Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 22 D E F E B R E R O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31 V E L I M P U E S T O D E UTILIDADES Exposición que un grupo de t i pógrafos envía al presidente del Consejo Se nos ruega l a publicación del siguiente escrito: Excelentísimo señor: Con fecha 8 del actual dirigimos a V E un telegrama en el que os rogábamos la derogación del i m puesto de utilidades, en la parte que afecta a la clase trabajadora. D e dicho telegrama tuvimos contestación, agradeciendo a V E el honor que nos ha dispensado al acusar recibo de nuestra solicitud. H o y queremos ampliar nuestra petición, acogiéndonos a las declaraciones de V E y después á los actos que lleva realizados, desde el día que ocupó el Poder, al manifestar su propósito de revisar ciertas disposiciones implantadas en España en estos últimos años, con objeto de anular o reformar las que considere que no se rigen por un espíritu de verdadera justicia. Ños parecía a nosotros que no debíamos desaprovechar esta ocasión para señalar a ¡vuecencia una de esas leyes que están dictadas sin el menor espíritu de equidad, por venir con, su régimen excepcional a establecer una irritante desigualdad. P o r eso acudimos a V E en súplica de que se sirva atender nuestro ruego, anulando la disposición que grava el jornal del trabajador. Creemos que el jornal no debe ser grab a d o con ninguna clase de impuestos, porque es el obrero quien, directamente, abona todos aquellos que el Estado y los M u n i c i jípios se ven obligados a establecer. Y si se impone esa contribución sobre l a renta tra; bajo, ¿cómo ha de repartir el trabajador ése gravamen? El industrial, el comercian te, todo el que vende, reparte los tributos- ¿rué se le imponen aumentando el precio del artículo que vende. E l trabajador. nunca puede hacerlo así. N o podemos los obreros ser equiparados con. las clases para Tas. que, primordialmen. te, se creó, el citado impuesto, o sean para las que gozan de sueldo fijo, que se aumen: ta periódicamente con los ascensos en la cab r e r a sueldo que no tiene la menor merma pa. caso de enfermedad, y más aún, con una Jubilación decorosa cuando llega a la vejez. D e b i d o al alza y a la baja en el trabajo, no contamos con un sueldo fijo durante el año; si caemos enfermos, no cobramos, y cuando la vejez v a acercándose, el salario va disminuyendo, y llegamos al despido por falta de capacidad para producir. Dentro de lo injusto de su aplicación, todavía sería tolerable si sirviera para áliyiar algunos de los hechos señalados más arriba, porque, no es irrisorio y grotesco dar una peseta diaria a quien tiene que hat l r llevado una infinidad de años trabaj a n d o? S i dicho impuesto sirviera para proteger el paro forzoso, a pesar de lo inhuinano de su cuantía, cabría alguna resignación. Pero no, excelentísimo señor, no sirve par a nada de ésto. Sólo sirve para venir a rerelucir los escasísimos ingresos de quien lo paga todo. Aparte de que hay una enorme cantidad 8 e obreros que, debido a la forma en que realizan su trabajo, a ellos no alcanza d i cha implantación tributaria. f a c e m o s nuestra la petición que os han dirigido el presidente y el secretario de la Asociación Obrera de la Prensa D i a r i a de Barcelona. Y la acogemos porque la citada proposición permitirá una mayor recaudación al desaparecer las exclusiones que hoy tiene y porque lo modesto de ese tributo aseguraría la aceptación de todo obrero, ya que con ello H A C I A L A NORMALIDAD. -D I C E N QUE LLEGA A B D- E L- K R I M -SÍ, PARA PREPARAR SU DISTRITO, habría de aliviar la situación ¿le sus com- pañeros parados o la de los que han llegado a la vejez. P o r lo tanto, creemos más de justicia, si no se llega a la desaparición total del i m puesto de utilidades sobre el trabajo, que es lo que debe hacerse y lo que nosotros pedimos, que la tributación sea de diez céntimos por jornal trabajado a los obreros cuyo sueldo sea de más de diez pesetas, y de cinco céntimos a los. que perciban menor salario, tarifa que debería ser aplicada a todos los obreros españoles. Con ella se suprimiría lo complicado de la escala establecida, haciendo que los cálculos sobre recaudación sean más rápidos y exactos. F i r m a con nosotros el personal de redacción y administración de este diario, que se considera tan obrero como el de talleres, porque de su trabajo profesional vive. Estiman los redactores de La Unión que l a renta de trabajo no es utilidad, y lo es menos cuando los sueldos no alcanzan al n i vel de las necesidades de las familias que mantienen, y se permiten someter a la consideración de V E el grave caso de que a elementos que tienen en sus manos un poder vastísimo de influencia sobre la opinión se les condene a v i v i r en la angustia económica con esos descuentos excesivos. E l alto espíritu de comprensión del Gobierno nos releva de hacer otras consideraciones- a este respecto. N o queriendo cansar más la atención de V E sólo hemos de insistir en recomendarle la rapidez de que se normalice lo antes posible, en este respecto, la situación de los obreros españoles, a quienes, desde hace dos años, el impuesto de utilidades no representa sino una merma en el sueldo que, desgraciadamente, no justifica una baja en los artículos necesarios para v i v i r y que trae trastornada la economía de nuestros hogares. Con toda consideración le saludan respetuosamente los qbreros tipógrafos del periódico La Unión, de Sevilla. P o r los obreros, Antonio Muñoz Urbano. Excelentísimo señor presidente del Consejo de ministros. SERVICIO OFICIAL ME T E O R O L O G I C O E n Sevilla Datos obtenidos del Observatorio dé la Universidad el día 21 de febrero: Presión barométrica, en milímetros y a cero grados: a las ocho horas, 763,4; a las dieciséis horas, 761,5. Temperatura a l a sombra: a las ocho horas, 3,2; a las dieciséis, horas 13,2. Tensión del vapor de agua: a las ocho horas, 5,0; a las dieciséis horas, 6,0. Humedad relativa (ele cero a ciento) a las ocho horas, 86; a las dieciséis horas, 53. Dirección del viento: a las ocho horas, S W a las dieciséis horas, S S W Fuerza del viento: a las ocho horas, ventolina; a las dieciséis horas, flojo. Estado del ciel o a las ocho horas y a las dieciséis horas, despejado. Temperatura máxima al sol, 27,0; ídem, ídem a la sombra, 16,2; ídem mínima. del aire, 2,6. A g u a evaporada, 2,0. Recorrido del viento en kilómetros y de seis en seis horas, 13. Helada probable. Tiempo fijo. Del Observatorio de M a d r i d Estado general atmosférico, deducido de las observaciones meteorológicas efectuadas a una hora y siete horas del día 2 1 Persiste sobre el Sur de Italia el centro principal de la perturbación atmosférica, cuyo influjo llega a España. Se registran aguaceros en el Mediterráneo occidental, con vientos que generalmente soplan de la región del Norte. E n el centro de Europa son intensas las nieblas. E l núcleo de altas presiones del Norte europeo se corre hacia oriente, encontrándose hoy hacia Rusia. A l occidente de las A z o res, sobre el Atlántico, aparece también un centro anticiclónico, cuyo centro está en el meridiano 45, y otro de la misma índole se encuentra más al occidente, entre los meridianos 60 y 85. Aviso a los aviadores: E n la ruta de M a drid- Biarritz y Madrid- Barcelona el cielo estará bastante claro, pues las nieblas no serán intensas. Vientos del N O flojos y moderados. Aviso a los agricultores: Solamente puede llover en Andalucía, con vientos del Este. Aviso a los navegantes: E n el golfo de U S SAI ISIDÜ Francisco ¡Alvarez. -ÍJonstantina.