Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 3 C. M I É R C O L E S 19 D E F E B R E R O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 2 LA EXPOSICIÓN AMERICANA IBEROde E n el salón de actos tuvo lugar la ceremonia de la inauguración. Primeramente hizo uso de la palabra? E l alcalde de Córdoba U n cúmulo de circunstancias adversas demoran contra nuestro deseo la terminación de esta casa, y así su inauguración viene a realizarse en momentos poco propicios. Ello 110 ha de rebajar un ápice la satisfacción que todos los cordobeses sentimos, y yo, en nombre de todos, me complazco, expresándola, de ver por fin erigida y abierta a la general admiración esta bellísima: Casa de Córdoba, debida a nuestro gran arquitecto Sr. Santamaría, que será embajada permanente de aquella ciudad, en la ciudad hermana, unida por tantos y tan estrechos vínculos, y así, por derecho de. extraterritorial, éste será un pedazo de nuestro suelo, enclavado en el muy noble y magnífico solar sevillano. Contábamos con el ademán fraterno y acogedor de Sevilla, que no en balde el c r i sol del tiempo fundió al calor de la vecindad y de la común historia de ambas provincias, que conservan, la indeleble huella de las mismas civilizaciones y se asientan sobre los Inauguración de la Casa de Córdoba en la Exposición. Dimisión vocales. H o y tomará posesión de su cargo el comisario regio. Inauguración de la Casa de C ó r doba en la Exposición Ayer tarde, con toda solemnidad, tuvo l u gar la inauguración de la Casa de Córdoba, en el sector Sur de la Exposición Iberoamericana. E l pabellón cordobés es sencillamente magnífico, habiendo provocado la admiración de cuantos lo han visitado. Su autor, el ilustre arquitecto municipal de Córdoba, D Carlos Sáenz Santamaría, se ha inspirado en aquel arte de alarifes mahometanos que, bajo la dominación cristiana, tan bellos frutos de su inspiración produjeron. E l pabellón, de una característica decorativa por antonomasia, tiene reproducciones de la sin par mezquita cordobesa, reminiscencia de la bóveda del Mirab y torre de San Nicolás. E l porche recuerda el patio de los Naranjos de la Mezquita. L a disposición de la Casa de Córdoba es la siguiente: vestíbulo de entrada, en un l a teral la sala de visita y la escalera de acceso a la torre de San Nicolás, otro lateral de entrada; al frente tres salones, uno central, grande, y dos laterales más pequeños. E l edificio todo consta de una planta baja. A l frente del vestíbulo hay una exposición de Julio Romero de Torres. A los l a dos dos capillas octógonas con exposición de platería de la Catedral y cuadros primitivos cordobeses de Alejo Fernández y Juan de Córdoba. L a instalación es riquísima. A más de lo que dejamos expuesto, tiene una representación principalísima el cuero y la platería, manifestaciones más sobresalientes del arte cordobés de todos los tiempos. E l pabellón presenta colecciones de cuero del marqués de Viana, cuadros de Valdés Leal, como Los mártires de Córdoba, bajorelieves de Juan de Córdoba y numerosos cuadros del Museo cordobés. E n el centro del edificio se exhibe la r i quísima Custodia de plata de San Nicolás; el San Rafael de plata, de Damián de Castro, y l a Purísima de la Catedral. Toda l a obra del pabellón ha sido costeada por el Ayuntamiento, ascendiendo los gastos, a 4 0 0 0 0 0 pesetas. L a instalación representa unas cien m i l pesetas. L a Diputación de Córdoba ha construido el mobiliario y a su peculio corresponde la: conservación del pabellón. A la hora anunciada para la inauguración del pabellón de Córdoba, éste presentaba un aspecto deslumbrante. E n el local se encontraba S u Alteza el i n fante D Carlos, el deán, D Luciano Rivas, representando al cardenal; el gobernador c i v i l S r Fabié; el alcalde de la ciudad y todas las autoridades sevillanas. P o r l a ciudad hermana asistieron el alcalde, D José Sanz Noguer; el gobernador interino, D Antonio Escribano; el vicepresidente de la Diputación, D Isidro Barbudo Sanz; gobernador militar, D Daniel Cáceres y Ponce de León; comisario de Bellas Artes, D. Enrique Romero de Torres; d i putados provinciales D. José Rioja, secretario D. Filiberto López y López de B l a s contador, D. Rafael Gómez Dueñas; tenientes de alcalde D Juan Gómez Jiménez, don Emilio A m a y a y secretario, D. José Carretero secretario particular del alcalde, don Cecilio Valverde; archivero y cronista, don José María R e y secretario de la Junta de Turismo y director de la revista Andalucía, D Antonio Salazar; D Juan Cruz Conde y el Sr. Cuenca Muñoz. A más de dichas personalidades políticas, los amplios salones de la Casa. de Córdoba presentaban la distinción y brillantez de numerosas familias cordobesas, destacando la belleza, -y donosura del elemento femenino, que hizo honor a la legítima fama de la mujer cordobesa. S E V I L L A E L PABELLÓN D E CÓRDOBA VISTA D E L PABELLÓN CONSTRUIDO E N LA KAD 0 AYER. E. I. A. POR L A PROVINCIA DE CÓRDOBA, I N A U G U- (FOTO SERRANO. n i n f a 11 irmrimnin- nriroimTir miin