Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Inyección Cubas. Parms. Usaa graira casaos p a r a fas afíscloiBadas a l cáise Enviamos tres pares de magníficas MEDIAS de SEDA de la gran marca CINE en colores de moda o negras, según se indiquen, y 25 miniaturas en huecograbado de artistas de cine más 10 estampas de fam o s a s estrellas de la pantalla. TODO POR 15 ptas. certificado y puesto a domicilio, LIBRE, DE TODO GASTO. E l pago ha de hacerse anticipadamente, por giro postal. A L SIGLO SEVILLANO, Viuda de Fernando Ramírez. Alvarez Quintero, 35 y 37, SEVILLA. GASTAD a 5 s 6 JGT MADRID peso Y IMDEN MARQUES D E CUBAS, S al Lactefosfato de Caí; j EL JAlABE DB USART s e l i i? Lea usted 2 L VWO DE DUS RT se receta en la Anemia, colores pálidos fe las j tóvenes, y á las madres durante j el embarazo. PABIS. S, rus Vioienna BU todas ¡as Farmasias. 316 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAD rlrilleros ocr jo. Además tro a fuera. ¡todo lo que el ventero, pudiesen de esto, la puerta se Suprimiremos todo lo allí se juró, votó y 313 ro, ronca, pausada, con una cadencia horrible, que. repetía lo que el licenciado Pedralva le dictaba, le yendo el papel que tenía en la mano: Esta es l a justicia- -de cien azotes... que manda dar... en nombre del Rey nuestro señor... en eate hombre... el doctor don Luis Portocarrero... a l calde de corte... por desacato... e injuria... de palabra y obra... a un ministro de justicia... del Rey, nuestro señor... Quien tal hizo, que tal pague... A l z a l a penca y dale. Maese Cordelejo, que era un fornido j a y á n de iseis pies, se hizo atrás, y... Prescindimos de lo repugnante de esta descripción. Pero, a pesar de que el maestro Cordelejo apretó los puños y los dientes, el bachiller Corchuelos hizo honor a su valentía, aguantando de una manera heroica los cinco primeros azotes. Inmediatamente sonó el tambor batiendo marcha, y aquella horrible procesión de jus t i c i a adelantó hacia la plaza, y al llegar junto a l a picota o el rollo, en el mismo sitio donde se ponía l a horca, frente por frente de la casa de G a briel de Espinosa, paró y sonó otro largo redoble. ¡O h! ¿Q u é es eso? -dijo Sayda M i r i a n que estaba en su aposento con Gabriel y tenía a su hija en los brazos. -Deben ser los azotes del estudiante de ayer- -dijo con disgusto Gabriel de Espinosa. ¡O h Dios mío! -dijo Sayda M i r i a n poniéndose pálida. E n aquel momento, a través de las paredes, salvando la casa, entrando por l a ventana que daba al huerto, se oyó un grito horrible m á s que un grito un rugido inarticulado, un rugido de dolor y de agonía, al que siguió un inmenso vocerío. -A ese infeliz ha debido sucederle algo terrible- -exclamó Sayda M i r i a n Gabriel de Espinosa salió rápidamente, y volvió á poco densamente pálido y visiblemente contrariado. -L a pena de azotes se ha convertido en pena de muerte- -dijo con voz ronca- el verdugo es fornido y feroz, y ha matado al reo. ¡Pero c ó m o! -Aplicando los azotes de una manera horribf. e tel reo no ha podido, resistir, y ha sucumbido: ha 2 forzar el cerrocerraba de denque allí se dijo, amenazó, porque PAGARON A UN ARRIERO 1.0 C U E QUISO PEDIRLES... no viene al caso, y nos reduciremos a decir que, no habiendo pasado una sola alma por el camino, nadie pudo abrirles, hasta el mediodía, en que un buhonero ambulante entró en el ventorrillo, oyó el estrépito que dentro habwt; abrió l a puerta, y
 // Cambio Nodo4-Sevilla