Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y para régimen, Casa Santiveri, S. A. plaza Mayor, 24 (esquina Siete de Julio) Madrid. lilJ LA LUZ QUE HACE V E N D E R Como las mariposas acuden a! a luz asi acuden los compradores a los establecimientos alumbrados con lámparas ZEISS. Instale reflectores Z E I S S en sus escaparates y comprobará que un artículo bien alumbrado está medio vendido Z E I S S es la lámpara científica que multiplica la intensidad luminosa de las bombillas corrientes sin alterar el gasto de consumo. Pida cuantas pruebas y detalles desee a los concesionarios: Instalamos oficinas en el acto. GRANDES EXISTENCIAS Confíenos su pedido. Entrega inmediata. Telefono 18657. 1 J FINCAS rústicas en toda España, compro, J. M. Brito, Alcalá. 94, Madrid, R E V O L U C I Ó N flk fe- P E S E T A S f EMANALS áOLO P O R DOS M SE. V COMO R E C L A M O t- AI IJUPERABUE MÁQUlfíAD ESCRIBIR D E F A M A f APARTADO 335- B A R C E L O N A Lea usted BARCELONA Vía Layctana, 21 Apartado 487 MADKID ftv. y MargalL 9 Apañado 4013 p SEVILLA C San Pablo, t í Apartado! ¡I ¡1 en Salamanca, 160 hectareas, renta 11.000 ptas. Véndese, 35.000 duros. Dirigirse: P. D. Apartado 9.081, Madrid. g 2 S FERNANDEZ- Y GONZÁLEZ EL P A S T E L E R O D E M A D R I G A L $25 -B i e n que os entiendo; a vos os sucede lo que a todo: conmigo: os asombro; os venís a mí como s e viene el pajarillo a l a boca de la serpiente; creedme, pues, porque os advierto que me pareeéis un p á j a r o sabroso, y harto os digo con esto, y debéis agradecerme el que os lo diga. -Pues retirad, señor Gabriel de Espinosa... ¿C ó m o sabéis mi nombre? -Quien quiere saber, pregunta, y quien pregunta, sabe; dijéronme en. Madrigal cómo os llamabais y quién erais, y lo que por el mundo habéis corrido, y l o gran soldado y lo gentil hombre que sois, con otras cosas que bastan para poner en cuidado y hacer pensar en un hombre a una muchacha que se perece por los hombres de pro; en Valladolid me han dicho dónde habéis parado y las posadas que h s M i s mudado, y que tenéis en otras los criados, y q u e cuando salís de noche no os acompañan, sino q u e os esperan donde vos les mandáis, y todo esto m e ha metido en tal ansia de ser vuestra amiga, que si no os encuentro y hablamos, yo hubiera ido a buscaros y a deciros: Y o soy esto, lo otro y lo de m á s allá; así como soy, estoy enamorada hasta las e n t r a ñ a s de vos; si me queréis, tenedme esclava; si no me queréis, tenedme enemiga. M i r ó profundamente Gabriel de Espinosa a la Galana, y s e encontró con la profunda, franca, valiente y enamorada mirada de la joven. -De Dios está que las aventuras me persigan- -dijo Gabriel de Espinosa- y ésta con vos e s tal, e p e os juro por m i honor que me interesa más d 3 lo que creéis. -S: vos traéis entre manos historias o enredos, por los cuales puede veniros daño, no creáis, porque yo os he buscado, que soy yo cebo echadizo o gancho de escribano; que no cabe en mí tal bajeza ni -e nacido yo para perder hombres ni armaries zancadillas. -S i yo tuviera por qué temer, no sería una mujer la que pudiera perderme- -dijo Gabriel de E s pinosa. -N o confiéis mucho, porque puede ser que yo ps pierda- -dijo seriamente la Galana, j, -Pues ahora sí que no os entiendo, i -Vais a e n t e R e r m e porque os voy. a hablas lo alcanzará con todas las brujerías y todas las salutaciones de todas las viejas del mundo. ¡A y madre! -dijo la Galana soltando un suspiro de todo lo hondo de su alma y deteniéndose. ¿T e has torcido un pje o te ha entrado la basca, hija? -exclamó la vieja. ¡A y madre! N o es que viene por entre aquellos árboles. ¿Quién? -Q u i é n ha de ser, sino el señor Gabriel de E s pinosa. -Pues algo lejos debe de estar, porque yo, con mi cortedad de vista, no le veo. -V a m o s andando, madre; vamos andando, y a disimular. Y la muchacha echó a andar, adelantándose algo a la vieja. Gabriel de Espinosa venía, en efecto, por el mismo sendero por donde iba la Galana, y debían necesariamente encontrarse. L a moza se preparó al encuentro, hizo lánguida su marcha, inclinó el semblante haciendo balancear graciosamente su cabeza, y con el manto echado a t r á s y recogido en el brazo, se fué como distraída al encuentro de Gabriel de Espinosa, que venía verdaderamente preocupado, y un momento después la Galana tropezó con él. ¡A y señor- -dijo- y qué ensimismados veníamos los dos, que no nos hemos visto hasta que noá hemos sentido! Gabriel de Espinosa miró profundamente a lá muchacha y l a dijo: -Perdonad, niña, si os he causado disgusto o daño, porque yo iba acá tan metido en mis pensamientos, que lo mismo que he tropezado con vos hubiera tropezado con un poste. -N i disgusto ni daño- -dijo la Galana- -me halléis causado, sino mucho placer con vuestra cortesía. -De honrados es ser corteses con las mujeres- -dijo Gabriel de Espinosa. -Y de mujer de buen alma es el agradecer que Ja traten mejor de lo que merece. v- -Vos merecéis bien que- se ñs. trate con cor:
 // Cambio Nodo4-Sevilla