Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
riosos, por haber conservado sus industrias famosas con toda integridad, hasta con sus típicas vestimentas tradicionales, que en pocos pueblos subsisten. Lagartera- -ai que nos referiremos separadamente en otro artículo- -es algo conocidísimo por sus mujeres- -las lagarteranas- -que- recorren toda España vendiendo sus típicas labores. Y este Lagartera es también otro atractivo de Oropesa, por su proximidad. Desde nuestra altura le contemplamos in. trigados; le vemos con todo detalle, apreciando perfectamente su plaza Mayor, con su minúsculo Ayuntamiento y los soportales llenos de lagarteranos tomando el sol; su bonita iglesia, la fuente- abrevadero de la entrada del pueblo, sus calles y su centenar de casitas, y en todas ellas sus mujeres haciendo labor; Lagartera es todo el pueblo una inmensa fábrica de labores- -de bordados y deshilados- con su completa organización comercial de reclamo y ventas a la vez, en sus activas y típicas viajantas, que saben colocar perfectamente la mercancía, mientras las otras siguen cosiendo y mientras sus hombres laboran también en campo y con el ganado de 1 cerda, que, convertido en embutido, es otra famosa especialidad de este interesante pueblecito, que venden en la misma forma que las labores. Los nobles proceres de Oropesa, que v i vieron antaño su castillo y su palacio, estos balcones espléndidos sobre los ricos campos casíellanos y extremeños, gustarían singularmente del espectáculo de Lagartera, como uno de sus principales atractivos. Entre las ruinosas almenas de esta plaza de armas, admirando el Lagartera de antaño, el mismo exactamente que contemplaron los hidalgos de la Casa de Frías, Oropesa nos ofrece sus gloriosas páginas. Es el recio pueblo catellano de los siglos pasados, que vuelve a vivir sus mejores días. ¡Qué bien empleados estos pocos metros que nos hemos apartado de la carretera general! VSV) S VISTA D E L CASTILLO Y DEL PALACIO DE LOS DUQUES DE FRÍAS, EN OROPESA. (FOTO MAS) EN E L O V A L O E L TORREÓN D E L PATIO D E L CASTILLO (FOTO RODRÍGUEZ) U N INTERIOR D E L A GARTERA, EL PUEBLO Q U E H A ORGANIZADO P E R F E C T A M E N T E LA VENTA D E SUS BORDADOS