Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
lar y caudillo famoso de los ejércitos españoles en Ñapóles y Portugal. El altar mayor, colosal y magnífica obra del maestro Damián Forment, es conocidísimo y huelga el describirlo; en abril de 1518 fué terminado e inaugurado, sirviendo la mesa de: altar de sepulcro a San B r a u l i o al construirse el actual templo fué trasladado al lugar que hoy ocupa, sufriendo, por esta causa, algunos desperfectos. L a sillería del coro es, asimismo, otra obra magnífica; breve del Cielo y primer prodigio de la escultura decía de ella el padre H e b r e r a consta de 136 asientos, r e partidos en tres órdenes; se comenzó en 1542, siendo sus ejecutores J u a n Moreto, Nicolás Labato y Esteban de O b r a y y se concluyó en I548; también es anterior al actual templo, pues se trasladó al lugar que hoy ocupa al ser derribado él anterior; la verja de bronce del coro y el órgano, también magníficos, existían, asimismo, en el antiguo templo. D o n A n t o n i o González Velázquez pintó los frescos de la cúpula de la santa capilla y las pechinas; las nueve composiciones que decoran los rosetones del techo de las n a ves que lo rodean son debidas, siete a don Francisco Bayeu, y dos a D Francisco de Goya. L o s frescos d e la gran cúpula son debidos a D Bernardino Montañés, siendo a y u dado, pues la tarea era inmensa, por M a r celino de Unceta, D M a r i a n o Pescador, don León Abadías y D Francisco L a n a los cuatro medallones de las pechinas son c o pia de Los evangelistas, de M i g u e l Ángel, siendo obra de los maestros Montañés y Unceta. Sería dar proporciones desmesuradas a este trabajo periodístico hacer u n r e c o r r i do detenido por las capillas y distintos departamentos que integran el enorme templo. Basta con lo apuntado para comprender que no solamente tiene un valor espiritual grandísimo la basílica zaragozana, y que, a pesar de su conjunto tan poco artístico, sería de lamentar su desaparición. Estado actual del templo. -Elevado en las proximidades del E b r o se edificó con una deficiente cimentación, agravada por la i n seguridad propia de un terreno inmediato al cauce del caudaloso río. Buena demostración será el recordar que en épocas de grandes avenidas la criptapanteón de arzobispos, -situada bajo la santa capilla, se inunda dé agua. UNA PUERTA LATERAL D E L CORO. D E T A L L E D E LA SILLERÍA. (FOTO MORA INSA) santuario se inauguró el 12 de octubre del año 17 Ó 4. E n 22 de octubre de 1863, el cardenal fray M a n u e l G a r c a G i l inauguró las obras de la cúpula mayor y otras cuatro menores a los lados de la del coro. E l 10 de octubre de 1872 fué consagrado el templo tal como hoy lo conocemos, a excepción de la torre, construida por iniciativa del cardenal Soldevila, y en la que se colocó la famosa e histórica campana de la no menos famosa torre Nueva. Aunque hemos calificado de antiestético el templo, no carece de verdaderas joyas artísticas en su interior. P o r razón del tesoro religioso que c o bija, mencionaremos, en primer lugar, l a santa capilla, obra del célebre arquitecto don Ventura Rodríguez. N o cabe en esta información hablar de los celebrados artistas que la han enriquecido con tallas, lo mismo en madera que plata y mármol. U n hecho desconocido de muchísima gente es que bajo las losas que h a n de pisarse, forzosamente, para adorar el Pilar, está enterrado el corazón de D J u a n de Austria, hijo natural de Felipe I V virrey que fué de Aragón, devotísimo de l a V i r g e n del P i- teáá t S -SÉ PERSPECTIVA L A D O IZQUIERDO D E LA MAGNIFICA SILLERÍA ASIENTOS. (FOTO MORA INSA) CONSTA D E
 // Cambio Nodo4-Sevilla