Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 22 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 11 mera medalla en un salón de pintores avan- zados. De suerte que tengo ya la sospecha de que para hacer cosas originales convendrá acaso hacer algo que no sea demasiado nuevo. Me gustaría que nadie saliese del estreno defraudado. No tengo más que efusión para Casimiro Ortas y Tirso Escudero, padrinos de la obra. Y elogios para los actores de la Comedia Y para Arnau. Y simpatía para los dos apuntes, y para los tramoyistas, y para el encargado del cuadro de la luz. Y para los acomodadores. Y para un empleado muy simpático que sella el billetaje. Finalmente, quiero regalar al público unas frases con objeto de que las pronuncie a la salida en el caso de que El cadáver del señor García no guste. Pueden ser éstas: -Ya hemos enterrado El cadáver... -E l duelo se despedirá en la taquilla... -Que haya un cadáver- más ¿qué importa al mundo? ¿Esto ha sido un estreno o una autopsia? Pchs! Fiambres poco variados... -E l muerto al hoyo... -Ño se han repartido esquelas... Etcétera, etcétera. ¡Ah! También se puede hacer mutis hablando de política, que es fenómeno frecuente en los duelos. ENRIQUE J A R D I E L P O N C E L A Madrid, febrero y a l pie del patíbulo. Casanova Comedia, en tres actos, de Inoran Orbok, traducción de Francisco de Viu, que se estrenó ayer en el teatro Fontalba. puerta por donde se fué? ¿Es que h a quedado la imagen en el umbral? Los galanes que por suprema elegancia se remangan, al sentarse, los pemiles del pantalón para evitar las rodilleras- -y a los elegantes de verdad les sobran pantalones y despreocupación- -deberán poner especial cuidado en la elección de sus calcetines, porque los hay que los gastan a cuadritos y rayas, y tan polícromos, que ante ellos palidecen las decoraciones de Mignoni, Burman, Fontanals y Bartolozzi, pongo por atrevidos coloristas. Francamente, los protagonistas de ún drama o de una comedia no pueden ser nunca los calcetines del galán. Después de todo, ¡qué importa! Todo está en que te clasifiquen: si te han llamado ilustre cuatro veces, ya puedes mayar, que seguirás siendo ilustre. Yo tengo en mis campos literarios un buen amigo agazapadito tras de unas peñas, que espera mis gazapos para largarles su perdigonada. Es bueno, repito; lo hace n se? creto, y luego me envía por correo las piezas cobradas. En mi último artículo cazó dos: eran gazapos, no, conejos más h en, de índole geométrica, y a- mí, la verdad, no me importa saber Geometría. Conste, si, que si hablé de aristas, tratándose de un triángulo, fué porque yo lo veía corpóreo v en escena- -vivo, dos mujeres y un hombre- y que donde puse- -por lapsus calami- -equilátero quise poner rectángulo, y por eso me referí a. catetos e hipotenusa. Ignórame, s i pero no tanto... ¡caramba! Por. lo demás, para mi amigo y para mí es una verdad enorme que quien mucho habla, mucho yerra, y quien mucho escribe... pues mucho más. ¡Y ¡Dios nos perdone a todos! FÍLIPE SASSONE Del infierno a la gloria Drama, en tres actos, que se estrenará, en el teatro Maravillas, el próximo martes 25. En realidad, podría ser ésta una verdadera crítica, ya que en Casanova sólo puse la sencillez de una traducción, absolutamente respetuosa; pero maestros tiene la Santa Madre Crítica y no sería discreta la intromisión. Lorán Orbok, el gran autor dramático húngaro, estrena su más querida obra en España después de muerto. Así lo han querido los hados, tan poco propicios en nuestro país para los verdaderos y puros artistas. E l año 1918 nació este admirable Casanova. Desde entonces viajó mucho, tanto como en sus tiempos el auténtico aventurero italiano. Berlín, Viena, Varsovia, Londres y Nueva York le recibieron con entusiasmo, y valió a su autor uii puesto preeminente entre los escritores de Europa. Tuvo Lorán Orbok exquisito tino y buen gusto al teatralizar la figura del caballero de Seingalt, tomando de sus Memorias el único episodio que puso penacho a su vida de gran amador, conservando al mismo tiempo, con envidiable maestría, toda su arrogancia donjuanesca. Para este Casanova ha puesto la ilustre actriz argentina Camila Quiroga cuanto se requería: como artista, el empeño- -logrado totalmente, en mi opinión- -y el aliento preciso para que el travestí sea un encanto y un atractivo más de la interpretación; como emipresaria, esplendidez magnífica. Que para todos, y en especial para el público, sean realidad las ilusiones que en Casanova pusimos FRANCISCO D E V I U COS Q UILLAS Drama realista, tragedia rural en la alta Andalucía, cerca de Sierra Morena, y más cerca aún de la entraña humana de un pueblo que jamás ha subido a los escenarios; Murmuraciones Di camerino el pueblo andaluz que trabaja y sufre, y se Diz que unos señores, amantes del teatro dejó las castañuelas y los floripondios y verdadero van a formar una Empresa los faralaes en un recodo de su camino... para representar únicamente obras en verso. Pasión y realidad. Realidad vista y sen- Muchos autores noveles, que ya ¡as tienen tida, por repercusión, en mi alma, desarrai- escritas en prosa, se dispondrán a versifigada hace tiempo de aquel predio espiritual. carlas a toda prisa, y así saldrá ello, que No he querido hacer arte nuevo, sino no hay mejor receta para que los versos arte honrado. Intencionalmente honrado, al estén mal y la obra carezca. en absoluto de menos. poesía. De todas suertes, yo me atrevo a Que la saeta que mi buena voluntad dis- aconsejarles que escriban seguidos los pies, paró describa su parábola en honor de los como si se tratase de prosa, a ver si los humildes, y, lo que importa más que los cómicos no reparan en que aquéllos son verhumildes y soberbios, y escuelas y tenden- sos... ¡v os dicen bien Entre que se pierda cias, en servicio de la verdad, sin la cual el ritmo o que suenen ren loneados los vertodo arte es artificio. sos, uno a uno, es menos grave lo primero, El público y la crítica, benévolos siem- que lo segundo, machaqueo insoportable, pre con los bisónos, juzgarán mi drama; sólo pasa ante nuestro público y ante ciertos yo no sabría hacerlo, y por ello hablé de críticos generosos que reparten sin equimis intenciones. Pero las intenciones, como dad, atentos al capricho de sus simpatías, la fe en la Iglesia, han de ir acompaña- el elogio exagerado y la censura cruel. das de buenas obras para ser prenda de salvación. Y esta es mi inquietud: ¿Escribí un drama o escenifiqué un caso clínico? ¿Por qué ciertos actores elegantes dejan Creo que las dos cosas. En primer término, en el supuesto perchero interior gabán y destacándose crudamente sobre el fondo sombrero, y entran en escena, cuando ésta sombrío, hay un hombre pasional, todo sen- representa una sala, llevando su bastón? ¿Es sualidad y amor; y, en torno de él, fatal- que son todos cojos? Es que lo sacan para mente abullonadas sobre él, precediéndo- mover el azúcar en la taza de té, como- si le y también siguiendo sus pasos, las bru- no hubiera cucharillas? Porque no puedo mas del drama colectivo, el drama de los creer que sea tan sólo para azotarse la bota labriegos andaluces, tan diferentes de los del pie de la pierna que caha ga- precioso rusos, y tan desheredados como. giro, a fe mía! como detalle eficaz para aquéllos. ¡hacer más expresiva y. más natural la deManrique Gil, Consuelo Guerrero de Luna clamación. y toda la compañía de Maravillas han realizado un esfuerzo de interpretación que yo ¿Por qué algunos actores, cuando se reno podré agradecer nunca bastante. fieren a un personaje que acaba de irse de ANTONIO G U Z M A N M E R I N O esceña, señalan siempre, al nombrarle, la J 1 MOLNAR DEL Y LA CRISIS TEATRO E l famoso autor húngaro, no cree que el teatro actual sufra los efectos de una crisis, propiamente dicha. En todo caso, la cuestión no está en consonancia con la crisis económica. E l teatro, ha dicho, continúa siendo un medio de distracción a discreto precio. Admitamos que una persona pierda un millón en especulaciones bursátiles. No le será posible comprar un automóvil, ni regalar a su mujer un costoso abrigo de pieles, ni adquirir una villa, pero siempre dispondrá de unas pesetas para divertirse en el teatro. La invasión del cine, cada vez más arrolladura; la diversidad de espectáculos deportivos que antes no había, la cada vez más extendida costumbre de cenar fuera de casa, en restaurantes y hoteles de moda, donde una buena música entretiene el ocio de la elegante concurrencia, han contribuido a t alejamiento del público, que prefiere otros espectáculos y una buena comida a una mala representación de teatro. Por otra parte, el problema se agudiza con la falta de producción, de una producción interesante. Empero el buen teatro sale victorioso siempre de todas las pruebas. Un ejemplo: la representación del Pipistrello, de Reinhartd. Por espacio de ciento cincuenta noches, en Berlín y en Budapest se vendieron las localidades a un precio cinco veces superior al corriente, porque el espectáculo era de primer orden. En resumen, la crisis teatral obedece a razones bien preciaas: aumento de- diversiones públicas en las grandes metrópolis; falta de producción teatral, y, por último, la. concurrencia del film sonoro, aunque Molnar cree que será de efímera vida.
 // Cambio Nodo4-Sevilla