Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SS QUIERE USTIG MEJORAR iy SITUACIÓN NECESITA UNA PREPARACIÓN ESPECIAL Tenga usted la bondad de señalar con una cruz en el cupón inserto al pie el folleto que le interesa, y se lo enviará gratuitamente el ORIGINA! Venta a plazos de 0,45 ptas CIRA AS IR Dg MOD k 3 8 M O N T E R A 3 8 -M A D R I C E a FABRICA DE SELLOS DE GAUCHO 1 RÓTULOS ESMALTADOS SELLOS r 80 TUL 0 S 0 E SETAL 83 ABAB 8 S OIOAN CATÁLOGOS m í a Ct rECHaüOBÍS- l l P H E M I U t S E atlGI 9l CiO l (l Primos- Hispania D E LAS COCINAS Snfernaeíssial de Enseñanza Avenida del Conde de Peñalver, 17. Apartado 656, MADRID. CUPÓN Folleto de CURSOS D E IDIOMAS: Alemán, Francés, Inglés, etc. Folleto de CURSOS TÉCNICOS: M e c á n i c a Electricidad, Hidráulica, Vapor, Automovilismo, Motores, Ferrocarriles, Topografía, Dibujo, etc. Folleto de CURSOS D E COMERCIO: Comercio, Propaganda, Contabilidad, Mecanografía, Taquigrafía, etc. Nombre Señas 21- 30 Las mejores para petróleo o gasolina. Pida detalles a ROGER JORDÁN REYES, 10, MADRID Único depositario. Lyon Más baratos que los eléctricos. Las mayores existencias de España. Condiciones a revendedores. Facilidades. C. a H E R R E R A RARQUILLO, 18, MADRID MOTORES A G A S O L I N A Lea usted ÍES ELÉCTRICOS lauco UNA pta. ejemplar. lililí tLMj jjhjfc ALTERNADORES z 7 mu ÍEEBIGB, Sdas. i Española 5, MADRID as oB F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ E L PASTELERO DE MADRIGAL tener paciencia y abrir mucho los ojos, y ser prudente y ver- lo que se hace, que ello dirá. En esto llegaba el alcalde a su casa, metióse en (su habitación y dijo a Pedralva: -A las doce en punto, el bachiller fuera, sobre el burro, y de cinco en cinco los azotes, según costumbre, y sin compasión; si se muere, mejor; un mal hombre menos. Ea, buenos días, que yo voy a ver si duermo un poco. No bien habían dejado los alguaciles a la tía Martina y a Mari Galana en su casa, cuando la ¡chica se. abalanzó a la vieja y, colgándosela del cuello, la dijo: -Ocasión ha llegado en que veamos lo que tú me ¡estimas, madre Martina, y cómo me agradeces lo ique por ti hago. -Vamos, lucero- -dijo la vieja- que te sofocas demasiado y por bien poca cosa. Deja que le sacudan, que los azotes, fuera de que incomodan cuando se aguantan, son saludables; porque la mala sangre sale a las espaldas y se remuda. Y o te sé decir que me han azotado diez veces, por fruslerías, hija, por fruslerías; porque estos señores alcaldes necesitan muy poco para recetar azotes, y nunca mandan jwenos de ciento, que no es cuestión más que de veinte pregones; y todo es hasta que las espaldas se duermen, que en durmiéndose, lo mismo dan ocho que ochenta; mira tú si lo sabré yo; y no tengas pena, ptaloma, que Corchuelos tendrá más que lo que quisieras. -Muy bueno estará todo eso, abuela Martina- -dijo la muchacha- pero bueno sería untarle la imano al verdugo para que llevase penca de amigo y no apretase demasiado. -i Y con qué hemos de untar al maestro? Ü- -Con plata, abuela. ¡Para que vea un maravedí mío ni por Corchuelos ni por el gallo de la Pasión, el apretador de gaznates y bataneador de espaldas! Quita, hija, quita, que eso es peor; tú no sabes lo que dices; con lo que se le da, almuerza como un canónigo y bebe vino y cría fuerzas, y sin poderlo remediar el pobrecito, cuando piensa aflojar la mano, donde deja caer la penca levanta túrdiga. Si lo sabré yo: una vez un compadre mío le dio al maestro Rejones, el de Toledo, tres ducados para que no me sentase mucho la mano, y, Mariquita de mi alma, nunca se los hubiera dado, porque fueron. los azotes más crueles que he sufrido en toda mi vida. Y a verás tú, ya verás tú cuando te den una vuelta; que eres muy niña, y si llegas a mis años, ya sabrás lo que es el garrotillo en los pulgares, y los cordeles en los brazos, y la penca y la coroza, porque ya te sacarán a la vergüenza la justicia ordinaria y el Santo Oficio, que la vida que traes no es para otra cosa, y ya andan sonrugiendo por ahí que si eres bruja, que si no eres bruja, y que si tienes hecho pacto con el macho cabrío y escondido bajo la cama el unto y la escoba. Acuérdate ique ya tuviste un disgusto con este mismo alcalde tíe esta noche en Valladolid, y que si yo no ando lista y busco buenos- padrinos, te rapan, te empluman, te azotan y te ponen como nueva; pero ello vendrá, hija; ello vendrá, y es menester que te vayas consintiendo y perdiéndole el miedo. -Con unos ducadillos, abuela, haremos muy nuesitro amigo al tío Cordelejo, que ya debe haber venido de ¡Medina del Campo, adonde le han ido a buscar, porque en este villorrio no hay verdu go; mal rayo que le hubiera partido en el camino. -Mira Galana, hija, que estos tales maestros de justicia andan siempre a cuarta pregunta; como no cobran los derechos hasta después de la justicia, van a hacer la justicia en ayunas; si fueran a ahorcar a Corchuelos, muy santo y muy bueno; yo misma iría a llevarle un almuerzo de obispo, para que tuviera fuerzas y le despenara bien; pero tratándose de azotes, que vaya en ayunas, que así no podrá apretar; y esto es probado. Si querrás saber tú más que yo, muchacha, que te doblo dos veces la edad; qué sabes tú de estas cosas. -Pues mire, madre Martina; como no me dé gusto, me meto en una clausura de arrepentidas, y aquí paz y después gloria, y veremos lo que es de usted sin mí. Asustóse la vieja al comprender que aquella pa 3o ma torcaz estaba decidida, y se rindió a discreción. ¿Pues crees tú que lo hacía por dinero, itrella -dijo la vieja con el ¡acento más meloso irniiTirCTHWl iiiBiiimrrmnmi IHUirinm
 // Cambio Nodo4-Sevilla