cros, siendo sustituído Florenza por A l t e s A pesar de este handicap, el Europa se defiende bastante bien e incluso crea algunas situaciones peligrosas, pero el Barcelona vuelve a presionar, y por fin consigue el tercer goal, obra de Goiburu. A partir de este momento se juega casi siempre en la puerta europea, hasta terminar el partido. Arbitró Arribas, esforzándose por cortar el juego duro, aunque sin acertar siempre en sus decisiones, y los equipos los formaron E u r o p a Florenza (después A l t e s) F i gueras, A l c o r i z a Loyola, Gamí, Bestií I I Cros, Escrivá y Alcázar, j 4i ausici s si liisec gB albffleS L o s precios de los anuncios en huecograbado para la edición sevillana de A B C son ios s i guientes: Página segunda 600 pías. Ultima página 1000 Intercalada en eJ texto. 700 Varias páginas del mismo asunto (tarifa especial) M e d i a página 45o pías. JL