Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 26 D E F E B R E R O D E 1930. NUMERO 10 CTS. CERCANA A T E T U A N SEVILLA DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SIMO SEXTO N. 8.477 ts a SUELTO REDACCIÓN: PRADO DE SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS: MUÑOZ OLIVE, prelados, insignes y sabios venerables que en sus altas estanterías? E n casi todos esos dieron lustre a Salamanca han perdurado libros está presente Dios. L a ciencia preaquí desmaterializados, porque Dios no ha ocupaba a nuestros antepasados menos qua querido privarles del placer de simultanear la eternidad, lo cual, dígase lo que se quieRapsodia ibérica la doble emoción de verle, en la región de ra, implica un espíritu práctico exagerado. L o decimos con rubor; hasta ayer, Sala- la inmortalidad y de pasearse por los lugares Desde el momento en que se nos dice que manca nos era desconocida. Toda ciudad im- en que anduvieron su coraje, su talento, sus podemos cambiar unos años de estudio teportante tiene dos existencias: una, históri- virtudes y su ciencia. E s a población miste- rrenal, con todos sus inconvenientes, enferca, de la que nos llegan los ecos por la lec- riosa, a la que suponemos en las tumbas, nos medades, humillaciones, penas y fracasos, tura y por la vía oral; y otra, humana, de la acompaña y nos guía en nuestra excursión. perfidias del amor y burlas de la amistad, que no participan sino los que tuvieron la Pero el. que habla en este momento, con voz por un bienestar eterno, el ser humano se fortuna de habitarla. E l español que ha dado humana, es nuestro amigo de carne y hueso. acredita de todo menos de generoso. E s a sus actividades civiles una orientación lí- Los otros se insinúan sin ruido a nuestro como permutar céntimos por millones. Y citamente utilitaria parece dispensado de po- espíritu, dejándole ver las perspectivas más sin embargo, todo el que acepta ese convener los pies en una región en la cual, para nobles del pasado. nio con el m á s allá procede cuerdamente. L o conquistar algo, le basta con mandar unos- ¿Q u é le parece a usted l a plaza Mayor? malo, que en l a tierra puede no ser sino viajantes hábiles que abran mercado a lo- -Magnífica. M u y superior a la de Madrid. un anticipo de lo peor, referido a las aspique fabrica o vende. ¿Qué necesidad tiene el Sin embargo, yo derribaría, sin el menor es- raciones del espíritu es siempre una prohonrado pañero de Sabadell de interesarse crúpulo, ese quiosco que han levantado us- mesa de felicidad. Eso sin contar con que por el pasado arqueológico de una ciudad tedes para l a banda municipal. Esta podría ya de por sí la virtud es un goce incomespañola que- si ha de darle una clientela, tocar a la intemperie con buen tiempo, y re- parable. Conque Dios no nos diese por reserá por motivos extraños a la Historia y a compensa a la amputación de nuestros egoísfugiarse, cuando llueva, bajo las arcadas. l a Arqueología? E l que no puede eximirse mos m á s que ese goce, le deberíamos gra- -Tiene usted razón. de hacer efectjvas ciertas curiosidades es el Luego de haber vagado un poco, sin de- titud. Todos estos millanes de volúmenes escritor. Haber andado desde muy temprano tenernos en ninguna parte lo suficiente para que tengo a la vista, o casi todos, tratan por esos mundos que, se extienden m á s allá impregnarnos de la emoción de los lugares del magno problema de nuestro destino f u de nuestras fronteras, visitando hoy Roma y y de las cosas, entramos en la Universidad, turo, problema que ha resuelto la fe a nuesayer Constanunopla; decir, con pueril envasombrero en mano, con el mismo respeto tra satisfacción. ¿Cómo se ha podido llenecimiento que se conoce la casi totalidad conque traspusimos, hace muchos años, -los nar tantas páginas con asunto tan sencillo, de Europa e ignorar lo que tiene de notable umbrales del Partenón. Todo recinto que que cabe en una oración? U n teólogo es un y de glorioso la Patria indica desorden en ha recogido entre sus muros los pensamien- ser prodigioso, que con unas gotas d agua los gustos y mala administración del tiemtos y las oraciones de los hombres, adquiere riega millares de hectáreas de tierras. ¡En po. ¿C ó m o reparar, aunque sea un poco nobleza y santidad. Entrar en él como en el fondo de cada uno de estos libros, estardíamente, esas lagunas de nuestra cultusitio cualquiera, frivolamente, es una irre- critos en varios idiomas, palpita una sola ra? Pues torrando el tren o el auto. E l exverencia. L a Universidad de Salamanca es verdad: que todo viene de Dios, y esa verceso de entusiasmo que nos causa lo exótico como una catedral de la cultura humana. dad, -que en l a oración nos parece. simple, se moderaría si tuviéramos la precaución de Y a sé que la religión y la ciencia ocupan adquiere en. la pluma del teólogo la riqueza enterarnos previamente de lo nuestro. en nuestro espíritu territorios diferentes. L a de motivos de una obra wagneriana. Es admirable... ¿Q u é tiempo precisa usted permanecer religión es la vía que conduce a la divinidad, De la biblioteca subimos al claustro alto y la ciencia, el sendero por el cual, nos coen Salamanca? -nos pregunta el amigo que municamos con las cosas. Pero esos dos por una escalera de bóveda gótica y dese nos ha ofrecido generosamente como territorios son confronterizos. Estar en talles ornamentales renacentista que es una guía. cualquiera de los dos supone una rebelión maravilla. L a baranda está primorosamente- -U n par de días... contra las groserías de la materia. ¿E n qué labrada por sus dos caras, y en sus dife- -Entonces, lo mejor será que pase usted medida ha contribuido la Universidad de rentes tramos, entre follajes y mascarones, de largo. Y o salmantino, encuentro ofensivo Salamanca a la cultura- universal? ¿Qué ostenta figuras femeninas, niños, soldados el que pretenda usted conocer los tesoros verdades descubiertas. por sus sabios han armados a l a antigua usanza y caballeros artísticos acumulados aquí durante siglos en perdurado? Con adecentar un poco la i n- rejoneando toros. E s un trasunto de toda cuarenta y odio horas... teligencia humana hizo la famosa Univer- la vida social de aquella época, impreso con- -Soy un viajero de tránsito. V o y cami- sidad lo suficiente para granjearse nuestro arte incomparable en la historiada escalera. no de Portugal, acompañando al marqués respeto. E l que las verdades en que creye- Los arcos del claustro se apoyan en columde Quintanar. que tiene que estar allí en ron los que se doctoraban en aquellas aulas nas góticas, y la galería presenta a nuestra fecha fija. Y o le prometo a usted volver con hayan perdido algo de su vitalidad importa admiración un friso que la abarca totalmenmás detenimiento... poco. N o hay en ciencia verdades eternas. te y el artesonado, de una labor que en... Son las primeras horas matinales, y Son los gérmenes de otras verdades futu- canta los ojos... aunque el cielo no ha abierto del todo, el sol ras que irá revelándonos Dios para mejoE n la visita a la Universidad se nos ha ha roto el -ris de las nubes por algunos rar la vida. ido la mañana, y eso que. hemos sido bresitios, alegrando un poco la ciudad. Salimos Mientras nuestro pensamiento vuela so- ves. ¿P o d r e m o s ver algo m á s ¿D a r á el del hotel, crujamos la playa de los Bandos, bre lo tangible y perecedero, el guía amigó tiempo de s í que no tiene, como arte, nada sobresaliente, nos hace historia de la Universidad. Hemos MANUEL BUENO y nuestros pasos nos enderezan hacia la pla- transpuesto la espléndida puerta renacentisSalamanca, febrero, 1930. za Mayor, de una singularidad inolvidable, ta y estamos en el patio. Aquí hubo en otro no tanto por la ornamentación barroca de tiempo un jardín, pero ya no existe m á s ni fli í sus edificios principales como por el espí- que un árbol aprisionado en un cerco de ritu que se desprende del conjunto. E l viaje- hierro. Es un símbolo del pasado. Nuestro FRONTTRAS ro que conoce la historia de una ciudad amigo pronuncia los nombres de Reyes y A B C E N siéntese, al visitarla, escoltado por amigos de Papas que prodigaron privilegios y faESLAVAS invisibles. Sor los que la edificaron, los que vores a la docta Casa. ¿P a r a qué repetirl a defendieron y los que, de una u otra ma- los, si están impresos en todas las guías? nera, han contribuido a su grandeza. Con Recorremos el claustro, al que sirve de arLo que se dice escuchar sus confidencias tenemos lo sufi- tesanado el cielo azul; visitamos las cáteciente para enterarnos de lo que vamos vien- dras, deteniéndonos en la de fray Luis, que L a transformación política de España, que do. Se habla de ciudades muertas. L a muerte nos conmueve por su desnudez monacal; da- y seguirá- dando motivo en todos los paíno existe. Es un fenómeno de disociación luego, la capilla, de una sola nave, que guar- ses a comentarios malévolos, ha sido preceorgánica, que deja intacto lo mejor de nos- da los restos del fraile inmortal. en una dida de una campaña exterior, no dirigida otros: el espíritu. Y el espíritu no desapa- urna de mármol, e inmediatamente se nos únicamente contra el general Primo de R i rece. L o sentimos a distancia entre los seres invita a conocer la biblioteca. vera, sino contra España y sus instituciovivos y se nos impone desde la otra orilla I U n sacerdote. amable y erudito nos pre- nes, contra el país de cultura y de expansión de l a vida. Grandes capitanes y artistas, Icede. ¿Q u é número de ejemplares conserva hegemónica entre, las ruinas de l a guerra. POR ESOS C A M I N O S
 // Cambio Nodo4-Sevilla